Stories

¿Cuál será la función de las mujeres en el comercio internacional?

7 noviembre 2017
ITC Noticias
Un debate celebrado durante el Foro Público de la OMC pone el acento en el género, el comercio y el modo de alcanzar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

¿Cómo se puede empoderar a las mujeres en el comercio internacional? Esa fue la gran cuestión que se trató en una de las sesiones del Foro Público de la Organización Mundial del Comercio celebrada el 27 de septiembre. Además de los requisitos relativos a la reducción de las desigualdades económicas y de género para la consecución de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, los oradores que intervinieron en el encuentro tocaron una serie de cuestiones relacionadas con la función de la mujer en el comercio y, más concretamente, con el Objetivo 5 de Desarrollo Sostenible: empoderar a las mujeres y las niñas.

Para fijar el contexto, Susan Barton, responsable de comercio y género del Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido, aludió a un informe publicado la semana anterior por el Grupo de Alto Nivel sobre el Empoderamiento Económico de las Mujeres de las Naciones Unidas, que sugiere una serie de fuerzas motrices para impulsar la participación de las mujeres en la economía.

«Si queremos cumplir los Objetivos Mundiales, tenemos que alcanzar el empoderamiento económico de las mujeres», afirmó Susna Barton. «Cuando las mujeres están más empoderadas económicamente, el crecimiento es mayor, pero el empoderamiento económico de las mujeres no se consigue únicamente con el crecimiento económico, debe hacerse mucho más».

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) generan aproximadamente el 50 % del PIB mundial y el 70 % del empleo. Los beneficios del comercio para las pymes y las empresas propiedad de mujeres son considerables, como también lo son los beneficios de la intensificación de la participación de las pymes y las mujeres en el comercio internacional para la economía en su conjunto. Según un estudio de la consultora McKinsey, el fomento de la igualdad de las mujeres podría agregar 28 billones al PIB mundial de aquí a 2025, lo que equivaldría a añadir unos nuevos Estados Unidos y una nueva China. Sin embargo, los datos de las encuestas del ITC sugieren que en la actualidad las mujeres solo son responsables de una de cada cinco empresas exportadoras.

Los asistentes al evento pudieron escuchar cómo las mujeres empresarias se empoderan a sí mismas y a sus comunidades, y también conocieron los desafíos a los que han de hacer frente.

Rose Maghas, Directora Gerente de GreenBell Communications, un empresa keniana dirigida por mujeres que ganó un concurso para el desarrollo de una plataforma digital para la iniciativa SheTrades del ITC, señaló que, si bien ella tiene que seguir enfrentando desafíos a los que ya se enfrentaba su madre, las «intervenciones» actuales abogan más por las mujeres.

«Si nadie se hubiera alzado en defensa de las mujeres en el comercio, yo no estaría hoy aquí», dijo a los asistentes. «Pudimos desarrollar la aplicación SheTrades porque hemos recibido una educación, pero también porque el proceso de contratación fue favorable para las mujeres».

Rose Maghas también señaló que lo que permitió la expansión de Greenbell más allá de las fronteras kenianas fue la capacitación. «La capacitación sobre comunicaciones de marca fue de gran ayuda, pues sirvió para garantizar que las personas comprendan realmente qué estás comunicando y qué estás intentando vender».

Desafíos básicos

Por su parte, Sharlene Gawi, Directora de la Asociación de Bilum de Papúa Nueva Guinea, afirmó que para las tejedoras tradicionales ella representa a los desafíos más consolidados. «Aunque la mitad de las mujeres sabe contar, la otra mitad no sabe. Y muchas ni siquiera pueden abrir una cuenta bancaria porque no saben cuándo nacieron, no tienen partida de nacimiento», afirmó.

Sharlene Gawi explicó que, si bien su organización capacita a las mujeres para que mejoren la calidad y el diseño de los bolsos de bilum y otros artículos tejidos a mano que fabrican, la producción de un artículo puede llevar mucho tiempo porque las mujeres aún tienen que hacerse cargo de las labores diarias.

Como respuesta, afirmó, «capacitamos a las mujeres para que estén preparadas para el mercado». «Con el apoyo de Australia y del ITC hemos identificado qué productos de bilum podemos exportar y ahora estamos desarrollando capacidad y queremos alcanzar el nivel de producción necesario para exportar».

Hamish McCormick, Embajador de Australia y Representante Permanente ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) afirmó sentirse honrado de escuchar ejemplos prácticos de cómo se está empoderando económicamente a las mujeres.

«Demuestra la transversalidad de los desafíos a los que nos enfrentamos y por qué las soluciones que acordemos también deben ser transversales», afirmó. «En Australia aprendemos día a día a mejorar nuestros enfoques para hacerlos mejores y más eficaces, y gran parte de la ayuda australiana ya se centra en el género».

Cuestiones sociales

La Directora Ejecutiva del ITC, Arancha González, declaró: «Hay muchísimas mujeres que solo esperan formar parte de la economía. Las cuestiones de género no son cuestiones exclusivamente de mujeres, son cuestiones sociales».

Señaló que si bien costará tiempo lograr el pleno empoderamiento económico de las mujeres, hay medidas que se puede adoptar inmediatamente. «Podemos cambiar las leyes y las normas», afirmó. «Más del 90 % de los países tienen leyes que impiden que las mujeres participen en el comercio mundial. Setenta países impiden que las mujeres participen en la economía en igualdad de condiciones que los hombres».

La Directora Ejecutiva también apuntó a la tecnología como un factor de cambio, pues permite a las mujeres vender sus bienes y servicios sin ser visibles. «Lanzamos SheTrades para asegurarnos de que las mujeres sean visibles y puedan conectar con compradores. Nos cansamos de oír la misma pregunta de los compradores: ¿dónde podemos encontrar a todas esas mujeres?», afirmó.

Adriana Rodrigues, Directora Gerente de Apex-Brasil, se hizo eco de sus palabras y manifestó que el acceso a la financiación representaba otro gran desafío para las mujeres empresarias. «En el Brasil las mujeres empresarias no tienen ni el conocimiento ni la confianza necesarios para dirigir una empresa; no pueden acceder a información sobre las exportaciones, no existe acceso específico de las mujeres a la financiación. La superación de esos obstáculos supondría una gran diferencia para millares de mujeres empresarias de todo el Brasil».

El evento estuvo moderado por XIn Liu, Corresponsal de CCTV en Europa, y contó con el respaldo de los Gobiernos de Australia y del Reino Unido.

¿Quieres estar al día de las noticias del Foro Público de la OMC? Sigue al ITC en Facebook y Twitter a lo largo del día.