Features

Las normas privadas y el desarrollo

8 diciembre 2015
ITC Noticias

¿Qué son las normas privadas? En pocas palabras, son directrices que se pueden aplicar a procesos y métodos de producción, y para las que se puede obtener una certificación independiente. Estas normas privadas son formuladas por entidades no gubernamentales, entre ellas, empresas, organizaciones sin ánimo de lucro o iniciativas multilaterales. Hoy en día, lo abarcan todo, desde cacao y té hasta algodón y textiles, pero también abordan asuntos como el empleo o las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las normas privadas también pueden desempeñar un papel importante a la hora de impulsar el desarrollo: actúan como un aliciente para aquellas empresas que desean producir y exportar un producto a un mercado específico. Asimismo, ayudan a asegurar a las empresas más grandes que reciben la calidad por la que pagan, garantizando unos productos más seguros y mayor trazabilidad. Por otro lado, parece que estas normas no siempre son simples para las empresas de los PED: pueden, entre otros, elevar los costes y llevar a duplicados innecesarios.

Con el fin de ayudar a las empresas a navegar por esta multitud de normas, el ITC creó el programa Comercio para un desarrollo sostenible y hace unos meses se asoció con el Pacto Mundial de la ONU y la GS1 para lanzar la iniciativa Blue Number (págs. 16-17).

Aunque las normas privadas solo lleven 'de moda' unos años, han promovido el desarrollo sostenible durante décadas, como se refleja en el trabajo de la Rainforest Alliance (págs. 18-19). Juntas, esta amplitud de normas generan el desarrollo sostenible en el mundo, mejoran los vínculos en las cadenas de valor y ofrecen a los consumidores la confianza de que los productos son seguros y han sido elaborados justamente.

En las siguientes páginas, los expertos examinan por qué y cómo las normas privadas están marcando la diferencia y cómo maximizar su contribución al desarrollo sostenible.