Speeches

Discurso ante el Pleno de la Directora Ejecutiva del ITC en el Debate General - Decimocuarta UNCTAD 2016

21 julio 2016
ITC Noticias
Discurso pronunciado por la Directora Ejecutiva del ITC, Arancha González en el Debate General - Decimocuarta UNCTAD 2016
21 de julio de 2016 - Nairobi (Kenya)

Señoras y señores:

Quiero dar las gracias al Gobierno de Kenya por organizar la Decimocuarta UNCTAD, y al Secretario General Kituyi por su liderazgo para hacer realidad los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El Centro de Comercio Internacional les acompañará en estas labores.

2015 fue un año clave para la cooperación internacional. Fue un año de acuerdos multilaterales. Y ha llegado el momento, como reza el lema de la Decimocuarta UNCTAD, de pasar de las decisiones a la acción.

El Centro de Comercio Internacional se dedica a transformar estos objetivos en resultados sobre el terreno. Nuestra razón de ser es generar comercio. Permitir que el sector privado de los países en desarrollo traduzca las oportunidades del mercado internacional en corrientes comerciales reales. Y traducir estas corrientes comerciales en un crecimiento económico y la creación de empleo que sean sostenibles e inclusivos.

Algunos dicen que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es ambiciosa pero difícil de gestionar. Lo cierto es que los problemas complejos nunca tienen soluciones sencillas. Los ODS son la agenda que necesitamos en materia de crecimiento inclusivo, equidad y sostenibilidad ambiental.

Y el comercio se sitúa, acertadamente, en el centro de esta agenda. Para alcanzar el objetivo de erradicar la pobreza extrema en 2030, los mayores pasos deben darse en los países y comunidades que han estado más excluidos de estos beneficios del desarrollo durante los últimos treinta años.

No es una coincidencia que estos países y comunidades hayan sido los que menor contacto han tenido con el comercio internacional y la inversión. Y no es un accidente que estos sean los países y comunidades que ocupan un lugar destacado en la labor del ITC.

Casi el 80 % de las intervenciones efectuadas por el ITC el año pasado tuvieron lugar en países menos adelantados, el África Subsahariana, pequeños estados insulares en desarrollo, economías pequeñas, vulnerables y países que han salido de un conflicto. Tanto en estos países prioritarios como en otros, hemos prestado especial atención a las personas que se encuentran el fondo de la pirámide económica: las mujeres, los jóvenes, los refugiados y las comunidades más pobres.

Creemos que tres ámbitos de actuación ayudarían a maximizar la contribución del comercio para lograr los ODS.

En primer lugar, las pymes. Las microempresas y pequeñas y medianas empresas representan la gran mayoría de los empleos en todas partes. Cuando incrementan la productividad y se internacionalizan, el crecimiento resultante es más inclusivo. Los costos fijos relacionados con el comercio suponen una pesada carga para la competitividad de las empresas más pequeñas, y por eso es tan importante aplicar el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC y reducir el tiempo y los costos necesarios para cumplir las normas y otras medidas no arancelarias.

En segundo lugar: el comercio electrónico.
Internet permite que las pymes se pongan en contacto directamente con clientes de todo el mundo y obtengan un mayor beneficio por cada venta al eliminar los costosos intermediarios de productos y servicios. Pero en muchos países en desarrollo, las pymes tienen dificultades para acceder a las plataformas internacionales, sistemas de pago, logística y servicios posventa.

El ITC ha desarrollado en colaboración con el sector privado, en particular con eBay y DHL, una serie de soluciones para que las pymes superen estos obstáculos. La reforma de las políticas —como la simplificación de las normas aduaneras para transacciones de bajo valor o la apertura del comercio de servicios— debe desempeñar un importante papel a la hora de facilitar el comercio digital. Quiero rendir tributo al liderazgo mostrado por la «Iniciativa de Comercio Electrónico para Todos» de la UNCTAD, que es una plataforma útil para hacer frente a los múltiples problemas que impiden que los países en desarrollo avancen en el comercio en línea.

Y por último, las mujeres. Sin igualdad de género, no erradicaremos la pobreza. El empoderamiento económico de las mujeres ofrece grandes recompensas a las familias, comunidades, empresas y países enteros. El comercio brinda grandes beneficios potenciales a las empresas propiedad de mujeres. Es por ello que el ITC ha puesto en marcha la iniciativa «SheTrades» para que un millón de empresarias entren en contacto con los mercados de aquí a 2020.

La semana pasada en Abuya, el Gobierno nigeriano, en colaboración con el ITC, anunció que apoyará a más de 100 000 empresarias a acceder a nuevas oportunidades de negocio, tanto a nivel nacional como internacional. Y el viernes pasado, aquí en Nairobi, el ITC y Barclays Bank of Kenya pusieron en marcha una colaboración con la iniciativa SheTrades para ofrecer financiación y formación en administración de empresas a 10 000 empresarias

Pasar de los acuerdos de comercio e inversión a las corrientes comerciales y de inversión. Poner el comercio al servicio del crecimiento sostenible e inclusivo. Usar el comercio como medio para poner fin a la pobreza extrema. Ese es nuestro reto. Y el ITC está listo para asociarse con ustedes en estas tareas.

Muchas gracias por su atención.