Features

El mundo de una mujer formación exportadora en el objetivo económico

14 enero 2013
ITC Noticias
Propietaria de una pequeña empresa en Estados Unidos a finales de la década de 1990 tropecé con una dificultad inesperada, pero bastante común: no tenía voz en las decisiones relativas a las políticas públicas. Los temas y mensajes sobre dichas políticas eran confusos y se tomaban decisiones críticas, pero yo ni siquiera participaba en el debate. ¿Quién hablaba por mí? ¿Quién abogaba por mí?

Era difícil encontrar algún formulador de políticas que conociera el entorno de la pequeña empresa y los obstáculos y dificultades sin parangón que afrontábamos las mujeres. Nadie se dirigía a las pequeñas empresas para solicitar opiniones sobre una legislación que impulsara el crecimiento. Nadie reconocía a las dueñas de empresas como una fuerza económica. Es más, en Washington no había ninguna organización empresarial que nos representara. Necesitábamos contar con un equipo profesional que forjara relaciones, instruyera a los legisladores y abogara por solucionar nuestros problemas prioritarios.

En 2000, cofundé la organización Women Impacting Public Policy (WIPP) para colmar esa laguna; hoy en día es una organización de defensa apartidaria que representa a 67 asociaciones y tiene una membresía que supera el millón de dueñas de empresas. Según el Center for Women’s Business Research, el impacto económico de las empresas de mujeres asciende a $EE.UU. 3 billones anuales que se traduce en más de 23 millones de puestos de trabajo. Dichos puestos, que representan un increíble 16% de la fuerza de trabajo no solo sustentan a los trabajadores en cuestión, también contribuyen a la seguridad financiera de las familias, la vitalidad comercial de las comunidades y la recuperación económica del país. Frente a esas cifras, los legisladores saben que deben prestar atención a las ventajas que las empresas de mujeres aportan a la economía nacional.

En la WIPP tenemos la doble misión de ocuparnos de la problemática económica de la mujer y, enseñarle a dueñas de empresas a crear, desarrollar, sacar adelante, mantener y hacer crecer una empresa exitosa. Creamos un sistema de educación en línea en el que se imparten seminarios virtuales, se fomenta el debate y se elaboran programas para aportar información, herramientas y recursos a nuestras afiliadas. La tecnología niveló las condiciones gracias a nuestro sistema, las empresarias y sus equipos tienen acceso a colegas tutoras las 24 horas. Todos los meses, la WIPP acoge docenas de seminarios virtuales, llamadas y foros en línea que dan a pequeñas empresas la oportunidad de compartir sus éxitos y aprender de expertos. Como todos sabemos, las mujeres están abiertas a pedir ayuda y quieren compartir su pericia. Esa educación y esa colaboración permiten actuar con conocimiento de causa, centrándose en hacer prosperar empresas y siendo visibles defensoras de programas de los sectores público y privado que impulsan el crecimiento.

Un ejemplo es la campaña de la WIPP Give Me 5, iniciada en 2008 y en cuyo ámbito se impartió formación a más de 600.000 empresarias para que compitieran en contratos federales. Se instruye a las participantes sobre las oportunidades que pueden ofrecen dichos contratos y también aprenden cómo dirigirse, comunicar y vender al cliente más grande del mundo: el Gobierno de Estados Unidos. Elaborando a partir del éxito de dicha campaña, en la WIPP se crearon cuatro programas educativos que abarcan tecnología, energía, medio ambiente y acceso al capital.

Últimamente, la WIPP incorporó Export- NOW, programa destinado a instruir a las afiliadas y el resto de la comunidad de mujeres de negocios sobre el vasto potencial que existe para las empresas más allá de nuestras fronteras. Existen motivos de peso para que en las empresas de mujeres se considere la exportación como una estrategia de crecimiento, a saber:

  • las pequeñas y medianas empresas representan el 98% de los exportadores estadounidenses (Departamento de Comercio de Estados Unidos);
  • el 20% del empleo en el sector manufacturero depende de las exportaciones (Administración de Pequeñas Empresas de Estados Unidos),
  • casi el 96% de los consumidores y más del 60% del poder adquisitivo del mundo están fuera de Estados Unidos (Administración de Pequeñas Empresas de Estados Unidos) y
  • el 60% de las pequeñas empresas que participa en la exportación obtiene el 20% de sus ganancias anuales por ese concepto (Administración de Comercio Internacional).

El censo de Estados Unidos de 2007 indica que las exportaciones de empresas de mujeres representan un sector de $EE.UU 15.000 millones con el triple de ingresos por trabajador y menos probabilidades de cese de actividades que todas las pequeñas empresas. Prepararse para exportar es una excelente oportunidad; a medida que el mercado estadounidense se vuelve más competitivo que nunca, es crucial que las empresas de mujeres participen plenamente en la economía. ExportNOW ayudará a los exportadores actuales en los esfuerzos para extenderse a otros países y orientará a empresas de mujeres que estén interesadas en empezar a exportar acerca de la elaboración y aplicación de una estrategia de exportación. La Administración Obama se fijó la prioridad de duplicar las exportaciones de aquí a 2014 y las empresas de mujeres desempeñan un papel crucial.