Features

El renaciente agente económico de África Occidental

14 enero 2015
ITC Noticias

Durante décadas Côte d’Ivoire ha sido un país famoso por sus abundantes recursos naturales. Hoy, esto se ve reflejado en su posición como líder mundial en exportación de cacao.
Esta posición no se debería subestimar. Un golpe de Estado en 1999, seguido por una violenta elección presidencial y su posterior sublevación, desencadenó la desaparición de Côte d’Ivoire como la fuerza económica de África Occidental. Inversores, empresas extranjeras y organizaciones internacionales huyeron del país, lo que contribuyó a arruinar décadas de desarrollo.

Sin embargo, una década de estabilidad política ha ayudado a que Côte d’Ivoire comience a tomar el impulso que había perdido. No obstante, su economía sigue siendo frágil y sucesos como el brote de ébola podrían convertir los progresos conseguidos en una miseria económica aún mayor.
El retorno del Banco Africano de Desarrollo a Abiyán, la capital del país, tras 10 años es una buena señal. También lo es el hecho que las empresas internacionales están volviendo a operar en el país y otras están invirtiendo en él por primera vez, atraídas por las oportunidades que ofrecen varios sectores, como el agrícola o el minero.

Un estímulo añadido para la floreciente economía de Côte d’Ivoire es que en noviembre se dio a conocer la Estrategia Nacional de Exportación (ENE) del país. Desarrollada por el Ministerio de Comercio, Oficios y PYME, con apoyo del ITC, la ENE pretende conducir a Côte d’Ivoire hacia un futuro con mayor diversidad, sostenibilidad e inclusividad.

La estrategia identifica sectores diferentes a los del cacao y café que cuentan con un alto potencial de exportación, incluidos el del textil y vestido, del caucho y plástico, de las frutas tropicales y de los servicios de tecnologías de la información. Además, identifica de forma sistemática intervenciones para facilitar el comercio y el éxito de las exportaciones.

'La estrategia ayudará a volver a posicionar las exportaciones de Côte d’Ivoire en los mercados internacionales y reforzará su competitividad. Asimismo, estimulará la competitividad del sector privado y contribuirá a atraer Ayuda para el Comercio e inversiones para los sectores de exportación', declaró el Primer Ministro Daniel Kablan Duncan.

La ENE también dará una atención especial a las PYME. Sin embargo, se debe establecer un entorno empresarial más eficaz y alcanzar los objetivos propuestos, a fin de que las PYME puedan desempeñar un papel más importante dentro de la economía del país.
'Tan solo una puesta en marcha exitosa del plan de acción estratégico [de la ENE] hará realidad la promesa de nuevos mercados, nuevos productos con mayor valor añadido y nuevos trabajos en los sectores de exportación', añadió la Directora Ejecutiva del ITC Arancha González.

Como en casi todos los países, aquí las PYME también son la solución al reto del desempleo. Pueden ofrecer mejores condiciones empresariales y ayudar a proporcionar un empleo digno a los pobres, especialmente las mujeres y los jóvenes. Hamed Coulibaly, Gerente Comercial de Rama Céréal, una productora de cereales, apoya un mayor enfoque en las exportaciones.

Creada en 2005, Rama Céréal ha pasado de emplear a cinco trabajadores a 25, y la mayoría son mujeres. Tras haberse hecho un hueco en el mercado de su país, la empresa comenzó a exportar a los países vecinos, mayormente a Benin, gracias a la relativa estabilidad política.
Ahora, debe invertir en maquinaria nueva para expandir su base operativa, sin embargo, el acceso a financiación está siendo un obstáculo, explicó el Sr. Coulibaly. Tiene la esperanza de que sus productos pronto traspasen la frontera africana. 'Estamos buscando socios en Europa', señaló. 'Si los encontramos podríamos doblar nuestra producción.'

Aumentar las exportaciones también es la meta de Michèle Yakice. La Sra. Yakice es la Fundadora y Directora de una fundación y escuela, que lleva su nombre y ofrece formación para los jóvenes, la mayoría mujeres, en temas relacionados con la moda que abarcan desde el diseño de ropa hasta peluquería. Sus estudiantes no proceden solo de Côte d’Ivoire sino de toda África Occidental. Su organización es una beneficiaria del Programa de apoyo al comercio y a la integración regional de Côte d’Ivoire (PACIR), financiado por la Unión Europea y que el ITC ayuda a ejecutar.

Emplea a más de 50 personas, que trabajan como personal cualificado y profesores, y llevar participando dos años en este programa le ha ayudado a reorganizar los modelos de negocio y producción de su empresa. 'Ha sido un proceso largo', declaró. 'Aún no hemos terminado la reorganización pero gracias al PACIR hace dos meses pudimos abrir nuestra tienda.'

A la Sra. Yakice, al igual que al Sr. Coulibaly, le preocupa el acceso a financiación. 'No tanto por ser mujeres sino porque no tenemos la liquidez suficiente para pedir el préstamo necesario para pedir las cantidades que queremos', explicó. 'Es un problema de confianza entre los bancos y las PYME.'

Como casi todos los negocios, su empresa ha estado sufriendo la inestabilidad política de la región y la crisis financiera mundial. 'Sí, exportamos, pero en cantidades pequeñas', señaló. 'Nuestro mayor mercado es Angola, pero debido a la crisis ha disminuido. El negocio parece recuperarse y estamos en busca de nuevos mercados.'
Se están tomando las medidas necesarias para volver a posicionar a Côte d’Ivoire en su antiguo nivel de progreso económico, y que lo supere. A pesar de que la ENE sea un paso hacia la dirección correcta, alcanzar sus objetivos requiere un esfuerzo importante. Empresarios como el Sr. Coulibaly y la Sra. Yakice son los que lideran la acción.