Stories

Un estudio del ITC recomienda estrechar los lazos entre el mercado algodonero africano y Asia

12 agosto 2013
ITC Noticias

Un nuevo documento técnico examina el potencial del comercio del algodón entre África y Asia, y ofrece una visión global sobre la producción, el consumo y el comercio de algodón en el mundo entre el periodo 2007-2012

Estrechar los lazos entre los productores y desmotadores de algodón de África y los compradores de Asia puede mejorar el posicionamiento del algodón africano en el mercado, según un nuevo estudio llevado a cabo por el Centro de Comercio Internacional, "Mejorar la cadena de valor del algodón en África para los mercados asiáticos" (en inglés). Debido a que los productores africanos no cuentan con una gran presencia en el mercado asiático, el estudio sugiere crear vínculos más fuertes entre suministradores y compradores, con el fin de reforzar el posicionamiento del algodón africano en el mercado. Esto es de vital importancia para África ya que el algodón se encuentra entre los productos más exportados de muchos países del continente.


El estudio muestra que tanto las empresas algodoneras africanas como los agricultores se enfrentan a una serie de obstáculos que limitan los ingresos procedentes de sus exportaciones, especialmente en términos de mejoras a lo largo de la cadena de valor.

A pesar de que se haya conseguido mucho a través de los programas de asistencia a la parte suministradora para mejorar la calidad del algodón africano, aún se requiere un gran esfuerzo para mejorar la imagen del sector en los mercados clave.

Obstáculos a la exportación

Uno de los grandes problemas a los que tienen que hacer frente los productores y desmotadores de algodón en África es la caída de los precios. Durante las primeras etapas de esta crisis financiera mundial, la demanda de algodón cayó en picado y, por consiguiente, afectó a la producción. Más recientemente, se vio una clara recuperación de la producción y se alcanzó la cifra récord de 27 millones de toneladas en el periodo 2011-2012. No obstante, el consumo mundial de algodón es menor a la producción. Esta tendencia se vio fuertemente reforzada en 2011-2012. Como resultado, el precio del algodón ha descendido a nivel mundial, lo que ha llevado a que algunos países aumenten sus subsidios de acuerdo con las caídas de los precios. Esto, por su parte, ha llevado a un descenso aún mayor de los precios.

Muchos países productores de algodón, y en especial la Unión Europea y los Estados Unidos de América, siguen ofreciendo ayudas financieras a sus cultivadores de algodón, lo que distorsiona de forma considerable el mercado del algodón. Dado a que los países africanos tienen una presencia relativamente pequeña en el mercado mundial del algodón, su impacto sobre los precios internacionales del mismo es limitado.

Además, las hilanderías asiáticas a menudo perciben que el algodón africano es de calidad inferior (debido mayoritariamente a cuestiones de contaminación), lo que hace que los productores no puedan aplicar ninguna prima sobre el precio de su algodón. El pequeño tamaño de los productores africanos les obliga a llevar a cabo sus transacciones comerciales a través de minoristas internacionales, por lo que la conexión directa entre el vendedor y el cliente es inexistente. Como consecuencia de esto, los exportadores africanos no reciben ninguna información sobre si su algodón cumple con las necesidades del cliente o no.

Mejorar la cadena de valor del algodón en África para los mercados asiáticos

La producción de algodón está creciendo a nivel mundial y la industria se está transformando debido a las nuevas tecnologías que han optimizado la productividad y la calidad del algodón. Además, esto ha permitido que se desarrollen distintas variedades que se pueden cultivar con éxito en diferentes condiciones climáticas.

El establecimiento de vínculos directos entre los productores de algodón africanos y los compradores asiáticos creará oportunidades para una cooperación técnica y para la transferencia de conocimientos, además de mejorar la reputación del algodón de África. Como resultado, esto permitirá que los productores africanos puedan obtener una prima sobre el precio de su algodón.