Features

El éxito de la promoción de las exportaciones: lecciones de las economías emergentes

14 enero 2015
ITC Noticias

Las economías emergentes como Brasil, China o la India han sabido mejorar muy bien su rendimiento comercial. Pero, ¿cómo lo han conseguido y qué lecciones podrían extraer los PMA de sus experiencias?
Un elemento que va en contra de una mejora del rendimiento comercial son los altos costes del comercio a los que se enfrentan muchas economías emergentes y PED. El resultado de esto es, a menudo, una mala infraestructura y trámites aduaneros onerosos.

El apoyo a la infraestructura relacionada con el comercio y la facilitación del comercio pretenden abordar dichas limitaciones y son un modo eficaz de mejorar el rendimiento y la competitividad comercial. La cooperación con el sector privado, y de forma más general, la relación entre el Estado y las empresas, también puede optimizar el rendimiento comercial.

Son tres los ingredientes que pueden garantizar el buen rendimiento comercial de un país: el apoyo a la infraestructura relacionada con el comercio (carreteras, vías férreas, puertos, energía o telecomunicaciones); la facilitación del comercio y la mejora de las normas y los procedimientos que regulan el paso transfronterizo de los bienes, y unas relaciones eficaces entre el Estado y la empresa.

El futuro de la infraestructura relacionada con el comercio

Experiencias en China, la India y Brasil nos muestran cómo afrontar los desafíos que impiden que el sector privado financie la infraestructura. En pocas palabras, es importante crear un entorno institucional favorable para el desarrollo de las infraestructuras, encontrar inversores institucionales nacionales y buscar inversores extranjeros con la ayuda del sector privado. Esto se podría realizar ofreciendo garantías de crédito, fomentando las asociaciones público-privadas y permitiendo la participación del sector privado en la infraestructura, por ejemplo, a través de la mejora de la preparación inicial con reformas jurídicas, reglamentarias, políticas y sectoriales.

En China y Brasil, los préstamos bancarios han ayudado a obtener financiación a largo plazo, que es esencial para la inversión en infraestructura. Los principales sustitutos de los bancos a la hora de financiar infraestructura cuando, por ejemplo, los gobiernos no conceden suficientes pasivos contingentes fiscales (como ocurrió en la India), son los inversores institucionales nacionales. La creación de nuevos planes de pensiones ofrece cierto potencial, ya que generan un mercado para los títulos a largo plazo en moneda local, lo que reduce la demanda de la financiación bancaria.

Los PMA podrían buscar inversores extranjeros (medida que podría ser respaldada por la concesión de garantías de crédito del sector público) directamente a través de garantías de préstamos o bien indirectamente a través de la tolerancia reglamentaria de los bancos del sector público. Brasil, por ejemplo, ha animado a las empresas extranjeras a invertir en asociaciones público-privadas. Las empresas del sector energético, tras haber clasificado su grado de inversión y haberse beneficiado indirectamente de las garantías soberanas, emitieron acciones y bonos en los mercados internacionales. Esto podría ser una opción prometedora para un número de empresas grandes o servicios públicos de los PMA.

El futuro de la facilitación del comercio

Siguiendo el ejemplo de China, la India y Brasil, es vital que los PMA impulsen el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, y fomenten el intercambio electrónico de datos, así como las ventanillas únicas para la entrega y el procesamiento de información y documentos. Además, deben apoyar la armonización de los requisitos de documentación en los distintos países, reducir al mínimo los controles físicos, en particular mediante la adopción de técnicas de gestión de riesgos, e introducir iniciativas concretas de facilitación del comercio en sectores tales como los productos agrícolas o los bienes de exportación de bajo valor añadido. Si bien estos enfoques a la facilitación del comercio tienen el potencial de mejorar el rendimiento comercial de un país, las mejoras también requieren que se resuelvan las limitaciones de la oferta para que los países se beneficien de unas mejores condiciones comerciales.

La experiencia de estos países sugiere que se debe hacer hincapié en la aplicación de medidas directas de facilitación del comercio y en priorizar el comercio sin papeleo mediante el uso de las tecnologías de la información y la comunicación. En China, por ejemplo, el despacho de aduana es mucho más rápido desde que se eliminó el papeleo. En comparación con los trámites aduaneros convencionales, el despacho de aduana sin papeleo reduce el tiempo medio dedicado a importar o exportar bienes en un 9,3% o, lo que es lo mismo, 0,7 horas.

Asimismo, los PMA deberían considerar introducir técnicas de gestión de riesgos, a fin de reducir la necesidad de inspecciones. Por otra parte, las políticas de facilitación del comercio para las exportaciones de bajo valor tienen un gran potencial para muchos PMA; solo hay que fijarse en su introducción en países como Brasil. Allí, el gobierno ha simplificado los trámites de exportación de bienes con un valor inferior a $EE.UU. 10.000 y ha abordado el problema del acceso limitado a transporte por parte de las PYME haciendo un mayor uso de la red de correos, lo que les permite exportar sus productos rápidamente. Unos 8.000 exportadores utilizan Exporta Fácil, lo que representa casi el 40% de los exportadores del país, y muchos de ellos no podrían haber exportado sus productos sin este servicio. Desde el año 2000 se han procesado productos valorados en más de $EE.UU. 1.800 millones por este medio.

El futuro de las relaciones entre el Estado y las empresas

La formalización de la relación entre el Estado y las empresas puede facilitar el rendimiento económico, por ejemplo, a través de una asignación más eficiente del gasto público, así como un crecimiento y unas políticas industriales mejores. Sin embargo, deben regirse por una política de competencia para garantizar la colaboración y evitar una conducta colusoria. El caso de la India sugiere que una relación colusoria destructiva se puede volver más colaborativa si los líderes y dirigentes forman coaliciones a favor del desarrollo.

Una relación eficaz entre el Estado y las empresas requiere la participación de todos los agentes, la gestión de intereses particulares que resistan a las reformas y la creación de un marco sólido para la competencia. En este contexto, la capacitación y participación de todos los agentes requiere un Estado fuerte y altamente comprometido, y la gestión de los intereses particulares requiere la coordinación entre otras partes interesadas que puedan beneficiarse de la reforma. Las autoridades de la competencia pueden desempeñar un papel importante a la hora de facilitar la coordinación de dichas partes. Es esencial crear un marco sólido para la competencia para garantizar el buen funcionamiento de los mercados, con el fin de que generen crecimiento y desarrollo. Asimismo, las relaciones entre el Estado y las empresas en zonas económicas especiales pueden contribuir al crecimiento y al buen desempeño comercial.

A pesar de que los PMA se enfrentan a sus propias oportunidades y limitaciones en materia de desempeño comercial, las lecciones extraídas de las economías emergentes podrían servirles como una hoja de ruta para futuros debates o planes de acción.