Features

Poner en práctica los principios a través de las disciplinas sobre la reglamentación nacional de la OMC

24 abril 2014
ITC Noticias
Según expertos de la OMC y la Comisión Europea, un diálogo abierto entre los sectores público y privado puede dar lugar a la eliminación de restricciones comerciales y políticas negativas, además de crear nuevas vías de comunicación.

La reglamentación nacional del sector de los servicios tiene un impacto importante sobre el comercio de servicios. Los Miembros de la OMC ya han acordado elaborar una serie de disciplinas que garanticen que no sea demasiado onerosa. Existen numerosas razones por las que los mercados de servicios necesitan ser reglamentados, como proteger al consumidor, acabar con el fraude y la evasión fiscal, o garantizar la prestación de servicios para todos los ciudadanos a un precio equitativo.

Ahora bien, los trámites de concesión de licencias o cualificaciones pesados, los criterios no transparentes, los requisitos redundantes y los trámites administrativos pueden obstaculizar el comercio. Asimismo, la diversidad de normas y sistemas reglamentarios internacionales puede aumentar sustancialmente los costes de cumplimiento, y la complejidad de los procedimientos podría servir para esconder intenciones proteccionistas y generar problemas para la buena gestión pública.

¿Hasta qué punto debe la reglamentación nacional estar regulada por un acuerdo comercial y cómo se puede distinguir el proteccionismo de la búsqueda de objetivos de política pública legítimos? Aunque no existan respuestas obvias, los acuerdos sobre el comercio de servicios del siglo XXI tendrán que enfrentarse cada vez más a cuestiones reglamentarias complejas.

El panorama se guía por dos factores principales. En primer lugar, debido a la liberalización autónoma de muchos países, se han reducido significativamente los obstáculos formales que evitan que los proveedores extranjeros accedan a los mercados nacionales. A medida que van disminuyendo, parece cada vez más obvio que para fomentar el comercio de servicios no basta con eliminar las medidas discriminatorias; es necesario abrir el mercado en general y contar con un entorno reglamentario que propicie las actividades comerciales en el país.

En segundo lugar, el sistema económico actual se caracteriza por las cadenas de valor mundiales, tanto de bienes como de servicios, cuyos proveedores se encuentran en diferentes países. Las discrepancias reglamentarias dificultan el buen funcionamiento de la producción, que depende del flujo continuo de productos y servicios intermedios a través de las fronteras.

Por ello, la publicación WTO Domestic Regulation and Services Trade: Putting Principles into Practice recoge documentos y estudios de caso de académicos, reguladores y expertos en comercio. Asimismo, aborda los desafíos y las experiencias de países específicos a la hora de regular los sectores de los servicios, como las finanzas, las telecomunicaciones, la distribución, los servicios jurídicos y la educación, así como la función de las evaluaciones del impacto de las normativas.

El objetivo de la publicación es informar a los negociadores comerciales sobre los objetivos y desafíos de las normativas, y ayudarles a elaborar disciplinas comerciales que los tengan en cuenta. Los interesados en la reglamentación del sector de los servicios comprenderán mejor cómo los principios jurídicos de la OMC pueden ayudar a promover y consolidar una reforma reglamentaria nacional.

No obstante, la publicación no pretende ofrecer soluciones concretas. Cualquier solución factible para la negociación de las disciplinas de la OMC solo puede venir de Miembros de la OMC. Su objetivo es mejorar la comprensión de la conexión entre la liberalización del comercio y la reglamentación nacional en sectores de los servicios específicos, y facilitar, así, la comunicación entre los funcionarios de comercio, los reguladores y el sector privado.

Para más información, visite: www.cambridge.org/pt/academic/subjects/law/international-trade-law/wto-domestic-regulation-and-services-trade-putting-principles-practice (en inglés)