Stories

Lo pequeño es poderoso: las pymes son las que más ganan con el comercio electrónico

28 abril 2017
ITC Noticias
El comercio electrónico puede convertir a las empresas pequeñas en actores globales, afirman los expertos durante la Semana del Comercio Electrónico de la UNCTAD.

El comercio electrónico proporciona una oportunidad a aquellos que tradicionalmente se han visto excluidos del comercio internacional –incluidos los jóvenes, las mujeres, los trabajadores rurales y los habitantes de países menos adelantados– de convertirse en actores globales.

Así lo han corroborado líderes de empresas y formuladores de políticas reunidos en la Semana del Comercio Electrónico de la UNCTAD del 24 al 28 de abril en Ginebra.

El Centro de Comercio Internacional (ITC) lideró y participó en las sesiones durante toda la semana. También lanzó una lista de reproducción de comercio electrónico en YouTube y una colección de publicaciones.

Que analizan el potencial del comercio electrónico

El comercio electrónico constituye el 12 % del comercio mundial de mercancías, y sigue creciendo.

Son muchos los beneficios que aporta: permite una gran cantidad de exportaciones por lo que se refiere tanto a productos como a mercados. Por ejemplo, un exportador digital de Perú llega a 25 países de media, mientras que uno tradicional solo a tres.

También facilita el acceso a nuevos proveedores. Los recién llegados constituyen el 20 % de las ventas anuales en línea, mientras que su cuota en las exportaciones tradicionales es del 2 %, afirmó la Economista Jefe del ITC, Marion Jansen, en una sesión sobre comercio electrónico en China el 24 de abril.

En China, el gigante del comercio electrónico Alibaba Group ha creado más de 30 millones de puestos de trabajo, incluyendo 19 millones de empleos indirectos, según su Vicepresidente Hongbing Gao. Casi la mitad de los propietarios de tiendas en línea activas del ecosistema de venta minorista de Alibaba son mujeres.

El Sr. Gao comparte sus reflexiones sobre el futuro del comercio electrónico:



«Los problemas se resuelven durante el proceso»

Jack Ma, fundador y Presidente Ejecutivo de Alibaba Group, estuvo presente durante el evento que duró toda una semana.

«Los problemas se resuelven durante el proceso», afirmó el Sr. Ma en una mesa redonda de alto nivel el 25 de abril. «Cuando todo está listo, ya no es necesario ser emprendedor».

Según el Sr. Ma, los países menos desarrollados cuentan con una ventaja en el mundo digital.

«El comercio electrónico está diseñado para los países en desarrollo», dijo. Y lanzó la siguiente pregunta: «¿Por qué las empresas de comercio electrónico de China crecen más rápido que las de América? Porque la infraestructura China era muy mala y la de Estados Unidos muy buena».

Según él, los empresarios chinos se vieron obligados a encontrar la forma de dar solución a los problemas.

Para facilitar la vida de los emprendedores, opina que los formuladores de políticas «deberían crear normas y leyes muy sencillas para el comercio transfronterizo». Deberían escribirse reglamentos de dos, en lugar de 2 000 páginas.

Abordar los desafíos del futuro

Conectarse en línea es solo el principio. Para que las pequeñas y medianas empresas (pymes) puedan tener éxito en línea, todavía deberán abordarse grandes desafíos, no todos ellos digitales.

El éxito exige comprometerse con la cadena de comercio electrónico entera, desde el establecimiento de la actividad en línea hasta la organización de los pagos electrónicos internacionales, pasando por la entrega transfronteriza y los servicios de posventa.

Cuatro mil millones de personas en países en desarrollo todavía no están en línea, y 940 millones de personas viven en países menos adelantados, menos del 10 % de las cuales usa Internet.

Empoderar a las mujeres en línea

«La brecha digital es grande para las pymes, e incluso el doble para las pymes dirigidas por mujeres», afirmó la Directora Ejecutiva del ITC, Arancha González, quien moderó una sesión sobre el apoyo a las empresas pequeñas en el comercio electrónico.

«El comercio electrónico es la única opción para hacer negocios en la República Árabe Siria», comentó la empresaria Rania Kinge. «No se podrá encontrar una solución a la guerra, pero se pueden encontrar soluciones a los problemas a que se enfrentan los empresarios».

Rania Kinge colabora con mujeres desplazadas en Damasco, quienes a veces deben trabajar sin agua corriente ni electricidad. Hace dos semanas, su empresa exportó a Japón por vez primera, a pesar de la falta de un sistema de pagos idóneo y de la guerra en curso.

«Si tienes la intención de mejorar las cosas, entonces puedes», comentó.

«Desde la alfabetización informática hasta la logística y el marketing, necesitamos garantizar que las mujeres cuentan con los conocimientos y las competencias profesionales para llevar a cabo actividades comerciales electrónicas», subrayó la Sra. González.

En la mesa redonda de alto nivel, Jack Ma concluyó: «En este siglo no se compite por la fuerza muscular o el conocimiento, se compite por la atención con los demás. Si quieres tener éxito, preocúpate por los demás. Y en eso, las mujeres pueden hacer un trabajo mucho mejor que los hombres».