Especiales

Viajes y turismo en la economía verde

27 julio 2011
ITC Noticias

La rápida evolución del paradigma de crecimiento verde al que todos los países adhieren en el plano político, con el beneplácito de la industria y la sociedad civil, ofrece una oportunidad sin parangón de aprovechar el masivo poder socioeconómico del viajerismo (viajes y turismo) en beneficio de la humanidad y el planeta.

Estamos en punto de inflexión donde las preocupaciones por el clima y la pobreza de los 40 últimos años deben dar paso a soluciones comunes. Hoy hace falta visión, pensamiento innovador y osadía de los formuladores de política, la sociedad civil y los sectores público y privado para reconocer el potencial y crear marcos inclusivos que permitan que así sea.

No se trata de un simple concepto, pues el programa global de crecimiento verde podría aportar enormes beneficios potenciales a los países menos adelantados (PMA) del mundo entero y, en particular, a los de África, con la inclusión como elemento clave, la energía renovable como punto focal, la tecnología como apoyo de capacidad sin contrapartida y la transformación financiera como factor esencial. Brasil, la Federación de Rusia, India, China y Sudáfrica, (los BRICS) liderarán la remodelación del orden internacional, sobre todo, China con sus enromes flujos turísticos y su estrategia geopolítica orientada a los PMA (Figura 1).

Al viajerismo le cumple un papel clave, en virtud del impacto de todas las cadenas de la oferta y la demanda turísticas y no solo de los silos subsectoriales. Gran parte del potencial permanece oculto, pero si ese papel fuera reconocido e incorporado en la corriente de la toma de decisiones político-económicas en materia de crecimiento verde podría generar grandes beneficios socioeconómicos. Esto último se aplica en general a los países más pobres del mundo y a los de África en particular, donde hay un exportador universal de servicios, un productor de riqueza, empleo e inversión, un catalizador de otras actividades económicas y una fuerza para el desarrollo que aumenta la comprensión entre la gente. Apalancar ese valor requerirá un pensamiento radicalmente nuevo y, lo que es más importante, acción.

•  El viajerismo ha de incorporarse plenamente en las estrategias de crecimiento verde en los próximos cinco años.

•  Hay que reconocerlo y apoyarlo como sector responsable que alcanzará y superará las metas de carbono de los gobiernos, incluso en el sector clave del transporte aéreo.

•  Los PMA requerirán más servicios aéreos. En algunos mercados densamente poblados la sustitución de medios de transporte basada en las huellas de carbono podría ser viable, pero por falta de alternativas, el futuro crecimiento sostenible y la salida de la pobreza de los PMA dependen de la aviación.

•  Aprovechar los crecientes mercados de los BRICS será importante; se prevé que el negocio de viajeros salientes de China será el mayor mercado internacional de mundo. Un gran incentivo de la inversión china en África será que el viajerismo formará parte de un crecimiento y un desarrollo que requerirán más servicios aéreos, infraestructura de apoyo, productos y prestación de servicios. El viajero chino es exigente y en otros aeropuertos y servicios terrestres buscará los mismos estándares que en Asia.

•  Hay una gran cantidad de microestrategias que será preciso desplegar a corto, medio y largo plazo para responder en forma coherente a escalas de tiempo de la economía, la pobreza y el carbono.  

A través de esas acciones, la balanza de la participación de los sectores públicos y privados en la infraestructura y la prestación de servicios cambiará; los gobiernos dispondrán de menos dinero y habrá que convencer al sector privado de colmar la laguna. Es preciso que las relaciones entre intereses públicos y privados sean equitativas y equilibradas, eviten impuestos discriminatorios y propicien viajes seguros y sin contratiempos.

Hace falta un nuevo tipo de asociaciones público-privadas que se ocupen de infraestructura, agricultura, comunicaciones, energías renovables y microcréditos para que el viajerismo cumpla una función importante en la transformación climática y la pobreza, así como compartir directamente el apoyo financiero, cuestiones relacionadas con la tecnología, la reestructura rural y los sistemas de educación verde. Igual importancia reviste operar cambios en todos los niveles de de educación para crear una fuerza de trabajo del viajerismo verde que incluya a los empresarios que representan una gran parte del sector informal.

Pocos formuladores de políticas comprenden el verdadero impacto y la importancia del sector. Educar a futuros líderes exige nuevas relaciones de colaboración, webcéntricas, interactivas y dinámicas. La colaboración de las numerosas partes interesadas con las comunidades locales en el centro y la sociedad civil en la mesa tendrá mayor credibilidad y sostenibilidad.

Por último, hace falta innovar para atraer la inversión esencial. La competencia se vuelve cada vez más ruda a medida que aumentan las presiones de austeridad y el escrutinio público de las transacciones financieras se intensifica. Las siguientes consideraciones se aplican a inversores públicos y privados, así como a bancos regionales e internacionales de desarrollo.

•  En el viajerismo hay que considerar la cadena de valor en forma holística; por ejemplo, un puerto o un aeropuerto bien planificado es una inversión de base para carreteas, ferrovías, líneas aéreas, cruceros y los consiguientes sistemas de apoyo de la tecnología de comunicaciones.

•  El sector es un gran generador de empleo y un catalizador de crecimiento verde que abre el acceso a masivos recursos financieros para la infraestructura, el capital humano, la tecnología y la financiación necesarios, al tiempo que procura beneficios a las comunidades.

•  Los BRICS, sobre todo China y Sudáfrica, disponen de fondos de inversión.

•  Coaliciones subregionales, regionales y transfronterizas pueden servir de meta como base de la inversión y los proyectos. Los bancos de desarrollo ya están activos.

Hay un montón de nuevas oportunidades y llegó la hora de que el viajerismo emerja como un sector clave de la futura transformación del crecimiento verde, propulsando el cambio a estilos de vida de bajo carbono y ayudando a los PMA a romper las cadenas de su pobreza
histórica.