Speeches

Intervención de la Directora Ejecutiva en el Taller sobre comercio electrónico de la asociación informal MIKTA

7 noviembre 2017
ITC Noticias
Discurso pronunciado por la Directora Ejecutiva del ITC, Arancha González, en el Taller sobre comercio electrónico de MIKTA

Embajador Choi Kyonglim,
Director General Azevedo,
Señoras y señores:

Creo que podemos decir que la comunidad comercial de Ginebra está siendo testigo de una revolución en el comercio electrónico.

Hace tan solo una semana, el ITC celebró una «Caravana de la Paz» en las Naciones Unidas, con la cooperación de DHL y E-Bay, para demostrar el poder de la revolución digital para las pequeñas y medianas empresas (pymes). Ayer, el ITC organizó una caravana y zoco sobre comercio electrónico aquí en la OMC con participación de empresarios de Cote d'Ivoire, Etiopía, Marruecos, Rwanda, Senegal y Siria en los que no se vendían solamente bienes físicos de sus países, sino que se demostraba cómo pueden adquirirse estos productos utilizando plataformas en línea que el ITC ha ayudado a desarrollar.

Y la UNCTAD sigue coordinando varios organismos de Ginebra en torno a una asociación de comercio electrónico para todos que se pondrá en marcha en la Decimocuarta UNCTAD que tendrá lugar en Nairobi este mes. Por consiguiente, este evento organizado por MIKTA llega en un momento perfecto. Gracias por invitar al ITC a participar.

El comercio electrónico figura en el orden del día de la OMC desde hace muchos años. Pero el nivel de este interés ha aumentado recientemente. ¿Por qué?

Porque se trata de un mercado en plena expansión. Se estima que tan solo en África este mercado pasará de .000 millones en 2013 a 50 000 millones de dólares en 2018. Ello se debe a que la venta virtual se puede adaptar a las pymes de todo el mundo para conectarse con los clientes y, de este modo, evitar los costosos intermediarios y obtener un mayor valor de la venta.

Pero para que esta forma de comercio funcione, debe contar con el apoyo de las reglas del comercio. El objetivo debe ser crear una arquitectura de políticas comerciales en la que exista un equilibrio entre la necesidad de regular el comercio electrónico y el apoyo a las características de las soluciones digitales: rapidez, estar basadas en la tecnología, menor costo y mayor comodidad. A pesar de las perturbaciones que provocan las tecnologías y las formas de transacción, un comercio electrónico eficaz sigue basándose en los tres elementos principales de las perspectivas de la política comercial: facilitación del comercio, barreras no arancelarias y servicios.

El Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC es el marco mediante el cual los bienes adquiridos en línea pueden pasar del punto A al punto B sin trámites burocráticos innecesarios. Es por ello que su entrada en vigor es un ingrediente crucial para que funcione el comercio electrónico. Y mejorarlo para garantizar una ruta rápida para las transacciones de poco valor, que forman una gran parte del comercio en línea de las MIPYME —denominado de minimis— sería de gran utilidad para ellas.

Esto implicará identificar mejor las barreras no arancelarias existentes que pueden evitar que el comercio electrónico funcione con óptima eficiencia.

La capacidad de ofrecer soluciones digitales conectadas a nivel mundial está estrechamente ligada a la existencia de reglamentos en materia de servicios que apoyen, en lugar de impedir, la creación de plataformas y soluciones de pago, en particular servicios financieros, que permitan prestar servicios logísticos y de distribución más rápidos y eficientes, que protejan a los consumidores mediante servicios de seguros. Y que acepte, en lugar de limitar, la competencia en los sectores correspondientes. Es muy necesario comprender mejor las políticas en materia de servicios que rodean el comercio electrónico y me alegra ver que este será uno de los temas que se debatirá en las sesiones de hoy.

El ITC colabora con formuladores de políticas y pymes de todo el mundo para que el comercio electrónico y las soluciones digitales pasen a ser parte integrante del ecosistema económico. Sobre la base de la información que hemos recopilado a través de nuestro trabajo hemos lanzado dos publicaciones en los últimos meses que ofrecen información importante y práctica para mejorar la posición del comercio electrónico.

La primera, denominada «El comercio electrónico internacional en África: el camino a seguir» es una evaluación práctica de los retos y oportunidades a los que se enfrentan las pymes africanas que utilizan el comercio electrónico. A pesar de que el comercio electrónico representa 15 billones de dólares anuales de transacciones entre empresas y más de 1 billón anual de comercio entre empresas y consumidores, los países en desarrollo, en particular los africanos, aún no aprovechan plenamente este enfoque.

Por ejemplo, la actual cuota de comercio electrónico con los consumidores de las empresas africanas no supera el 2%. Esto puede ser un importante factor de cambio para las pymes de África y del mundo en desarrollo.

Una segunda publicación lanzada en China el mes pasado titulada «Llevar a las pymes a la autopista del comercio electrónico», examina los principales retos a los que se enfrentan las políticas en cuatro segmentos del comercio minorista en línea: 1- establecer una presencia en línea para la empresa, 2- pagos internacionales, 3- entrega internacional, y 4- servicio postventa. También incluye varios ejemplos de casos de la vida real de pymes de países en desarrollo y listas de verificación que explican lo que se necesita a nivel de empresa, en el entorno empresarial inmediato y a nivel de políticas nacionales para que el comercio electrónico funciones sin problemas y las pymes se beneficien de él.

ITC seguirá colaborando con ustedes para ofrecerles perspectivas de políticas importantes en materia de comercio electrónico y experiencias sobre el terreno.

Por ejemplo, en colaboración con el Banco Mundial prestamos ayuda a MIPYME de Jordania, Marruecos y Túnez para que aumenten sus exportaciones de bienes y servicios a través de «mercados virtuales». Esta ayuda consistió en apoyar las deliberaciones del sector público y privado sobre estos temas con el objetivo de introducir cambios en las políticas a fin de mejorar el entorno empresarial para las políticas y reglamentos en materia de comercio electrónico y en ayudar a las pymes a estar mejor equipadas en lo referente a sistemas de pago electrónico y seguros de riesgos. En Rwanda trabajamos para permitir que las pymes se internacionalicen mediante la plataforma de comercio electrónico «made in Rwanda» en colaboración con DHL.

Apenas ayer, en la reunión del Grupo Consultivo Mixto del ITC, la UNCTAD y la OMC, firmé un acuerdo de asociación con Ebay, que permitirá combinar la experiencia de ITC con pymes sobre el terreno con el envidiable historiar de Ebay a la hora de ofrecer plataformas para que los empresarios utilicen soluciones digitales para llegar a una base de clientes en tiempo real.

Esta cooperación prevé que las MIPYME con las que colabora ITC tengan una mayor visibilidad en línea y un mayor acceso a la red de centros de ejecución de Ebay para lograr una logística más rentable. Las posibilidades en este ámbito son increíbles: la fusión de la información estratégica del ITC sobre comercio y mercados con los datos de los estudios y análisis de Ebay ayudarán a las pymes a seleccionar mejor las combinaciones de productos y mercados para el comercio electrónico.

Hoy que deliberamos sobre los elementos de las políticas sobre comercio electrónico, les pido que presten especial atención a las formas prácticas de «hacer comercio electrónico e intercambios comerciales electrónicos».

En mi opinión, no es necesario volver a construir la arquitectura de la política comercial para el comercio electrónico, sino que debemos velar por que responda a la realidad sobre el terreno. Los instrumentos de la OMC permiten adaptarse a la evolución, como ocurrió con los servicios financieros y de telecomunicaciones tras la Ronda de Uruguay.

En el marco de nuestros esfuerzos para hacer avanzar el tema del comercio electrónico en la OMC, les invito a que velen por que las MIPYME formen parte de la recopilación de información estratégica que se integrará en este proceso. Para ellas es una oportunidad y un instrumento para multiplicar su base de clientes y profundizar su huella comercial. Nuestra meta colectiva debe ser facilitar la conectividad.

Muchas gracias.