Features

Impulsar a las comunidades a través de las oportunidades de exportación

3 julio 2013
ITC Noticias
Mejorar la competitividad de los exportadores y crear una infraestructura institucional para reducir la pobreza en los países en desarrollo

El proyecto dirigido por el ITC y el Centro Neerlandés de Promoción de las Importaciones procedentes de los Países en Desarrollo (CBI), destinado a mejorar la competitividad de los exportadores de los PED, constituye una fuente de beneficios para los productores de mango en Senegal y de café en Uganda, así como las empresas de tecnología de la información (TI) de Bangladesh.

En abril de 2009, comenzó la segunda fase del Fondo Fiduciario de los Países Bajos (NTF II) en determinadas industrias de Bangladesh, Kenya, Senegal, Sudáfrica y Uganda. El NTF II, que persigue estimular el crecimiento basado en el comercio y promover la participación de los PED en las cadenas de valor mundiales, es el reflejo de la continua colaboración entre el ITC y el CBI, que se remonta al año 2005.

Expandir las exportaciones

En Senegal y Uganda, el NTF II y sus asociados ampliaron la ayuda técnica y la asistencia para la formación a 1.000 productores de mango y 5.000 productores de café que han podido asegurarse un trabajo regular gracias a la mejora de los procesos.

En el sector de la automoción de Sudáfrica, el proyecto a contribuido a aumentar los beneficios de las compañías, lo que a su vez ha dado lugar a una mayor estabilidad en el sector y, en algunos casos, a más puestos de trabajo. En Bangladesh, con el aumento de la demanda, las empresas de TI y servicios informáticos han logrado reforzar su posición y contratar a más personas. Las mujeres también han participado de forma activa en los proyectos del NTF II en Bangladesh, Senegal y Uganda, y han adquirido más conocimientos acerca de la gestión de la calidad y los requisitos del mercado de exportación.

Al centrarse en los sectores con un mayor potencial para crear empleo y, por ende, contribuir a la reducción de la pobreza, el NTF II ha sido todo un éxito. En 2012, por ejemplo, una compañía de Bangladesh pasó de contar con siete empleados a tener a más de 100 en plantilla. Puede que parezca una cifra pequeña, pero para la gente que se beneficia de estas oportunidades de empleo (así como sus familias y comunidades), esto supone un paso más hacia la consolidación de su potencial dentro de la cadena de valor mundial.

El programa del NTF II, fundado por el Gobierno de los Países Bajos, fue diseñado para aumentar los ingresos de las personas y reducir la pobreza, a través de la mejora de la competitividad de los exportadores a corto plazo y la creación de una infraestructura institucional que promoviese dicha competitividad de manera más sostenible a medio plazo. Así, el NTF II perseguía hacer frente a las deficiencias de algunas cadenas de valor donde este se perdía. Esto se debía, en gran parte, a los problemas de suministro causados por las limitaciones encontradas en la cadena de valor. Todo ello ha dado lugar a una situación en la que los resultados no satisfacen la demanda, los costes son excesivos, la calidad no es suficiente para cumplir las normas internacionales y los servicios clave, como la logística y el marketing, no son adecuados.

A menudo, los servicios de apoyo al comercio en los PED no ofrecen a los exportadores las ventajas que necesitan para participar en los mercados internacionales. Por ello, el NTF II buscaba mejorar la capacidad de determinadas organizaciones de apoyo y, de esta manera, proporcionar servicios más eficaces y aplicar mecanismos de seguimiento rigurosos para ayudarles a calcular el impacto de su trabajo.

Fortalecimiento de la competitividad

El NTF II contribuyó a generar un mayor conocimiento acerca de la rentabilidad de las cadenas de valor y sobre cómo mejorar la competitividad de las exportaciones de las PYME. Fortaleció los servicios para exportadores existentes o desarrolló otros nuevos, aplicó y mejoró los procesos de seguimiento y evaluación, e impulsó la competitividad de las compañías. El fruto de la combinación de todos estos esfuerzos ha sido una mejor producción destinada a la exportación, una mayor calidad y un marketing mejorado, así como más vínculos con compradores y la suscripción de nuevos contratos de exportación.

A sip of success in Uganda

Oliver Naray, Gerente del Proyecto NTF II , ITC

En Uganda, la segunda fase del NTF II ha ayudado a los agricultores de café del país a comprender mejor su producto y sus mercados. Además, les ha garantizado un precio más alto para sus cosechas.

El objetivo del NTF II en Uganda era conseguir que la industria del café fuese más competitiva y sostenible, tanto para el medio ambiente como para las comunidades locales. Para conseguirlo, el NTF II promovió un modelo de autonomía agrícola entre los productores de pequeña escala y trató de reforzar la capacidad institucional de las organizaciones generales, como la Unión Nacional de las Agroindustrias del Café y las Empresas Agrícolas (NUCAFE). El proyecto ha contribuido a los ODM de las Naciones Unidas, pues ha impulsado el potencial del sector del café para mejorar la vida de los productores.

Uno de los aspectos más innovadores del proyecto ha sido la participación de asociados locales públicos y privados tanto en la gestión como en las tareas de seguimiento. Dos agencias gubernamentales (la Junta de Promoción de las Exportaciones de Uganda y la Autoridad de Desarrollo del Café de Uganda) han participado de forma activa, así como NUCAFE, dirigido por el sector privado, que representa a 155 asociaciones de agricultores de café de todo el país.

‘Por primera vez, hemos visto un cambio en el enfoque utilizado para la aplicación de proyectos de café en Uganda', declaró el Director Ejecutivo de NUCAFE Joseph Nkandu. ‘En esta ocasión, el NTF II ha ido mucho más allá: ha llegado a una organización como NUCAFE, que tiene relaciones de base sólidas con los agricultores, y ha contribuido a la creación de capacidades en cuanto a la explotación agrícola.’

Al complementar otros programas de asistencia técnica de NUCAFE, especialmente sus esfuerzos en pro de la igualdad de género, el NTF II ha ayudado a impulsar la capacidad de los miembros de la familia de participar en la toma de decisiones en sus explotaciones agrícolas, así como de utilizar los recursos que generan de forma eficaz. Ello ha contribuido a empoderar a las mujeres, y les ha permitido mejorar su nivel de vida y mantener a sus hijos en la escuela. Asimismo, ha incentivado a las asociaciones agrícolas para que estructuren mejor su organización y aumenten sus ventas de granos de café procesados y catalogados.

A través del desarrollo de conexiones de mercado, la mejora de los conocimientos y las capacidades de los agricultores en cuanto al marketing de las exportaciones, y el código de conducta de 4C (la norma básica para la sostenibilidad en el sector del café), más productores de Uganda han decidido participar en la cadena de valor de las exportaciones y han logrado una media de $EE.UU. 2,30 el kilo. A lo largo del proyecto, los agricultores de café han enviado a Europa más de 14.000 bolsas de café a través de las asociaciones de agricultores, con un valor equivalente a más de $EE.UU. 2,5 millones. El apoyo recibido por medio del NTF II también ha potenciado las relaciones empresariales en varias ferias de comercio internacional, así como las visitas de los compradores al país. Se han forjado vínculos de mercado en Italia, China, Japón, Canadá, Bélgica y los Estados Unidos, y se han expandido las bases de mercado hasta incluir mercados nacionales e internacionales, con más de 15 compradores en el segmento de mercado especializado.

‘El proyecto nos ha ayudado a mejorar nuestro conocimiento sobre el café', declaró Charles Lubumbira, un agricultor del Distrito de Mukono. ‘Ahora cultivamos un café de más calidad y podemos conseguir precios mejores.’