Stories

Ayuda a los países en proceso de adhesión a la OMC y más allá

14 junio 2016
ITC Noticias

 

El desafío

Los países menos adelantados (PMA) ambicionan adherirse a la Organización Mundial del Comercio (OMC) para integrarse en la economía mundial e incentivar el crecimiento impulsado por el comercio, pero carecen a menudo de las habilidades de negociación y de la experiencia que requiere un proceso de adhesión tan complejo. También enfrentan retos relacionados con la incorporación de los puntos de vista del sector privado a sus posturas negociadoras y a las consiguientes reformas políticas, un paso crítico para aprovechar el proceso de adhesión para crear un entorno empresarial favorable al crecimiento, especialmente para las pequeñas y medianas empresas (pymes). Los gobiernos necesitan capacidad institucional para implantar las obligaciones de la OMC incluso después del acceso; mientras tanto, tienen que comprender las oportunidades que ofrece el sistema multilateral de comercio para poder aprovecharlas.

Liberia se enfrentaba al reto adicional de tener que alinear sus compromisos adquiridos en el marco de la OMC con su simultánea integración en la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO). En el Afganistán, un reto clave fue la debilidad institucional tanto en el sector público como en el privado.

La respuesta

El ITC trabaja para ayudar a los sectores público y privado de los PMA, los más recientes el Afganistán y Liberia, para comprender mejor los retos y las oportunidades asociados al proceso de adhesión a la OMC, así como para desarrollar posiciones negociadoras que equilibren los objetivos del sector privado y de la política gubernamental.

Un componente esencial de esta asistencia ha sido la creación de mecanismos para el diálogo entre las partes interesadas de los sectores público y privado de modo que ambos sean capaces de comprender las preocupaciones del otro. El desarrollo de capacidades del ITC facilita plataformas institucionalizadas para el debate con base empírica y el intercambio de experiencias sobre una serie de temas identificados.

Previamente a la adhesión, el mecanismo se utiliza para generar consenso entre las partes interesadas de los sectores público y privado con respecto a las reformas políticas relacionadas con la OMC. Tras la adhesión, se basa en la ejecución de unas reformas de la política comercial que sean coherentes con las necesidades empresariales y cumplan con los nuevos compromisos del país en el marco de la OMC.

 

Los resultados

Tras unos procesos de adhesión de varios años, el Afganistán y Liberia se unieron oficialmente a la OMC en diciembre de 2015, durante la Décima Conferencia Ministerial de dicha organización, celebrada en Nairobi.
En Liberia, el ITC ya había ayudado previamente al Gobierno a formular una política comercial nacional, una actualización completa de las normativas y los reglamentos relacionados con el comercio del país con el fin de promover la coherencia entre las obligaciones de Liberia derivadas de la adhesión a la OMC, los compromisos regionales y las políticas para incentivar el crecimiento en sectores económicos clave. También ayudó al país a formular una estrategia nacional de exportación que identificó los sectores con un elevado potencial para incrementar la adición de valor y la creación de empleo, así como los cuellos de botella que lastraban el aumento de la producción y las exportaciones. Durante las negociaciones sobre la adhesión a la OMC de Liberia, ambos documentos sirvieron como base para las ofertas de bienes y servicios de acceso al mercado de Liberia. El ITC ayudó a los funcionarios liberianos a redactar las ofertas oficiales. El ITC también respaldó la participación de los negociadores liberianos en diferentes foros de la OMC, incluida la Conferencia Ministerial de Nairobi y el Foro Público anual de Ginebra.

Durante la firma del protocolo de adhesión de Liberia en Nairobi, la Presidenta Ellen Johnson Sirleaf afirmó que los compromisos de su país en el marco de la OMC y las reformas asociadas «establecen unas políticas y unos procedimientos que garantizarán un clima empresarial más transparente y predecible en pos de un crecimiento equitativo».

 


En el Afganistán, el mecanismo de diálogo ayudó a los sectores público y privado a forjar relaciones con sus homólogos indios. Además de comprender cómo funcionan las instituciones y las empresas indias y cómo tratan de utilizar los compromisos en el marco de la OMC para su beneficio, las instituciones afganas pudieron solicitar ayuda bilateral para reforzar las áreas de debilidad.

El futuro

Sobre la base del trabajo realizado en el pasado para ayudar a Tayikistán (véase el recuadro) a aprovechar al máximo su pertenencia a la OMC, el ITC ha formulado estrategias de asistencia técnica posterior a la adhesión para el Afganistán y Liberia. El objetivo general es crear un entorno empresarial conforme con la OMC y propicio al crecimiento, especialmente para las pymes.

El ITC ayudará al Ministerio de Comercio e Industria de Liberia a i) velar por que el sector privado comprenda las implicaciones de los compromisos adquiridos por Liberia en el marco de la OMC; ii) formular una estrategia coherente con la OMC para ejecutar la política comercial nacional de Liberia y iii) crear una «ventanilla única» para la facilitación del comercio, un punto de entrada fundamentalmente electrónico en el que los comerciantes pueden intercambiar información comercial con los organismos fronterizos.

El apoyo al Afganistán después de la adhesión se centrará en: i) desarrollar una estrategia nacional de exportación; ii) ejecutar el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio de la OMC y ayudar a las pymes a gestionar los procedimientos transfronterizos; y iii) utilizar consultas entre los sectores público y privado para mejorar la capacidad de las instituciones y las partes interesadas clave para ejecutar los compromisos adquiridos en el marco de la OMC. Estas prioridades concuerdan con las identificadas por Humayoon Rasaw, Ministro de Comercio e Industria del Afganistán, que ha solicitado la asistencia de los donantes para que les ayuden a superar falta que hay en su país de «instituciones o capacidad institucional para ejecutar y administrar adecuada y eficazmente» las nuevas leyes conformes con la OMC. También ha señalado a las debilidades del sector privado, concretamente a la capacidad de las empresas afganas para cumplir con las exigencias de las reglas de la OMC sobre normas de salud y seguridad y regulaciones de los productos.