Speeches

Discurso inaugural - Foro sobre las inversiones chinas para el comercio sostenible y el crecimiento económico en África

8 noviembre 2017
ITC Noticias
Discurso pronunciado por la Directora Ejecutiva del ITC, Arancha González, en el Foro sobre las inversiones chinas para el comercio sostenible y el crecimiento económico en África
31 de mayo de 2016 - Beijing (China)

Estimada Sra. Xiong Jiuling, Presidenta del Subconsejo de Beijing del Consejo Chino para la Promoción del Comercio Internacional (CCPIT),

Estimado Sr. Shi Jiyang, Director General del Fondo de Desarrollo China-África (CADFund),

Estimado Sr. David Kennedy, Director General de Desarrollo Económico del Ministerio de Desarrollo Internacional (DFID) del Reino Unido,

Señores embajadores,

Distinguidos invitados,

Señoras y señores:

En 2015, las Naciones Unidas adoptaron los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que prestan especial atención al crecimiento económico sostenible e inclusivo como medio para promover el desarrollo. La consecución de estos objetivos es una responsabilidad compartida entre el gobierno, el sector privado, incluidos los inversores, y la sociedad civil. Por otra parte, la mayoría de los 17 objetivos se refieren a actividades económicas que requieren inversiones significativas en producción, servicios e infraestructuras.

Según el Informe sobre las inversiones en el mundo de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), se prevé que la afluencia de inversiones extranjeras directas (IED) aumentará a 1,5 billones de dólares en 2016 y a 1,7 billones de dólares en 2017. Los flujos de IED Sur-Sur se han intensificado en los últimos años. Las IED procedentes de economías en desarrollo han aumentado de forma significativa en los últimos diez años y actualmente representan más de una tercera parte de los flujos mundiales.

China forma parte de las economías que más invierten en el extranjero. China ha duplicado sus inversiones extranjeras directas en África entre el período 2005-2009 y el período 2010-2014. Sin embargo, la energía, el transporte y la minería representan más del 90 % de las inversiones chinas en África. Aunque los sectores de las manufacturas ligeras y del procesamiento de productos agrícolas ofrecen grandes oportunidades de crecimiento económico y de las exportaciones, los inversores chinos casi no tienen presencia en ellos.

África es el segundo continente que más crece en términos económicos. Su crecimiento demográfico también es prometedor. La tecnología y la innovación están al alza. África se ha convertido en el segundo destino más atractivo para las inversiones del mundo. Asimismo, la rápida urbanización de África, el incremento de su clase media y el aumento del gasto de los hogares están creando millones de consumidores. Las oportunidades de inversión son enormes.

Sin embargo, la inversión por sí sola no garantiza automáticamente el desarrollo sostenible. Este requiere inclusividad y asociación. Los inversores tienen la oportunidad y la responsabilidad de ir más allá de la inversión de capital para tener un impacto positivo importante en la vida de las comunidades locales.

Permítanme comenzar con la inclusividad: Se trata de convertir las inversiones en adición de valor a nivel local y crear más empleos, en particular para mujeres y jóvenes. Se trata de realizar inversiones en sectores productivos, de promover el cumplimiento de las normas internacionales y de comerciar con estos en los mercados internacionales. Se trata de las pymes.

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) son vectores de crecimiento para garantizar que las inversiones añadan valor a nivel local y generen empleo. Las pymes son el eslabón perdido para que este crecimiento sea inclusivo. Cuando las empresas pueden acceder a nuevas inversiones, desarrollar capacidades y competencias comerciales y tienen la posibilidad de hacerse más competitivas y ponerse en contacto con los mercados internacionales —en resumen, cuando las pymes comercian— generan más y mejores empleos.

Y eso es lo que pretende la Alianza para la Inversión y Crecimiento en África (PIGA): llevar inversiones a sectores productivos de África para aumentar la competitividad de las exportaciones africanas en los mercados mundiales y contribuir al empleo. El aumento de las inversiones chinas para apoyar a las pymes africanas de los sectores de las manufacturas ligeras y el procesamiento de productos agrícolas aprovechará las oportunidades de incrementar las exportaciones al mercado regional y mundial.

Pasemos ahora a la asociación: la inversión se basa en un diálogo permanente entre los inversores y las pymes, entre el sector privado y el público.

La PIGA es una firme Alianza entre el Centro de Comercio Internacional, los gobiernos del Reino Unido, China, Etiopía, Kenya, Mozambique y Zambia.

Es para mí un honor que estos asociados, el Ministerio de Desarrollo Internacional del Reino Unido y el Fondo de Desarrollo China-África (CADFund) hayan elegido al Centro de Comercio Internacional para ejecutar su asociación en el marco de la PIGA. La PIGA puede aprovechar los más de cincuenta años de experiencia del ITC en la prestación de asistencia técnica en materia de comercio, desarrollo de capacidades e inteligencia sobre comercio e inversión para beneficiar a las pymes, instituciones de apoyo al comercio y la inversión y formuladores de políticas.

Desde su creación en octubre de 2015, la fase preliminar de la PIGA se desarrolla correctamente. Algunos resultados importante logrados hasta ahora: importante asunción de responsabilidad por parte de los cuatro países asociados y China; Se ha establecido una firme colaboración con DFID-China, el CADFund y el CCPIT; un análisis de las oportunidades de inversión en los cuatros países africanos y otro sobre su potencial de exportación que abordaremos en los grupos de debate de hoy; una red de más de 60 empresas chinas interesadas en invertir en África; Se establecieron vínculos de inversión con 20 empresas chinas que ya han iniciado las negociaciones sobre inversiones en los cuatro países.

La presencia actual de más de 300 empresa demuestra el gran interés y aprobación. Espero que para finales de año podamos tener resultados concretos, incluso si son modestos, para abrir la puerta a mayores acuerdos de inversión en el futuro.

Doy la más cálida bienvenida a todos los participantes y deseo a todos que los debates resulten productivos y fructíferos.