Speeches

Discurso de inauguración de la Exposición y Foro de Mujeres Empresarias

8 noviembre 2017
ITC Noticias
Discurso inaugural pronunciado por la Directora Ejecutiva del ITC, Arancha González, en la Exposición y Foro de Mujeres Empresarias
Estambul, 23 de febrero de 2017

Sus Excelencias, Señoras y Señores: muy buenos días a todos. Bienvenidos a esta 5ª edición de la Exposición y Foro de Mujeres Empresarias, el evento estrella del ITC sobre empoderamiento económico de las mujeres.

Quisiera empezar por dar las gracias a nuestros coanfitriones, el Ministerio de Economía de Turquía y KAGIDER, la Asociación de Mujeres Empresarias de Turquía, por su colaboración a la hora de organizar este importante foro.

Estambul es un perfecto anfitrión para esta reunión. No solo porque sea una encrucijada cultural, histórica y comercial, sino porque los derechos de las mujeres y la igualdad de género llevan siendo importantes en este país desde que se fundara la República, hace ya casi un siglo.

Más recientemente, en 2011, Turquía se convirtió en el primer país en ratificar el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica, el cual ha dado en llamarse Convenio de Estambul. Elogiamos el compromiso de Turquía con este asunto y con el resto de los esfuerzos internacionales por promover la igualdad de género.

Dar rienda suelta al poder del emprendimiento femenino es también una dimensión vital de la igualdad de género, una dimensión que puede influir de forma espectacular en la economía de un país. Las investigaciones actuales reflejan que, si todos los países igualaran los progresos en favor de la igualdad de género del país que más hubiera mejorado en su región, ello supondría un aumento de hasta 12 billones de dólares de los Estados Unidos en el PIB anual para 2025. Si Turquía incrementara la participación de las mujeres en el mercado laboral del 30 % actual al 63 % de la media de la OCDE, su PIB podría aumentar en un 20 % por encima de las actuales tendencias para el año 2025.

La justificación para el empoderamiento económico de las mujeres es contundente y se vuelve todavía más importante si tenemos en cuenta que las mujeres que tienen acceso a mayores oportunidades económicas reinvierten en un 90 % en educación, salud y otras prioridades relacionadas con la reducción de la pobreza, en comparación con los hombres, que solo lo hacen en un 40 %. Este es el motivo por el que empoderar a las mujeres constituye la esencia de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Es esta la razón por la que el ITC trabaja para que las mujeres empresarias compitan en igualdad de condiciones, velando por que puedan acceder a la información comercial, el apoyo institucional y los contactos que necesitan para hacer negocios más allá de sus fronteras. Prestamos una atención especial a identificar y abordar los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres empresarias en la economía mundial.

Cuando trazamos un esquema de las barreras al empoderamiento económico de las mujeres, dos cosas se hicieron evidentes: la primera es que, para lograr la igualdad de género, es necesario combinar políticas gubernamentales, medidas del sector privado y transformación social; la segunda es que sigue habiendo búnkeres que aíslan a estos agentes de los ámbitos políticos, lo cual dificulta la adopción de medidas concertadas que se refuercen entre sí.

Para acabar con este aislamiento y crear un ecosistema que facilite a las mujeres la puesta en marcha y la ampliación de sus negocios a través del comercio, el ITC ha lanzado la iniciativa SheTrades en Sao Paulo con ocasión de la Exposición y Foro de Mujeres Empresarias en 2015. SheTrades ha sido el resultado de meses de consultas con partes interesadas de todo el mundo. Su objetivo fundamental es conectar a un millón de mujeres empresarias con los mercados de aquí a 2020.

Para ello, se apela a gobiernos, compañías, instituciones de apoyo al comercio y la inversión, investigadores y otros grupos de la sociedad civil para que ofrezcan más oportunidades a las mujeres empresarias en los mercados internacionales, y SheTrades les insta a adoptar compromisos concretos y factibles:

1. Recopilar, analizar y difundir datos relacionados con la participación de las mujeres en la economía.

2. Crear políticas y acuerdos comerciales que aumenten la participación de las mujeres en el comercio. Por ejemplo, ahora disponemos de un pionero acuerdo de comercio firmado el año pasado por Chile y Uruguay que incluye un capítulo sobre género en el que se reconoce que incrementar las oportunidades de las mujeres para comerciar contribuiría a un crecimiento económico más amplio en sus países, y establece un comité para supervisar el empoderamiento de las mujeres.

3. Empoderar a las empresas propiedad de mujeres para que participen en el gasto en contratación pública. En el caso de Chile, ello ha adoptado la forma de un Plan de Acción Nacional, que ya está teniendo éxito, para garantizar que las mujeres tengan las mismas oportunidades que los hombres como proveedores del Estado.

4. Crear programas de contratación corporativa que integren la diversidad y la inclusión en las cadenas de valor. Compañías tales como IKEA, Nestle y Accenture han adoptado políticas de contratación inclusivas. Abordar las limitaciones de la oferta que afectan especialmente a las empresas propiedad de mujeres.

6. Eliminar la desigualdad entre hombres y mujeres a la hora de acceder a los servicios financieros, un reto que paraliza a muchas empresas propiedad de mujeres, incluso en Turquía, donde solo alrededor del 27 % de las mujeres están registradas como titulares de una cuenta bancaria; y

7. Garantizar que las reformas legislativas y administrativas aseguren el derecho de las mujeres a la propiedad y al control de los recursos.

Estos objetivos solo pueden conseguirse a través de colaboraciones, una red que esperamos que se amplíe aún más esta semana. Organizaciones tales como Barclays Bank Kenya, el Consejo de Promoción de las Exportaciones de Nigeria, el Consejo de Desarrollo de las exportaciones de Sri Lanka, el World Trade Centre de Bombay, Pro Cordoba y Apex Brasil son solo un puñado de los socios con los que estamos colaborando para promover el empoderamiento económico de las mujeres a través del comercio. Si juntamos los compromisos de todos nuestros socios, la promesa hasta la fecha es conectar a más de 800 000 mujeres. Con su apoyo y ampliando la colaboración podríamos alcanzar el objetivo de 1 millón en 2017 y ser más ambiciosos.

Estos compromisos pueden suponer una diferencia real para las perspectivas de las mujeres empresarias y sus formas de ganarse la vida. Hemos visto de primera mano cómo el acceso al capital podría permitir que un diseñador de moda de Nairobi aumentara la producción y llegara a clientes de Johannesburgo o Nueva York. Hemos visto cómo el contacto con clientes internacionales ha hecho posible que una cooperativa rwandesa propiedad de mujeres doblara el precio que percibe por el café que produce.

Hemos visto cómo una formación bien orientada ha ayudado a una productora de lana de cachemir de Mongolia a alcanzar los niveles de calidad que necesitaba para vender sus artículos a clientes internacionales. Y sabemos que no son solo Akinyi en Kenya, Laetitia en Rwanda y Badamkhand en Mongolia las que se benefician: también lo hacen las mujeres, los hombres y los niños que tienen detrás, en sus familias, negocios y comunidades.

SheTrades consiste tanto en prestar apoyo y ofrecer soluciones políticas como en crear contactos y competencias profesionales prácticas. Ese es el motivo por el que gran parte de estos dos días se dedicará a sesiones de grupos de mentores de clientes para que pymes de los sectores del turismo, industria textil y de prendas de vestir, TIC y servicios empresariales reciban consejos y asesoramiento de especialistas del sector.

En ediciones previas de la Exposición y Foro de Mujeres Empresarias celebradas en Brasil, Rwanda, México y China, las sesiones B2B catalizaron memorandos de acuerdo para hacer negocios por valor de más de 50 millones de dólares y movilizaron a más de 100 socios para diseñar iniciativas de empoderamiento económico de las mujeres en apoyo de la iniciativa SheTrades. En Estambul, a lo largo de estos dos días buscamos también aumentar la exposición a las empresas de aquí, así como entablar algunos contactos de negocio reales.

Para terminar, permítanme elogiar una vez más a KAGIDER por su trabajo en favor de las mujeres empresarias y por su firme apoyo a SheTrades. Gracias por colaborar con el ITC para acoger en Estambul la Exposición y Foro de Mujeres Empresarias de 2017.