Features

Reducir las fronteras y ampliar el comercio en América Latina

3 julio 2015
ITC Noticias

El tiempo es importante para el comercio y esto aumentará aún más debido, entre otros, a la venta al por menor racionalizada y a que las cadenas de producción se dividen cada vez más entre los países.* Especialmente importante es la eficacia de las entidades públicas que afectan a los tiempos de transporte entre el origen y el destino de los bienes.

Nos referimos sobre todo a las aduanas pero también a algunas agencias reguladoras, como las responsables de la salud, los alimentos o las cuarentenas. La manera en la que se diseñan y aplican sus reglamentos comerciales determina las dificultades que se encuentran en las aduanas y el tiempo necesario para cruzarlas. Las medidas de facilitación del comercio tienen por objetivo reestructurar los trámites administrativos de los flujos comerciales, eliminando dificultades en las aduanas y acelerando el movimiento de bienes.

Recientemente, distintos países de América Latina han puesto en marcha iniciativas que abarcan este tema, en muchos casos con la ayuda técnica y financiera del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

LA GESTIÓN DE RIESGOS MARCA LA DIFERENCIA

Entre estas iniciativas en pro de la facilitación del comercio hallamos los procedimientos de inspección basados en el riesgo, que permiten centrarse en los envíos de alto riesgo y no tener que inspeccionarlos todos.

Los resultados de un estudio realizado recientemente por el BID sugieren que si se hubiesen inspeccionado físicamente todas las exportaciones, y estas hubiesen tardado dos días, en 2011 Uruguay hubiese exportado un 15% menos.** Esto muestra por qué el uso de procedimientos de verificación basados en el riesgo y controles expeditivos deberían ser la clave de las estrategias de facilitación del comercio. No obstante, el objetivo final debería ser la adopción de un sistema de gestión de riesgos integral por parte de todas las agencias aduaneras relevantes.*** A pesar del importante progreso conseguido en América Latina, este objetivo aún está lejos.

SISTEMAS DE TRÁNSITO Y EL PROGRAMA OEA

El comercio puede encontrarse con problemas más serios cuando los productos se envían a través de varios países, ya que cruzan múltiples fronteras e implican a agencias de diferentes países. Esto es particularmente importante en el caso del comercio regional por carretera y específicamente dentro de los acuerdos de comercio regional.

Si bien en las regiones en desarrollo no se suelen encontrar sistemas de tránsito que funcionen bien, encontramos una excepción en América Latina: el TIM (Tránsito International de Mercancías) en América Central. Este implicó la adopción gradual de un documento electrónico común y la conexión entre las distintas agencias aduaneras participantes para poder crear un control del tránsito aduanero unificado. Esto, por su parte, hizo posible que se controlaran a tiempo real los flujos y se redujera significantemente el tiempo para cruzar los bienes y, por tanto, los costes comerciales. Un estudio del BID sobre El Salvador y Guatemala reveló que el TIM ayudó a incrementar las exportaciones de sus empresas, principalmente por la mayor frecuencia de envío.****

El programa Operador Económico Autorizado (OEA) es otra importante iniciativa en pro de la facilitación del comercio, donde la cooperación es esencial para maximizar el impacto sobre el comercio. Los OEA son empresas, certificadas por las administraciones aduaneras por cumplir con las normas de seguridad de las cadenas de suministro, que reciben beneficios en materia de facilitación del comercio, principalmente menos inspecciones físicas y tiempos de despacho más cortos. Once países de América Latina han adoptado programas OEA y dos de ellos ya han firmado acuerdos de reconocimiento mutuo (ARM) con sus asociados.*****

La facilitación del comercio en américa latina

Durante los últimos años los esfuerzos de América Latina en pro de la facilitación del comercio han sido destacables pero aún queda mucho por hacer. La implementación del Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC ofrece a los países de la región una oportunidad única para dar impulso a este programa político.

Como tal, además de equipar a las agencias aduaneras con el personal adecuado y los medios tecnológicos para cumplir su misión, se debe optimizar la coordinación entre las agencias; se deben diseñar y rediseñar mejor los trámites, y crear mecanismos eficaces e interoperables para procesar los permisos y certificados. Todo esto es la base para crear ventanillas únicas y un control aduanero integrado. Además, los países deberán mejorar sus sistemas de gestión de riesgos, entre otros, adoptando un enfoque integral que vincule a todas las agencias aduaneras; reforzando sus sistemas de tránsito, y fortaleciendo sus programas OEA y conectándolos con los de otras agencias mediante ARM.

El BID respalda los esfuerzos de los países latinoamericanos para poner en marcha este programa político a través de préstamos, asistencia técnica, capacitación y una serie de estudios que pretenden evaluar y describir el impacto que tienen los diferentes componentes del programa.

Entre las iniciativas encontramos las ventanillas únicas (Chile, Costa Rica, Colombia, Panamá, Perú y Uruguay), la interoperabilidad de las ventanillas únicas (la Alianza del Pacífico y los países asociados), los pasos fronterizos y la gestión coordinada de las fronteras (Ecuador y Colombia, Nicaragua y Costa Rica), los programas OEA (la mayoría de los países) y formación en materia de problemas comerciales y de aduanas, ventanillas únicas, comercio de tránsito y el OEA.

Se esperan grandes beneficios comerciales de estas medidas, además de beneficios adicionales por la creación de empleo y mayor productividad.

* Véase, p. ej., Hummels et al. (2001), Hummels (2007), Hummels y Schaur (2013), Evans y Harrigan (2005); y Harrigan y Venables (2006). ** Además de su cobertura actual, la velocidad de los controles también importa: si todos los envíos inspeccionados físicamente durante dos días hubiesen salido en un día, como los no inspeccionados, las exportaciones hubiesen sido un 5,9% superiores (véase Volpe Martincus et al., 2015a). *** Marquez Fariña y Volpe Martincus (2014). **** Carballo et al (2015). **** Véase Corcuera-Santamaría y García Navarrete (2014).