Features

El papel de la facilitación del comercio para abordar las medidas no arancelarias

16 diciembre 2013
ITC Noticias
El ITC anima a los formuladores de políticas a apoyar a las empresas locales reduciendo los obstáculos al comercio tan onerosos impuestos por las autoridades nacionales y los países asociados.

Según una encuesta que realizó el ITC a más de 10.000 empresas, la existencia de procedimientos administrativos onerosos en lugar de normas y regulaciones estrictas supone una gran carga para los exportadores en los PED. Además, la mayoría de los obstáculos se dan en los países de los exportadores, y podrían solucionarse por medio de medidas de facilitación comercial.

El programa del ITC sobre medidas no arancelarias (MNA) persigue aumentar la transparencia y ayudar a los países a comprender mejor los obstáculos al comercio a los que se enfrenta la comunidad empresarial. Con la estrecha colaboración de partes interesadas nacionales y regionales, el ITC ha llevado a cabo encuestas en 23 países,1 con el fin de estudiar los obstáculos al comercio relacionados con las MNA que deben superar las compañías en sus actividades diarias. Los obstáculos relativos a los procesos y las MNA suelen afectar más a las PYME, ya que éstas carecen, a menudo, de los recursos apropiados para hacerles frente.

Los resultados revelan lo que es, quizás, una conclusión sorprendente. Los formuladores de políticas pueden abordar una gran parte de las onerosas MNA, incluidas aquellas impuestas por los asociados, y facilitar el comercio para las empresas de su propio país.

Más de tres cuartos de los casos recogidos están relacionados con obstáculos al comercio relacionados con los procesos (véase figura 1). Estos hacen referencia a procedimientos complejos e instalaciones inadecuadas vinculados con la certificación, cambios repentinos en las regulaciones y retrasos con los permisos en las aduanas. Dichos obstáculos aparecen principalmente en el país de origen, incluso cuando las regulaciones vienen dadas por países asociados. Por ejemplo, una empresa que consigue cumplir una regulación sigue enfrentándose a retrasos o costes adicionales debidos a trámites administrativos ineficaces para documentar dicho cumplimiento. Un aspecto importante de la facilitación del comercio en los PED consiste, por tanto, en hacer frente a esos obstáculos relativos a los procesos; para ello, se podría, por ejemplo, simplificar los trámites burocráticos, asegurar que los exportadores conocen las reglas y los procedimientos, y aumentar el acceso a laboratorios de de ensayo acreditados.

Tipos de obstáculos

Los retrasos de tipo administrativo constituyen el obstáculo más difícil para los exportadores, seguidos de tasas y otros cargos elevados, y los procesos administrativos (véase figura 2).

'Conseguir el certificado de origen es un proceso pesado y muy repetitivo', afirmó un exportador tunecino. Además, añadió que la Cámara de Comercio pide un expediente completo que incluya datos técnicos y otros detalles para cada envío, aun cuando este contenga el mismo producto y se mande al mismo destino que los envíos anteriores, lo que da lugar a retrasos innecesarios.

En otro de los países encuestados, los exportadores deben solicitar una carta de autorización al Ministerio de Agricultura, que revisa cada solicitud. Después, cada exportador tiene que pedir una licencia de exportación al Ministerio de Comercio. A pesar de que el personal técnico emite las licencias rápidamente, la legislación nacional establece que es el Ministro de Comercio quien debe aprobar personalmente cada licencia. Cuando el Ministro no se encuentra disponible, no se puede emitir las licencias. Además, como se han dado casos de falsificación de licencias impresas, la Autoridad Fiscal del país solicita que el Ministerio de Comercio verifique las licencias cada vez que llega una remesa a la frontera, lo que hace que el proceso de exportación dure un par de días más. Estos procesos constituyen una gran carga para los exportadores y dan lugar a retrasos imprevisibles que pueden llegar hasta dos meses. En un entorno tan competitivo como el actual, ello puede suponer pérdidas de contratos y oportunidades de negocio.

Los pagos informales y el comportamiento tan impredecible y arbitrario de los oficiales nacionales (p. ej., cambios en la valoración o clasificación de las mercancías) representan un 13% de los obstáculos a la exportación, desde un 3% en Jamaica hasta casi un 35% en Guinea.

Contar con instalaciones nacionales inapropiadas puede dar lugar a procedimientos onerosos, los cuales representan, en promedio, un 10% de los obstáculos relacionados con las exportaciones. En Burkina Faso, Camboya, el Estado de Palestina y Rwanda, entre otros, la falta de laboratorios acreditados o de equipos de laboratorio suficientes puede suponer retrasos importantes y, en ocasiones, costes adicionales, cuando hay que evaluar la calidad de la mercancía fuera del país. El sector del textil en Túnez carece de instalaciones de inspección fiables; el sector de productos agrícolas de Senegal, por su parte, no cuenta con instalaciones de refrigeración suficientes en las fronteras, por lo que, a menudo, los productos no se pueden guardar adecuadamente durante el proceso de compensación.

Las encuestas empresariales sobre MNA realizadas por el ITC se llevan a cabo a petición del gobierno de cada país.
Para más información, visite www.intracen.org/itc/analisis-mercados/medidas-no-arancelarias/.

Si desea que su país participe, póngase en contacto a través de ntm [at] intracen.org (ntm(at)intracen.org).