Stories

Blog: ¿Cómo podemos ayudar a las pequeñas empresas afectadas por la crisis del COVID-19?

16 abril 2020
ITC Noticias

Adaptar la asistencia técnica para superar el reto

A medida que el COVID-19 va avanzando de la crisis sanitaria a la crisis económica, nos esforzamos por anticipar cómo van a capear las pequeñas empresas de todo el mundo este temporal y dónde tenemos que centrar nuestros esfuerzos.

El ITC trabaja con microempresas y pequeñas y medianas empresas (mipymes), sobre todo, del mundo en desarrollo. Las pequeñas empresas con las que trabajamos normalmente dan empleo a entre 10 y 20 personas, están listas para exportar o a punto de estarlo, y quieren crecer internacionalmente. Estas mipymes representan entre el 60 % y el 70 % de los puestos de trabajo en los países en desarrollo y aproximadamente la mitad de su actividad económica. Además, tienden a dar empleo a jóvenes y mujeres.

Todavía es muy pronto para calcular la profundidad con la que va a afectar la pandemia a nuestros grupos clave. Las pequeñas empresas ya están inmersas —o van a estarlo pronto—en una crisis de liquidez que podría destruir segmentos enteros de la economía. En los próximos meses tendrán que hacer frente a diversos retos que dependerán, en gran medida, de cómo reaccionen los formuladores de políticas a la crisis hoy.

Retos que afectan a las pequeñas empresas

¿Cuál será la magnitud de la ola? De acuerdo con las estimaciones más recientes del Fondo Monetario Internacional (FMI), es probable que en 2020 vivamos una recesión a escala mundial². Algunos sectores sufrirán más que otros, y las consecuencias para los sectores de los viajes, el alojamiento y la restauración serán especialmente graves. Es previsible que las empresas experimenten un proceso de cuatro fases: interrupción de la actividad, interrupciones en la cadena de suministro, caída de la demanda y, por último, recuperación. La gravedad y las perturbaciones provocadas por cada fase del proceso dependerán de las políticas que adopten los gobiernos. Sabemos que el impacto va a ser grave; lo que no sabemos es cuánto va a durar la crisis.

En el tránsito de la interrupción de la actividad a la recuperación, las mipymes tendrán que hacer frente a una serie de amenazas que afectarán a su supervivencia:

1. Colapso de la demanda y del acceso a la liquidez. Las empresas y los empresarios a los que apoyamos han visto desplomarse la demanda —incluso en sectores de productos básicos— y algunos compradores están ralentizando los pagos de pedidos ya recibidos. Las reservas de efectivo de las mipymes son reducidas y, por tanto, son las primeras en quebrar en una crisis de liquidez. Las empresas con actividad comercial internacional son especialmente vulnerables porque dependen del acceso a dólares de los Estados Unidos, cada vez más escasos, para financiar varios de sus costos.

2. Acceso a los insumos y gestión del inventario. Es frecuente que las mipymes se abastezcan de insumos procedentes de otros países y, cada vez lo es más debido a que las cadenas de suministro son más largas y más complejas. En las empresas de prendas de vestir con las que trabajamos en el Norte de África, por ejemplo, al desplomarse los pedidos también han desaparecido insumos clave como los tejidos procedentes de China.

3. Gestión del entorno laboral. Para las mipymes manufactureras que viven situaciones de confinamiento, resulta difícil mantener la actividad porque las naves de las fábricas no están diseñadas para el distanciamiento social. Con la emigración masiva de las ciudades se han marchado los trabajadores y puede ser difícil volverlos a movilizar. Muchos países han cancelado las ayudas a los agricultores pese a que el calendario agrícola sigue su curso.

4. Incertidumbre política e interrupciones en las cadenas de suministro. Las políticas están evolucionando a un ritmo acelerado. Los gerentes de las mipymes suelen trabajar solos y no pueden crear equipos de crisis para llevar un seguimiento de los cambios. Uno de nuestros clientes afirma tener un cargamento de producto fresco paralizado en un aeropuerto porque se han cancelado los vuelos de pasajeros. Las interrupciones en las cadenas de suministro como las que provocan las líneas aéreas que se han quedado en tierra generan enormes pasivos.

5. Acceso a la ayuda para emergencias: muchas de las pequeñas empresas a las que apoyamos están al filo de la economía formal o se dedican al comercio informal. Raramente aprovechan el apoyo de los gobiernos y son relativamente pocas las que participan en redes de instituciones de apoyo gubernamentales. Cuando los gobiernos diseñen el apoyo de emergencia, puede resultarles difícil llegar a estas empresas y encontrar formas de ayudarles.

Reactivar los vínculos empresariales

Cuando pase la crisis, nuestros beneficiarios esperarán que estemos listos para ayudarles a volver a conectar con los compradores, contratar a los trabajadores y poner en marcha la producción. Es muy pronto para extraer conclusiones, pero estas son nuestras sugerencias, basadas en consejos previos sobre el terreno:

  • Modificar el manual (y escuchar). Al igual que los de cualquier otro proveedor de servicios de asistencia técnica, muchos de los proyectos del ITC para ayudar a las mipymes tienen unos objetivos y unos planes de trabajo inflexibles que no anticipaban una crisis como la actual. Deberíamos modificar estos planes, escuchar atentamente a los gerentes de las mipymes y a los gobiernos para conocer sus necesidades, y buscar la manera de resolverlas. Por ejemplo, nuestros colegas están trabajando ya con una asociación del sector de la confección en África para formular un plan de recuperación, con el apoyo activo del financiador.
  • Tener datos preparados. Las cadenas de valor internacionales representan un enorme porcentaje del comercio y conectan con millones de mipymes. El ITC está utilizando redes de estas cadenas para medir los impactos de la crisis y está poniendo el análisis a disposición de los formuladores de políticas y de las empresas. La clave está en buscar el momento adecuado para las encuestas con el fin de no distraer a nuestros socios cuando estén trabajando en problemas más inmediatos.
  • Construir (reconstruir) el ecosistema. Las mipymes necesitan organizaciones de apoyo empresarial hoy más que nunca. Los gobiernos también necesitan un ecosistema que favorezca la prestación de mucha de la ayuda necesaria para sus mipymes. El equipo de refuerzo institucional del ITC está conectado a organizaciones de promoción del comercio de todo el mundo para que compartan las buenas prácticas y los recursos emergentes para las pequeñas empresas, como información de mercado, con el fin de favorecer el aprendizaje mutuo en tiempo real.
  • Pensar en cadenas de valor y en alianzas. Para restaurar el comercio es necesario que los actores de todos los eslabones de las cadenas de valor trabajen conjuntamente. El ITC, por ejemplo, está trabajando para mantener el diálogo entre compradores y proveedores.
  • Centrarse en los aspectos financieros. Como son pocas las empresas beneficiaras del ITC que reciben financiación formal, podrían quedarse fuera cuando los gobiernos y los prestamistas internacionales ofrezcan liquidez de emergencia. El ITC está trabajando con proveedores de financiación del comercio, reguladores, avalistas, compradores y proveedores para integrar a las mipymes en redes de financiación asequible.


Es sumamente importante que iniciemos estos procesos cuanto antes, de forma virtual en la medida de lo posible. Algunos equipos del ITC en Ginebra han encontrado vías para ayudar a las pequeñas empresas desde la distancia, mediante la orientación virtual para empresas emergentes, la realización de misiones virtuales de iniciación o incluso la aportación de subvenciones iniciales para que puedan proseguir con su actividad. Es más, los equipos de campo del ITC han aumentado con rapidez su función de recopilación de datos, prestación de servicios y mantenimiento de las relaciones con nuestros clientes, que serán más críticos que nunca para nuestra respuesta.

En muchos casos, nuestras mipymes beneficiarias están sucumbiendo a los efectos inmediatos del COVID-19. Cuando estén listas para hablar sobre la recuperación, tenemos que estar preparados y reaccionar con prontitud.

Referencias

¹ ITC, ed. Perspectivas de competitividad de las pymes: conectar, competir y cambiar para un crecimiento inclusivo. Perspectivas de competitividad de las pymes. Ginebra: Centro de Comercio Internacional, 2015.
² “World Has Entered Recession, May Recover next Year: IMF.” ThePrint, 28 de marzo de 2020.
³ https://theprint.in/economy/world-has-entered-recession-may-recover-next-year-imf/390194/.