Features

Reducir los obstáculos no arancelarios a lo largo del Corredor septentrional de África Oriental

13 diciembre 2013
ITC Noticias
Tomar medidas contra la corrupción y los retrasos en una de las rutas de transporte más transitadas de África Oriental ha facilitado la circulación de mercancías a través de las fronteras.

La cooperación entre las agencias gubernamentales de África Oriental ha reducido a la mitad el tiempo necesario para cruzar una de las rutas de transporte más transitadas de la región: el Corredor septentrional de 1.700 km (ver mapa).

A comienzos de 2013, Emmanuel Rutagengwa, entonces consultor para el Ministerio de Comercio e Industria de Rwanda, hizo el trayecto en camión para conocer de primera mano los efectos de los ONA a lo largo de la ruta, como parte de un estudio solicitado por el Ministerio y financiado por TradeMark East Africa. El camión transportaba té desde Kigali (Rwanda) al Puerto de Mombasa (Kenya); como pasajero, comprobó que, en varias ocasiones, los oficiales pararon al conductor en básculas puente, controles policiales y cruces fronterizos, quien además tuvo que pagar sobornos para poder pasar.

'Si queréis ver los retos a los que se enfrentan los conductores, poned a alguien en el camión', dijo Rutagengwa a Forum de Comercio Internacional. 'Así es más fácil vivir la experiencia del camionero de transportar mercancía de A a B.'

La ruta duró seis días a principios de enero, y el coste de todos los sobornos ascendió a los $EE.UU. 846,83.

No obstante, si el Ministerio de Comercio e Industria de Rwanda llevase a cabo el mismo estudio ahora, el número de sobornos sería mucho menor, y el trayecto podría durar tan solo de tres a cinco días.

¿Por qué? Desde que se publicaron los resultados de Rutagengwa en mayo, los formuladores de políticas de Rwanda, Uganda y Kenya han disminuido la corrupción y los retrasos a través de iniciativas destinadas a reducir el número de básculas puente y controles policiales. El estudio reveló que en las básculas puente se recoge el 93% de los sobornos de toda la ruta.

Los formuladores de políticas toman medidas

Rutagengwa pasó 79 horas (o 65% del tiempo de viaje) esperando en puestos fronterizos, controles policiales, básculas puente y otras paradas que eran necesarias debido a las malas condiciones de la carretera, así como a problemas técnicos con el camión. Conduciendo, solo pasaron 42 horas (35% del tiempo total).

El Gobierno de Rwanda ha utilizado este estudio, llamado Estudio experimental sobre las BNA en el Corredor septentrional, así como otros similares emprendidos en 2008 y 2010, a fin de llevar a cabo reformas estructurales y políticas, y trabajar conjuntamente con Uganda y Kenya para reducir los ONA en sus países.

El 25 de junio se celebró una reunión trilateral en Entebbe (Uganda), en la que los Jefes de Estado de Rwanda, Uganda y Kenya aprobaron una medida por la cual los camiones solo deben pesarse una vez en cada país de tránsito, y no en ocho lugares diferentes entre Kigali y el Puerto de Mombasa.

Los Jefes de Estado también acordaron reformar la red ferroviaria actual, construir una nueva línea de ferrocarriles de ancho internacional y ampliarla hasta Rwanda. Se espera que el proyecto termine en marzo de 2018.

'Esto de la corrupción se da en las carreteras,' afirmó Rutagengwa. 'Te das cuenta de que menos de un 5% de la mercancía viaja en tren. Rehacer las vías y conseguir que el transporte sea más eficaz contribuirá no solo a proteger las carreteras, sino también a reducir los costes de transporte en general, ya que la red ferroviaria es más barata y hay que realizar menos paradas, en comparación con el transporte por carretera.'

En la reunión, los líderes decidieron, asimismo, crear un territorio aduanero único para reducir los costes y el tiempo necesarios para despachar las mercancías. Algunos oficiales de aduanas de las Autoridades Fiscales de Rwanda y Uganda trabajan ahora en el Puerto de Mombasa para facilitar dicho proceso, lo que permite a los exportadores e importadores ahorrar tiempo y dinero.

De acuerdo con el Ministerio de Comercio e Industria de Rwanda, ya no existe ningún control de carretera entre Kigali y el Puerto de Mombasa desde agosto. El viaje de Rutagengwa confirmó que la corrupción es uno de los factores principales que influyen en los costes de transporte: en 11 de cada 26 controles en carretera y en siete de cada ocho básculas puente se encontraron casos de corrupción.

'El problema reside en que las personas que gestionan las básculas puente no son estrictos', declaró Rutagengwa. 'El fin de las básculas puente consiste en proteger las carreteras y, sin embargo, lo que se hace es conseguir dinero a cambio de dar permiso a los camiones para que continúen su ruta.'

Según el estudio, en la mitad de los cruces fronterizos había sobornos. Con todo, el dinero no era el único factor importante.

Espera en los puestos fronterizos

El estudio reveló, asimismo, que los retrasos en aduanas se deben fundamentalmente a la ineficacia de los agentes de despacho de aduanas y los fletadores. Los camiones que van desde Rwanda hasta Kenya, o viceversa, tienen el doble de problemas porque tienen que cruzar dos fronteras: en Gatuna, entre Rwanda y Uganda; y en Malaba, entre Uganda y Kenya.

En el puesto fronterizo de Malaba, en la parte keniata, cuando se pasa a Uganda, el despacho de las declaraciones de tránsito y de aduanas pueden durar entre cinco horas y dos días, debido a la lentitud de los procedimientos en la parte ugandesa. El despacho de las declaraciones de tránsito en Malaba para entrar en Kenya puede durar hasta cinco horas, debido a que dicha documentación se envía a la sede de la Autoridad Fiscal de Kenya en Nairobi para su aprobación.

Al establecer un territorio aduanero único a finales de año, y al contar con oficiales de aduanas en el Puerto de Mombasa para despachar mercancías, la duración del proceso disminuirá significativamente.

Abordar los retos que faltan por resolver

A pesar de estas mejoras, el tiempo necesario para despachar mercancías en las fronteras todavía puede llegar a ser elevado, declara Safari S. Vincent, Coordinador del Comité nacional de seguimiento de ONA del Ministerio de Comercio e Industria de Rwanda.

No obstante, los gobiernos siguen trabajando para introducir un sistema electrónico de ventanilla única para facilitar el despacho de mercancías en la frontera. Según el estudio realizado, ello ayudaría a las empresas de Rwanda a ahorrar entre unos $EE.UU. 8 millones y $EE.UU. 17 millones al año en costes aduaneros. El sistema permitirá que los comerciantes entreguen documentos aduaneros en línea, lo que reduciría el tiempo dedicado al despacho de mercancías en un 40%.