Features

El impacto económico de los datos abiertos: ¿qué sabemos?

19 febrero 2016
ITC Noticias
Los datos abiertos fomentan la innovación y las pruebas sugieren
que tienen un impacto económico importante

Los datos abiertos impulsan el crecimiento économico. Muchos creen en la teoría y piden pruebas.
Unos informes publicados recientemente por la fundación para la innovación Nesta, Reino Unido, el Open Data Institute (ODI) y la consultoría francesa Capgemini las tienen.

Tras examinar los efectos de la Open Data Challenge Series, una serie de premios que otorga Nesta y el ODI para apoyar a los equipos que desarrollan productos o servicios utilizando datos abiertos, PwC, una empresa internacional de servicios profesionales, predice que el programa podría resultar en un retorno que multiplicaría por 10 (£10 o $EE.UU. 15) cada libra invertida en un periodo de tres años, lo que generaría hasta £10,8 millones para la economía del Reino Unido. Capgemini halló que entre 2016 y 2020 en la UE se generarán casi 25.000 puestos de trabajo relacionados directamente con los datos abiertos.

Mientras que los economistas utilizan términos como asimetría de la información, eficiencia de la asignación y efectos de red para explicar por qué los datos abiertos generan retornos, otros dicen que reducen los desacuerdos en las transacciones y que los mercados operan mejor en un entorno así.

Los datos abiertos nos pueden ayudar a hacer un mejor uso de los recursos existentes, crear nuevos productos y servicios, y a aumentar el desarrollo mundial. Unos datos variados, precisos, oportunos y accesibles respaldan las iniciativas de desarrollo sostenible en cualquier ámbito, ya sea la educación, la sanidad, la reducción de la pobreza o el gasto de la ayuda. Cuando estos datos son de libre acceso, uso y distribución, pueden ayudar a medir el progreso, crear programas específicos, evitar la corrupción y estimular el crecimiento en los PED.

Cada vez son más las pruebas que cuantifican la utilidad de los datos abiertos y demuestran su impacto en diferentes países y sectores. Varios estudios macroeconómicos recientes han reflejado los beneficios de los datos abiertos en forma de porcentaje del PIB en diferentes regiones.

Si bien sus metodologías son distintas, estos estudios han establecido un valor financiero para similares efectos económicos de los datos abiertos, como una mejor toma de decisiones por parte del consumidor, unas operaciones empresariales mejoradas (incluidos los procesos y la adquisición) y una maximización del valor obtenido de la infraestructura existente y nueva.

McKinsey, una empresa de consultoría e investigación, halló que los posibles beneficios podrían alcanzar el 4,1% del PIB mundial si contamos los datos de todos los sectores. Los estudios que se centraron en el valor de los datos abiertos del sector público hallaron que estos tendrían un valor de entre el 0,4% y el 1,5% del PIB de un país.

El alto valor potencial de estos datos también ha quedado demostrado por estudios microeconómicos, como las investigaciones acerca del valor de los datos de las direcciones de Dinamarca. La Autoridad danesa para la empresa y la construcción halló que una inversión de DKK 2,5 millones había generado un beneficio de cerca de DKK 417 millones ($EE.UU. 68,3 millones) en el periodo 2005-2009.
En EE.UU. un estudio realizado por economistas de la Universidad de Colorado y el USGS Fort Collins Science Center halló que el beneficio económico de haber hecho público el conjunto de datos de Landsat (imágenes de satélite de la superficie terrestre) fue de $EE.UU. 2.190 millones en 2011.

Agricultura

La adquisición por valor de $EE.UU. 930 millones de Climate Corp. por parte del grupo agrícola Monsanto en 2009 fue una clara prueba del valor creado por los datos de Landsat. Climate Corp. utiliza un número extenso de datos abiertos del área del clima y la geología para generar 10 trillones de puntos de datos de simulación. Luego los utiliza para crear seguros climáticos para los agricultores y proteger a la industria agrícola, valorada en $EE.UU. 3 trillones, de los fenómenos climatológicos extremos.

Transporte

En el Reino Unido, un informe encargado por Transport for London estimó que el valor del tiempo que ahorran unos pasajeros mejor informados oscilaba entre los £15 millones y los £58 millones en 2012. Arup, una agencia multinacional de servicios especializada en entornos construidos, publicó un informe que indicaba que los datos abiertos del sector público se podrían utilizar para generar entre $EE.UU. 7.200 millones y $EE.UU. 9.200 millones a nivel mundial tan solo a través del desarrollo de aplicaciones digitales para el transporte.

De forma similar al ejemplo de Monsanto para la agricultura, la conocida aplicación Citymapper ayuda a demostrar el posible valor económico para el sector del transporte. Actualmente, Citymapper contiene información sobre transporte público de 29 ciudades y su Director General Omid Ashtari recientemente declaró que 'Citymapper fue creada [en el Reino Unido] gracias a que existían los datos abiertos. Es la parte central de nuestro trabajo'.

En España, un estudio coproducido por el Ministerio de Hacienda y Administración Pública halló que al menos 150 empresas vendían productos o servicios utilizando los datos abiertos publicados por el portal nacional de datos, y que estas habían generado 4.000 puestos de trabajo en 2012.

Pew Research demostró un uso extendido de productos y servicios basados en datos abiertos, al hallar que al menos el 84% de los estadounidenses en posesión de un smartphone había utilizado datos abiertos a través de aplicaciones de su teléfono móvil.

Impacto económico PROBADO

Investigaciones llevadas a cabo este año por el ODI identificaron a 270 empresas del Reino Unido, de todos los tamaños, que utilizan o producen datos abiertos, o invierten en estos, y que juntas generan £92.000 millones. Tan solo el ODI ha creado más de 50 puestos de trabajo y generado más de £9 millones a través de su red de nuevas empresas.

A pesar de que los estudios de caso solo ofrecen información sobre aquellos sectores de los que se dispone de datos abiertos, estos refuerzan los hallazgos de los estudios micro y macroeconómicos, así como la teoría económica. Confiamos en que aparecerán pruebas similares en más sectores a medida que se vayan adoptando los datos abiertos.

Si bien es posible que las cifras, las metodologías, los investigadores, los países y los motivos involucrados a la hora de comprender su valor pueden variar, el peso de las pruebas deja claro que los datos abiertos ayudan a fomentar la innovación y tienen un impacto económico importante y probado.