Stories

ITC Impact: Costa de Marfil(1)

3 febrero 2015
ITC Noticias
Costa de Marfil prepara un mecanismo de alerta de obstáculos
al comercio para hacer frente a medidas no arancelarias

Assahouré N'Goran solía esperar seis meses para obtener el certificado de peso necesario para exportar cacao en grano a Bélgica. Desde junio, el tiempo de espera se ha reducido a dos semanas.

"La expedición rápida de certificados cambia muchas cosas para nosotros", comenta N'Goran, gestor de envíos de Outspan Ivoire, una franquicia local de la gigante agroalimentaria Olam International. "Aumenta nuestra competitividad y se reflejará en mayores exportaciones. Lo que es bueno para nuestra empresa también lo es para el empleo y el crecimiento de Costa de Marfil", añade.

Kouakou Germain Yao, director de Estudios e Información Económica de la Cámara de Comercio e Industria de Costa de Marfil, comenta que la mayoría de las medidas no arancelarias (MNA) son muy fáciles de superar una vez que se identifican. "Basta con contar con la participación del sector privado para poder identificar los problemas", añade.

N'Goran informó del problema a través del mecanismo nacional de alerta de obstáculos al comercio, una herramienta en línea creada por el ITC en 2014 al finalizar la primera encuesta nacional sobre medidas no arancelarias. En la encuesta, casi tres cuartos de las 600 empresas participantes comentaron que se enfrentan a obstáculos no arancelarios al comercio muy superiores al 55% de media al que hacen frente los más de 25 países que participaron en la encuesta del ITC (véase el recuadro de la página 23).

Para estas empresas, las MNA funcionaron como obstáculos sobre todo en los mercados regionales. Uno de los mayores desafíos que se identificaron fue la expedición de certificados de origen para la exportación a países vecinos. Según la encuesta, la mayoría de los trámites son largos y susceptibles de mala praxis. La falta de conocimiento sobre los trámites y los organismos responsables plantea desafíos añadidos para las empresas exportadoras, quienes también han denunciado la escasa transparencia de las normativas.

En respuesta a estos hallazgos, el Gobierno pidió al ITC que creara el mecanismo de alerta, de modo que los funcionarios pudieran informarse de primera mano acerca de las barreras a las que se enfrenta la comunidad empresarial y dar respuesta a los problemas existentes.

"Esta herramienta es de gran utilidad para ayudar a los formuladores de políticas a elaborar programas y reformas adecuados para aumentar la competitividad de los exportadores de Costa de Marfil", comenta Gomun Kouya, director de Promoción de las Exportaciones y Consultoría del Ministerio de Comercio.

Se han registrado 24 obstáculos desde el lanzamiento del mecanismo en el verano de 2014, desde la falta de instalaciones de almacenamiento y puntos fronterizos hasta la valoración incorrecta en aduana de productos exportados. Se superaron cinco obstáculos, incluido el que señaló N'Goran. Antes, sólo el Presidente de la Cámara de Comercio estaba autorizado a firmar certificados de peso, que se requieren para todas las exportaciones de cacao en grano, la mercancía más exportada de todo el país. En función de la disponibilidad del Presidente, los certificados pueden tardar mucho tiempo en ser expedidos. Tras la identificación del problema a través del uso de la nueva plataforma, se autorizó a otro funcionario a expedir certificados.

Varios organismos gubernamentales e instituciones de apoyo al comercio están abordando los 19 obstáculos restantes, según Yao. Tras el lanzamiento de la herramienta, el Gobierno aprobó un decreto en el que ordenaba a los organismos gubernamentales a utilizar la plataforma y abordar los problemas identificados.

"Este mecanismo nos permitirá facilitar nuestras relaciones comerciales al señalar las dificultades que nos encontramos y que nos afectan", comenta Daihi Fatoumata, gerente de ventas de la Société de Culture Bananière (SCB), un gran exportador de plátano y piña.

El mecanismo de alerta de obstáculos al comercio se puso en marcha en Costa de Marfil como parte del Programa de Apoyo al Comercio e Integración Regional del ITC (PACIR, por sus siglas en francés), financiado por la Unión Europea.

Encuestas del ITC sobre medidas no arancelarias

Las medidas no arancelarias (MNA) preocupan principalmente a los exportadores debido a que pueden impedir el acceso a los mercados incluso si los aranceles son reducidos o inexistentes. Las empresas exportadoras que pretenden acceder a mercados extranjeros, así como las empresas que importan productos, deben cumplir numerosos requisitos, incluidos los relativos a los reglamentos técnicos, las normas de productos y los trámites aduaneros.

El sector empresarial, en particular en los países en desarrollo, a menudo carece de información, capacidad e instalaciones necesarias para hacer frente a estas medidas. Cumplir los complejos requisitos y demostrar que se respetan las MNA puede acarrear costos considerables, en particular para las empresas pequeñas.

De igual modo, los diseñadores de políticas de muchos países no suelen comprender claramente qué considera el sector empresarial como principales obstáculos al comercio, lo que puede dificultar la formulación de políticas comerciales apropiadas.

El objetivo del programa del ITC sobre MNA, basado en la transparencia, es ayudar a los países a comprender mejor cuáles son los obstáculos al comercio a los que se enfrenta la comunidad empresarial y buscar soluciones al respecto. Desde 2009, el ITC ha creado y dirigido encuestas nacionales sobre MNA en más de 25 países en desarrollo. Más de 13.000 empresas participaron en la encuesta. Los resultados sugieren que los efectos de las MNA se dejan sentir sobre todo en los exportadores e importadores de países menos adelantados: el 69% de las empresas señaló que debe enfrentarse a dificultades derivadas de MNA, comparado con una media del 53% en el total de países (véase la figura en la página anterior para resultados por países).