Stories

Los expertos debaten sobre los beneficios de las indicaciones geográficas y sobre el apoyo necesario para que funcionen

10 julio 2013
ITC Noticias
Según los ponentes del Cuarto Examen Global de la Ayuda para el Comercio, que se celebró en la Organización Mundial del Comercio en Ginebra el día 9 de julio, los países en desarrollo necesitan apoyo para poner en práctica las indicaciones geográficas, ya que harán que aumenten los ingresos de los productores locales

De acuerdo con un grupo especial compuesto por expertos del Centro de Comercio Internacional (ITC), reunido para el Cuarto Examen Global de la Ayuda para el Comercio en la Organización Mundial del Comercio en Ginebra el día 9 de julio, las indicaciones geográficas (IG) aumentan los ingresos de los productores locales y satisfacen las necesidades de los clientes más conscientes y exigentes, sin embargo, los países en desarrollo necesitan ayuda para aplicar estas IG. Las IG no solo indican un vínculo entre el producto y su lugar de origen específico, sino también unos métodos de producción especiales y unas cualidades del producto que lo hacen diferente. A menudo, las IG son la clave para obtener ingresos más altos y estables de las exportaciones, y además pueden afectar de forma positiva al desarrollo rural, a la protección de la diversidad, a la calidad de los productos y a los empleos locales.

Durante la reunión, Massimo Vittori, Director Gerente de OrigGIn, la Organización para una Red Internacional de Indicaciones Geográficas, declaró: "A nivel mundial, el interés por las Indicaciones Geográficas es cada vez mayor. Actualmente existen 178 IG protegidas en la India, 400 en América Central y del Sur, y se han registrado las primeras IG en África. Las IG no solo son un medio para conservar los conocimientos y las experiencias locales, sino también para reducir el éxodo rural y contribuir a la cohesión social".

La pimienta de Kampot, procedente de Camboya, es un claro ejemplo de un producto que se ha visto beneficiado por las IG. Lay Nguon, Presidente de Kampot Pepper, comentó a los delegados durante la reunión que la puesta en marcha de las IG en Camboya trajo consigo muchos retos pero que los beneficios han superado estas dificultades con creces, y que en cuatro años y medio desde que se introdujeron las IG, los ingresos del grupo de productores se habían multiplicado por cuatro: "La promoción y el desarrollo de las IG es una herramienta para la promoción regional y protección de nuestro patrimonio cultural. Han llevado a una mejor colaboración entre los productores, los agentes del mercado y las autoridades, y han mejorado la calidad y los sistemas de control".

El Sr. Cécé Kpohomou, Administrador de Programa en la Organización Africana de la Propiedad Intelectual (OAPI), explicó que existe una gran necesidad de asistencia financiera y técnica para asegurar la sostenibilidad de las IG en los países en desarrollo.

Jacky Charbonneau, Jefe de Competitividad de las Empresas del ITC, añadió: "Las IG maximizan el valor añadido en las exportaciones en beneficio de las comunidades rurales. Son un factor de diferenciación potente para los productos en los mercados nacionales e internacionales, y pueden proporcionar una ventaja competitiva. No obstante, no hay mucho que se pueda hacer sin los recursos financieros necesarios para comercializar y vender los productos con IG".

Alessandro Tonoli, Oficial de Políticas, Propiedad intelectual y contratación pública de la Comisión Europea, declaró que la Unión Europea puede ofrecer cooperación técnica en materia de IG, incluida la formación de los empleados administrativos y judiciales, y el aumento de la concienciación entre los titulares de derechos potenciales: "Las IG pueden ser una opción al alcance de los pequeños productores que permitirá que triunfen en los mercados mundiales. Pueden crear valor para las comunidades rurales en los países en desarrollo, a través de productos profundamente arraigados en la tradición, cultura y geografía. Asimismo, las IG cuentan con el potencial de mejorar las recompensas económicas de la producción sostenible a través de métodos tradicionales".

"Las IG son la solución para varios asuntos", explicó el Sr. Jean-Claude Chesnais, Administrador del Programa en AFD, la Agencia Francesa de Desarrollo. "Son un instrumento de desarrollo, ayudan a mejorar la calidad y pueden contribuir a reducir la pobreza. Hacen posible que poblaciones aisladas entren en contacto con compradores, añaden valor a la singularidad de los productores y aumentan la calidad de producción".

El grupo especial debatió sobre la importancia de supervisar, comercializar y proteger las IG, y asegurar que los productores y las empresas de una zona de IG trabajen conjuntamente. Alexander Riveros, Experto asociado en Derecho Mercantil del ITC, añadió: "Las IG exitosas se deben medir a largo plazo. Por esta razón, nuestro objetivo es reforzar las organizaciones de productores y las estructuras institucionales, y asegurar que exista una protección jurídica eficaz, con un marco normativo nacional sólido que proteja a las IG".