Stories

Panel: los formuladores de políticas deben crear aptitudes y mercados para las PYME, reducir el tiempo de transporte y mejorar los controles aduaneros

10 julio 2013
ITC Noticias
Según los panelistas de un evento paralelo organizado por el ITC en el Cuarto Examen Global de la Ayuda para el Comercio ayer en Ginebra, el transporte por carretera innecesariamente caro, la falta de información de los requisitos de los clientes y la ausencia de una certificación internacional son el principal obstáculo para la integración de las pequeñas y medianas empresas (PYME) de los países en desarrollo en las cadenas de suministro internacionales.

Según los panelistas de un evento paralelo organizado por el ITC en el Cuarto Examen Global de la Ayuda para el Comercio ayer en Ginebra, el transporte por carretera innecesariamente caro, la falta de información de los requisitos de los clientes y la ausencia de una certificación internacional son el principal obstáculo para la integración de las pequeñas y medianas empresas (PYME) de los países en desarrollo en las cadenas de suministro internacionales.

 
De acuerdo con los oradores del evento Incorporación de las PYME de los países en desarrollo en las cadenas de valor, la creciente importancia de las cadenas de valor regionales y mundiales en el comercio internacional ofrece una oportunidad única para aumentar las exportaciones de las PYME, siempre y cuando se superen los obstáculos más importantes El grupo especial ha examinado las funciones y contribuciones de los formuladores de políticas, de las organizaciones de promoción del comercio, de las asociaciones comerciales del sector privado y de las empresas de logística, así como las consecuencias para los distintos participantes durante el proceso de integración.

 
Las PYME necesitan poder acceder a financiación, adquirir las competencias necesarias y mejorar su capacidad, a fin de cumplir con las normas internacionales. Todo esto son cuestiones que debe abarcar la Ayuda para el Comercio, declaró Valentine Rugwabiza, Directora General adjunta de la Organización Mundial del Comercio (OMC), durante el discurso inaugural del debate. Además, mencionó que las PYME cuentan con unas claras desventajas cuando hablamos de costes de logística. "Las empresas multinacionales pueden incorporar estos costes, las PYME no".

 
El ITC está desarrollando enfoques basados en el mercado para conectar a las PYME de los países menos adelantados (PMA) con los mercados internacionales y, de este modo, aumentar su competitividad, declaró el moderador del debate Jean-Marie Paugam, Director Ejecutivo en funciones del ITC. "Sin ayuda, los actores de estos países son incapaces de acceder a las cadenas de valor mundiales", que cada vez dominan más el comercio internacional, afirmó.

 
Comprender las necesidades del cliente

 
Para participar en estas cadenas de valor y generar más ingresos para los agricultores, es esencial conocer bien el mercado y entender las cadenas de valor, declaró Joseph Nkole, agricultor de algodón y Coordinador Nacional de la Asociación Algodonera de Zambia. Hasta hace unos pocos años, los 450.000 miembros de la Asociación vendían algodón crudo de forma local y a precios bajos. Al trabajar con el ITC, han identificado mercados nuevos y establecido fuertes lazos con compradores de China, la India, Bangladesh y Viet Nam. "Hemos descubierto lo que necesitan nuestros clientes", afirmó Nkole, y añadió que los productores de algodón de Zambia han ascendido en la cadena de valor gracias a que desmotan su propio algodón y venden la fibra y las semillas por separado. Concluyó diciendo que lo que más frena a la mayoría de las PYME a la hora de participar y ascender en la cadena de valor es que no entienden su propio mercado.

 

Simplificar los trámites aduaneros

 

Cuando las PYME de los PMA identifican una demanda en el mercado, necesitan hacer llegar sus productos a dicho mercado. Sin embargo, los gastos de transporte en África son, a menudo, dos o tres veces mayores que en Europa, lo que deja a estos proveedores sin opciones para competir, declaró un representante de la industria de la gestión de los transportes y la logística. Debido a los lentos trámites aduaneros y a los controles de carretera dentro de su propio país, en muchas ocasiones las entregas tardan el doble de lo que deberían tardar, añadió.

 

"Que los productos permanezcan dos días, una semana o dos semanas en la frontera es un asunto muy costoso", declaró, añadiendo que los "asuntos de mala gestión" en tales puestos aduaneros y los controles de carretera aumentan aún más los gastos de los camioneros y crean incentivos para quebrantar los trámites legales.

 

Distintos países ya están simplificando sus trámites aduaneros y esto se traduce en un tiempo de espera mucho menor y en un aumento en la competitividad de sus exportadores, lo que a su vez fomenta sus economías, afirmó. Se han simplificado, por ejemplo, los trámites en los controles transfronterizos entre Zambia y Zimbabwe, reduciéndose así el tiempo de espera de aproximadamente cinco días a uno o menos, explicó.

Las empresas de logística con fuerte presencia mundial trabajan con pequeñas y medianas empresas de distintos países y las asesoran en materia de trámites aduaneros y asuntos transfronterizos: "facilitamos información del sector privado para crear capacidad de liderazgo en el movimiento de bienes", concluyó.

 

Enfocar la política comercial

 

Si queremos una política comercial eficaz, esta debe enfocarse, declaró el Dr. Debapriya Bhattacharya del Centro de Diálogo Político de Dhaka, Bangladesh, y antiguo Embajador de Bangladesh ante la OMC. En primera instancia, los países deben decidir a qué sectores y a qué tamaño de empresa van a destinar el apoyo a las PYME, añadió. Por otra parte, deben centrarse en conservar el valor añadido. "El éxito no está en entrar en la cadena de valor sino en ascender en ella. Entrar no es suficiente si no existe una diversificación y un crecimiento", afirmó.

 
Los formuladores de políticas deben centrarse en establecer un entorno político adecuado, fortalecer la red institucional para apoyar a los exportadores y crear los incentivos económicos correctos, a fin de facilitar las exportaciones por parte de las PYME, declaró Isabel González, Ministra de Comercio Exterior de Costa Rica. En 2001, Costa Rica emprendió un programa que conectaba a distintas PYME locales con empresas multinacionales, sin embargo, los encargados no tardaron en comprender que con esto no era suficiente. "No se trata solo de vincular las unas con las otras, sino de fomentar a las PYME de tal manera que puedan suministrar a las multinacionales", comentó, mientras destacaba la necesidad de apoyar a las empresas durante su camino hacia la consecución de una certificación internacional que, a menudo, es un prerrequisito para convertirse en proveedores para las empresas multinacionales.

 

Asimismo, resaltó que Costa Rica se había creado su propio nicho en áreas de mayor valor, como el de los dispositivos médicos, y que aquellos países que solo se centren en competir en precio saldrán perdiendo. "Si compites en precio siempre habrá un país que se pueda permitir hacerlo por menos", declaró la Sra. González. Costa Rica, por ejemplo, solía ser un proveedor importante de textiles pero pronto aparecieron competidores de otros países de América Central que vendían los productos más baratos. En lugar de intentar competir en precio, el país comenzó a fabricar dispositivos médicos, pudiendo adaptar los conocimientos de la industria textil para aplicarlo a esta. "Nos cambiamos de cadena de valor a una con más valor añadido pero supimos aprovechar y seguir desarrollando las destrezas con las que ya contábamos", explicó.

Para poder evaluar el impacto de su ayuda para el comercio, el Gobierno de Costa Rica tiene en cuenta el valor de la primera orden de compra firmada por las empresas como resultado de la asistencia recibida, declaró la Sra. González. "Este valor se ha multiplicado por trece en los últimos doce años y esto significa un progreso enorme", añadió.

 

¿Qué debería hacer el ITC?

 
El ITC debe continuar trabajando para fortalecer las organizaciones de promoción del comercio en los países receptores, concluyó la Sra. González. "Dar apoyo a estas organizaciones para que desarrollen programas de certificación para exportadores".

La asimetría de la información continúa siendo un obstáculo importante y la ayuda que el ITC puede proporcionar en este ámbito es especialmente bien recibida, declaró el Sr. Nkole.

 

El ITC debe trabajar con otros actores para conseguir que la distribución del valor dentro de las cadenas de suministro sea más transparente, explicó el Dr. Bhattachraya. A fin de aumentar los ingresos de los proveedores en los países en desarrollo, los encargados del desarrollo deberán, en primer lugar, "descubrir cómo las multinacionales redistribuyen el valor".

Según los panelistas del sector de la logística, el ITC podría encargarse de que las asociaciones entre los sectores público y privado compartan las buenas prácticas en materia de políticas de transporte y logística, y añadieron que las empresas de la industria estaban dispuestas a apoyar una iniciativa así.

 

La Srs. Rugwabiza citó al Director General de la OMC, Pascal Lamy, diciendo que los encargados del desarrollo "necesitan conectar a los menos conectados", y añadió que "los menos conectados de todos son las PYME de los países en desarrollo y los únicos que están menos conectados aún las PYME de los países de bajos ingresos y de los PMA". El ITC y los demás encargados del desarrollo deben centrarse en estos grupos de exportadores ya que son los más vulnerables, afirmó.

 

El Sr. Paugam concluyó la sesión haciendo hincapié en la necesidad de una asistencia continua en materia de certificación y creación de vínculos de mercado. Hizo un llamamiento a las agencias de desarrollo del comercio, a fin de que presten su asistencia para seguir investigando la economía de las cadenas de valor y creen una plataforma de los sectores público y privado para establecer un diálogo continuo y compartir buenas prácticas a la hora de formular políticas.