Features

¡Todos somos mujeres!

7 marzo 2016
ITC Noticias

'Todos somos mujeres'. Este es el título con el que queremos comenzar este nuevo número de Forum de Comercio Internacional que, por primera vez, nos trae contribuciones que proceden únicamente de mujeres.

¿Qué quiero decir con 'todos somos mujeres'? Con esto sugiero que el problema de la igualdad de género no es solo un 'asunto de mujeres' sino de todos; es un derecho humano inalienable. Y todos, sin importar nuestro sexo, nuestra raza, religión, nacionalidad o afinidad política, debemos colaborar para garantizar el empoderamiento económico de la mujer.

Como Directora del Centro de Comercio Internacional (ITC), tengo el enorme placer de poder conocer a gente inspiradora de todos los rincones del mundo. He conocido a muchas mujeres líderes y directoras de empresas. He visitado muchas fábricas y empresas en propiedad de mujeres. He visitado granjas donde las mujeres cultivan nuestros alimentos. He lanzado aplicaciones móviles desarrolladas por jóvenes empresarias y he asistido a desfiles de moda donde se presentaban prendas de jóvenes diseñadoras. Todas estas mujeres, y sus equipos, han sido una inspiración. Este número de Forum de Comercio va dedicado a ellas.

Desde la Tercera Conferencia sobre Financiación para el Desarrollo en Addis Abeba a la Cumbre sobre Desarrollo Sostenible en Nueva York, la Conferencia sobre el Cambio Climático en París o la Conferencia Ministerial de la OMC en Kenya, el año pasado las mujeres desempeñaron un papel crucial a la hora de marcar la trayectoria que debemos seguir. El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5, empoderar a todas las mujeres y niñas, es un gran logro que debemos perseguir entre todos. El ITC hizo su parte reuniendo a pioneras en varios de sus eventos en 2015, especialmente en el Foro de Mujeres Empresarias en São Paulo y en el Foro Internacional de Mujeres Empresarias en Nairobi, donde los formuladores de políticas (hombres y mujeres) establecieron contacto con mujeres para hablar de negocios y hacer negocios.

El enfoque del ITC en las empresas dirigidas por mujeres o en propiedad de estas no es fortuito. Si bien las empresas que operan a nivel internacional tienden a ser más productivas, más rentables y a generar más empleo, las encuestas del ITC en los países en desarrollo (PED) muestran que tan solo aproximadamente un quinto de estas empresas está dirigido por mujeres. Esto es una desgracia porque la propiedad importa: las empresas en propiedad de mujeres cuentan con más mujeres en puestos de dirección y forman a más mujeres principiantes. Pero no solo se trata de la propiedad. Los dividendos sociales de las mujeres con un empleo remunerado sobreviven generaciones, entre otras cosas, porque ellas invierten mucho más en la salud y educación de sus familias que ellos.

No olvidemos que si queremos cambiar algo, debemos actuar. Necesitamos datos y la capacidad de analizar cómo superar los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres que desean comercializar bienes y servicios. Las empresarias y sus empresas, grandes o pequeñas, necesitan ayuda para participar en el comercio mundial.

En respuesta a este y otros desafíos, en 2015 el ITC lanzó la iniciativa SheTrades, cuyo fin es conectar a un millón de empresarias con los mercados para el año 2020 (págs. 24 y 25). Lanzamos una aplicación, desarrollada por una joven empresaria de Kenya, que permite a las mujeres registrar su negocio y conectar con empresas más grandes que busquen adquirir determinados bienes o servicios de empresas en propiedad de mujeres. Esto forma parte de un esfuerzo más amplio en el marco de SheTrades para crear una red que permita a las empresarias conectarse entre ellas y formar una cartera de negocios más grande y sostenible.

El exitoso esfuerzo de la presidencia de Turquía del G20 de establecer el Women 20 subraya la creciente importancia que las grandes economías dan a la inclusión de las mujeres en la economía: desde las finanzas a la TI y desde la sociedad civil al comercio. Esta importancia está más que justificada. La Organización Internacional del Trabajo calcula que unos 865 millones de mujeres podrían contribuir más a la economía mundial si se les permitiera o se les formara para ello. Pero aún queda mucho trabajo por hacer. Una encuesta reciente del Banco Mundial halló que 155 países tienen al menos una ley que cercena las oportunidades económicas de las mujeres. Las mujeres se enfrentan a restricciones laborales sexistas en 100 países, lo que, a menudo, las limita a actividades mal pagadas en el sector informal.

Vamos por el camino correcto. Empoderar a las mujeres no es solo lo justo. También es lo sensato desde un punto de vista económico, social y político. Al fin y al cabo 'Todos somos mujeres'.