Stories

ITC Impact: Egipto

29 enero 2015
ITC Noticias
El certificado halal ayuda a una empresa egipcia de productos lácteos a cuadriplicar sus ventas EN Malasia y encontrar nuevos mercados

A Mohamed Abd El-Wahab nunca se le había pasado por la cabeza solicitar un certificado halal.

"He trabajado en la industria alimentaria toda mi vida. En Egipto a nadie le interesan los certificados halal", comenta Abd El-Wahab, gerente de exportaciones del grupo Greenland For Food Industries. "La comida egipcia es halal por definición", añade.

Eso nos dijo hace dos años. Desde que Abd El-Wahab participa en el programa Mejora de la Capacidad Comercial de los Estados Árabes (EnACT, por sus siglas en inglés), Greenland ha cuadriplicado sus ventas en Malasia, un país que lleva a cabo uno de los programas de etiquetado halal más estrictos del mundo. La empresa también ha encontrado muchos nuevos mercados, incluyendo Azerbaiyán, Indonesia y Singapur. La venta de productos con etiquetado halal representa ahora un cuarto de las exportaciones de Greenland, la mayor empresa de lácteos de Egipto. "El crecimiento ha sido exclusivamente gracias al certificado", comenta Abd El-Wahab.

"En cuanto los productores obtienen el certificado, el etiquetado halal pasa de ser un obstáculo técnico a convertirse en un potenciador del comercio", comenta Sadiq Syed, la persona de referencia del ITC para el sector halal.

El ITC y sus homólogos egipcios identificaron Malasia como una cabecera de playa en el mercado asiático para las exportaciones egipcias de alimentos procesados debido a su riguroso y transparente programa de certificación y etiquetado halal, reconocido en muchos otros países, según Syed.

Desde siempre, Egipto exporta productos halal a mercados de América del Norte y Europa, que – a pesar de estar creciendo– son más pequeños que los mercados del sur y sudeste de Asia y de Oriente Próximo. Se estima que hay más de 1.700 millones de clientes de productos halal en el mundo. Un número cada vez mayor pertenece a una clase media con un poder adquisitivo en aumento.

Aún así, hasta ahora los exportadores egipcios solo habían conseguido una pequeña cuota de mercado halal asiático debido a la falta de un certificado halal y por razones de marca, envasado y embalaje.

El sector de la elaboración de alimentos de Egipto reforzó su presencia en el marcado malasio tras la puesta en marcha del proyecto del ITC, aumentando sus exportaciones un 30% desde 2011, según los cálculos del Consejo para la Exportación de Alimentos de Egipto.

"Éste es sólo el comienzo", comenta Manal Karim, directora ejecutiva del Consejo para la Exportación de Alimentos. "Esperamos que cada vez más procesadores de alimentos encuentren su lugar en el mercado de Malasia y de toda la región gracias al certificado halal", añade.

El certificado halal al descubierto

Como parte del proyecto, la Organización Egipcia para la Normalización y el Control de Calidad creó una nueva sección halal, que apoya el desarrollo de una base de exportación con certificado halal mucho más amplia. El número de empresas con certificación halal se dobló: pasó de 21 a 52.

En octubre de 2012, el ITC reunió a más de 120 empresas de elaboración de alimentos en el Foro Halal de El Cairo e invitó a especialistas de Malasia y Turquía para que transmitieran buenas prácticas sobre procesos de auditoría y certificación.

Las pautas de alimentación halal no se limitan a productos cárnicos. Incluyen otros alimentos procesados como golosinas, aperitivos, bebidas y chocolates, que pueden contener ingredientes no halal como la gelatina de cerdo. El uso de alcohol durante el proceso de elaboración también los convierte en productos no halal. "Certificar y crear marcas de productos halal es una importante herramienta de márketing y permite a las empresas egipcias hacerse con nuevos mercados", comenta Syed del ITC.

Siete empresas participaron en un viaje de estudio técnico a Malasia, donde visitaron empresas de elaboración de alimentos y se reunieron con clientes potenciales. Varias empresas, como Greenland, pudieron resolver los problemas relativos al etiquetado, la producción, el almacenamiento y la distribución que estaban limitando sus ventas a Malasia y, gracias a ello, vieron crecer sus exportaciones.

Como parte del programa EnACT, el ITC también ayudó a Egipto a identificar medidas no arancelarias onerosas a las que se enfrentaban los exportadores e importadores del país. Lo hizo a través de la elaboración de una estrategia de comercio electrónico y la mejora de las competencias de una red de instituciones de apoyo al comercio en términos de logística y gestión de la calidad de las exportaciones.

Habida cuenta del éxito del proyecto egipcio, el nuevo programa de Fomento de las Exportaciones para la Creación de Empleo del ITC, también financiado por Canadá, está explorando nuevas oportunidades de ventas para exportadores de productos halal de Marruecos. El ITC facilitó la firma de una acuerdo de cooperación entre la Asociación Marroquí de Exportadores y la Asociación Malasia de pymes para promover el comercio entre sus países respectivos.

"Malasia podría servir de plataforma para productos marroquíes ante la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático", comenta Mohammed Essaber, que dirige la División de Apoyo a las Exportaciones del Ministerio de Comercio Exterior de Marruecos. Como parte del proyecto, a principios de este año los exportadores de alimentos marroquíes participaron por primera vez en el Malaysia International Halal Showcase (MIHAS), una de las mayores ferias internacionales de alimentos halal.