Stories

Blog: La respuesta del comercio electrónico a la COVID-19

4 mayo 2020
ITC Noticias

¿Cómo puede brindar oportunidades económicas a las pequeñas empresas el comercio electrónico?

Tanglee Seepanthong vende carne, pollo y pescado en el mercado de Khuadin, en Vientián (República Democrática Popular Lao). Sus ventas cayeron en picado tras el primer caso confirmado de COVID-19 en marzo, pues los compradores dejaron de acudir al mercado. Ella recurrió a Facebook, donde empezó a ofrecer servicios de venta en línea y entrega gratuita a domicilio a los habitantes de la ciudad. En pocos días había transformado su negocio, quintuplicando con creces su volumen habitual de ventas en el mercado.

No está claro que el comercio electrónico ofrezca oportunidades tan accesibles y lucrativas en todos los lugares. En algunos mercados, incluidos los de la India y Sudáfrica, se ha prohibido el transporte de todos los productos que no se consideren esenciales, con la suspensión del comercio electrónico de las pequeñas empresas. En Europa, Amazon paralizó la recepción de la mayor parte de los productos de importación a mediados de marzo con la excepción de un listado de artículos prioritarios. Al limitar el acceso a su servicio externalizado de logística “Gestionado por Amazon”, la empresa paraliza en realidad el comercio de numerosas pequeñas empresas que no pertenecen a la categoría de “productos esenciales”.

Según un estudio realizado por la empresa Statista, a escala mundial, los canales en línea que registraron un fuerte incremento de la demanda en el mes de marzo (cuando la mayor parte de los países iniciaron el confinamiento) fueron las grandes cadenas de supermercados y los medios de comunicación en línea. Los mercados en línea y el comercio minorista de productos tecnológicos registraron un crecimiento de dos dígitos, mientras que otros sectores caían drásticamente o incluso se desplomaban, como en el caso del turismo y las plataformas de organización de eventos.

Los datos de mercado iniciales muestran una variación entre los mercados de comercio electrónico desde el confinamiento

De acuerdo con un análisis proporcionado por COVID-19 Commerce Insight basado en datos de transacciones de 2 500 marcas (clientes de la empresa de servicios de datos Emarsys) de 100 países, las empresas dedicadas exclusivamente al comercio electrónico se están manteniendo bien por ahora en Europa y los Estados Unidos de América, mientras que en Asia y Nigeria se observa un descenso constante de las ventas en línea. Podría decirse que en los lugares en los que el comercio electrónico se ha consolidado entre los consumidores se ha registrado una tendencia a la transición hacia a las compras en línea. Los mercados de comercio electrónico poco desarrollados no estaban suficientemente preparados para responder a esta situación.

Datos relativos a los ingresos, empresas dedicadas exclusivamente al comercio electrónico, todos los subsectores

Fuente: COVID-19 Commerce insight, https://ccinsight.org/ 

Los mercados emergentes están sufriendo más

En los mercados emergentes todavía es pronto para estimar el impacto en el comercio minorista y el comercio electrónico. Encuestas iniciales realizadas en otros mercados emergentes, por ejemplo en Túnez, indican que los servicios de reparto a domicilio han aumentado su popularidad, lo que podría apuntar a un cambio en los hábitos de consumo.

Samia Ben Abdalla, fundadora de AwA Bags and Jewellery de Túnez, coincide en que pese al hundimiento de la demanda en línea de sus bolsos y otras artesanías, el comercio electrónico será esencial para superar la recesión económica: ”Se va a demostrar que el comercio electrónico es una necesidad y va a ser aún más importante para las empresas (que prosigan con su actividad) cuando todo esto termine'   

Los empresarios africanos están descubriendo focos de demanda para vencer a la crisis. Esthy Asanthe, fundadora del grupo comercial y la plataforma en línea Organic Trade & Investments de Ghana apunta a un aumento de la demanda de artículos de higiene personal y alimentos básicos: artículos que ella contrata localmente y comercializa en línea a escala nacional e internacional.

"Nos estamos centrando en productos esenciales y hemos alertado a nuestros proveedores de este sector para que estén preparados", afirma. "El gel de aloe vera y los desinfectantes de manos son dos productos esenciales que se están vendiendo mucho. Estamos produciendo cinco toneladas de gel de aloe vera y desinfectantes de manos por semana. También existe gran demanda de otros artículos como manteca de karité, manteca de cacao y jabón negro africano. Nos estamos preparando para suministrar al mercado (internacional o local) productos básicos comestibles (arroz, fonio, semillas de sésamo, soja, etc.) después de la crisis. Ya hemos recibido pedidos de importadores internacionales y exportadores locales interesados en nuestros cultivos. Sabemos que podría haber una crisis alimentaria, pero si estamos bien preparados podremos superarla".

Los mercados afrontan el futuro con optimismo

Siva Devireddy, CEO y Director Gerente de GoCop India, está seguro de que su mercado en línea puede ser una fuente creciente y sostenible de ingresos para los productores de artesanía rural de la India tan pronto como se levanten las restricciones. "No hemos hecho más que empezar a desarrollar los mercados internacionales y tenemos una propuesta de valor muy convincente: buenos precios y unos productos elaborados de forma ética y sostenible, con impacto en nuestras comunidades".

GoCop India, que trabaja con tejedores de telares rurales distribuidos por toda la India vendiendo sus productos directamente a compradores de todo el mundo, se ha esforzado por mantener su presencia empresarial. "No tenemos medios para compensar las pérdidas registradas en la demanda del mercado a nuestros vendedores, pero estamos en contacto con ellos, intentando utilizar este tiempo de inactividad de la forma más positiva posible. Esto consiste, en parte, en asesorarles en cuestiones de innovación en el diseño y en ayudarles a trabajar en sus inventarios y catálogos", explica'

En Azneo, un mercado en línea emergente, Polina Valcheva, Directora de Mercado, está de acuerdo en que los mercados a largo plazo centrados en nichos de productos de alta calidad y producidos de forma sostenible y ética registrarán una tendencia al alza: "El comercio electrónico tiene un enorme potencial. Ya lo tenía antes de la crisis, y ahora lo tiene aún más. Una empresa con índices de crecimiento de dos dígitos consolidados podría registrar un crecimiento acelerado cuando los gobiernos levanten las restricciones que afectan a la circulación. La mentalidad está cambiando, tanto la de los consumidores como la de los vendedores. Es muy probable que las marcas que tenían dudas sobre su participación en el comercio electrónico cambien sus prioridades y opten por la vía digital. Un segmento completamente nuevo de consumidores va a conocer de forma intensiva e inesperada la comodidad del comercio electrónico". 

En su plataforma se observan cambios en los patrones de la demanda con una orientación hacia el refuerzo de las relaciones en línea: "El 42 % de los milenials afirma haber establecido o consolidado una relación comercial por el impacto positivo de los productos o servicios de una empresa en la sociedad o el medioambiente. El 36 % lo hizo por la postura ética de la empresa", explica Valcheva.

Los mercados en línea chinos están siendo particularmente innovadores durante la crisis sanitaria y parecen estar aumentando sus ingresos a medida que esta se va aplacando. Alibaba ha eliminado las tarifas de servicios de sus diversas plataformas y ofrece servicios de almacenamiento gratuitos, reducidos o sin cargos. Su principal rival, JD.com, se ha centrado en facilitar la apertura de cuentas nuevas para pequeñas empresas en menos de seis horas. Todos han propuesto varias opciones de préstamo a bajo interés para financiar las actividades de comercio electrónico de las pequeñas empresas.

Las pequeñas empresas están intentando mantenerse a flote mientras esperan el auge que vendrá después

Chris Folayan, fundador y CEO de Mall for Africa, se muestra optimista con respecto al comercio en línea: "Estoy convencido de que el comercio electrónico va a desempeñar un papel muy importante en el crecimiento económico de África, como ya está empezando a suceder. Pero aún nos queda mucho por hacer. Todo el mundo suele apuntar a los retos relacionados con la infraestructura en África, como la expansión de la conectividad digital y la mejora de las redes de transporte. Son importantes, pero, en general, se pueden eludir. Existe un enorme nivel de emprendimiento en las redes de reparto local: en general, en África se pueden hacer entregas".

Y no solo eso: "Más allá de la crisis inmediata, las pequeñas empresas tienen que invertir en educación y en competencias digitales. No cabe duda de que, después de la crisis, el comercio digital va a adquirir mayor importancia, e incluso va a experimentar un auge. Yo creo sinceramente que al aumento de la demanda de comercio electrónico se va a producir en todos los lugares, y con ella vendrán oportunidades tanto si uno vive en Ghana, en Rwanda o en Zambia. Si tienes tiempo, es el momento de mejorar la planificación y la documentación de tu inventario, aprender sobre herramientas digitales para la comunicación y la promoción y planificar la manera de subirse a la ola", explica.'

Recopilación de estudios de comercio electrónico y casos prácticos

El programa ecomConnect del Centro de Comercio Internacional (ITC) está creando una comunidad de empresarios del comercio electrónico que estén desarrollando un negocio en línea y les ofrece aprendizaje, soluciones innovadoras, colaboración y asociaciones. En la plataforma ecomconnect.org, una serie de casos prácticos describen cómo están reaccionando a la crisis los empresarios de los países en desarrollo, y preparándose para lo que venga después. Si se registra en la plataforma puede acceder a la red, los seminarios web, las herramientas y las guías sobre temas relacionados para pequeñas empresas.