Features

Sacar a la gente de la pobreza

30 septiembre 2013
ITC Noticias
Apoyo a los países africanos para lograr un desarrollo y un crecimiento económicos a través del comercio y la creación de empleo.
Desde 2003, Liberia cuenta con un frágil acuerdo de paz, y el país se está recuperando poco a poco tras décadas de guerra civil y violencia. Una parte importante de la reconstrucción del país es el desarrollo de compañías privadas para generar empleo y crecimiento. La ASDI ha apoyado diversas reformas que han contribuido a dicha reconstrucción. Entre 2008 y 2010, se crearon aproximadamente 20.000 nuevos trabajos. Steve Davies (vestido de color naranja) gestiona una empresa de cemento en expansión desde que se terminó el monopolio de importación de cementos; gracias a ello, su vida y la de su familia es mucho mejor.© Yudawhere Jacobs / ASDI

Joseph Mwangi Migwi sonríe de oreja a oreja cuando ve los diez acres de terreno agrícola que tiene a su alrededor. Joseph Mwangi Migwi tiene una pasión: el algodón de Kenya.

'El algodón es el producto que tiene el potencial de sacar a este país de la pobreza. En primer lugar, porque se cultiva en áreas marginadas donde vive mucha gente pobre. Y en segundo lugar, porque son los pequeños agricultores quienes lo cultivan, y ellos constituyen la mayoría de la población', afirma Joseph.

Con el apoyo de la Agencia Sueca de Cooperación para el Desarrollo Internacional (ASDI), Mwangi Migwi ha tenido la oportunidad de viajar a Tailandia para participar en un curso organizado por el ITC como parte de su programa de formación sobe el algodón Promocionar el algodón africano y aumentar la transparencia en la cadena de valor del algodón. El programa está destinado a ofrecer a los productores de los PMA las condiciones necesarias para ser competitivos y aumentar la producción. Uno de los objetivos del programa consiste en ofrecer a los agricultores de algodón africanos un mayor conocimiento, así como en ayudarles a crear una red de contactos en el mercado mundial. A través de los conocimientos, la información y los datos necesarios, agricultores como Mwangi Migwi han podido conseguir un precio mucho mejor para el algodón. Un precio mejor significa, además, una comida mejor, una educación mejor y una salud mejor para las familias que viven del comercio del algodón.

'Creo que, en el futuro, más niños podrán ver cómo es una universidad', afirma Mwangi Migwi.

Todos los que estamos comprometidos en pro de la reducción de la pobreza sabemos que los problemas complejos requieren soluciones a distintos niveles. Por ello, la APC contribuye a sacar a la gente de la pobreza, y les ofrece una oportunidad para conseguir una vida mejor para ellos y sus familias. Suecia y la ASDI apoyan el desarrollo y el crecimiento económicos a través de una integración económica regional reforzada, puesto que creemos en el poder del comercio para generar desarrollo, así como de la creación de empleo, que beneficia a la sociedad en general.

Dado que el plazo de 2015 para lograr los ODM está cada vez más cerca (quedan menos de 1.000 días), nos preocupa que África Subsahariana lleve retraso en lo que se refiere a la consecución de las metas acordadas por los líderes mundiales en 2000. Esta es una de las razones por la que Suecia se centra especialmente en los países africanos y apoya iniciativas con objetivos variados, las cuales dan lugar a nuevas oportunidades para las personas que viven en el continente.

Trabajamos a diferentes niveles para apoyar a nuestros países asociados en su camino hacia el desarrollo y el crecimiento económicos por medio de la creación de empleo y comercio. Es todo una cadena.

A nivel individual, apoyamos a personas como Mwangi Migwi, y otros agricultores y pequeñas empresas locales, quienes mejoran sus conocimientos acerca de los mercados a fin de conseguir mejores precios para sus productos y participar en el comercio local e internacional.

Victoria Joram dirige una pequeña tienda de telefonía móvil en Dar es Salaam (Tanzanía). Con el fin de expandir su negocio, consiguió un préstamo de un banco comercial que colabora con el Financial Sector Deepening Trust (FSDT), un fondo fiduciario que trabaja para ofrecer a las personas que viven en la pobreza acceso a financiación. © Goodluck Mushi / ASDI

A nivel nacional, ayudamos a los países a mejorar su entorno empresarial, no solo a través del desarrollo de estructuras y marcos reguladores armonizados, sino también buscando cómo encajar las habilidades de los jóvenes profesionales con las necesidades del sector privado. En Uganda, por ejemplo, la ASDI apoya a la organización A Working Future, la cual persigue luchar contra el desempleo juvenil creando asociaciones entre los jóvenes, el sector privado y el gobierno.

A nivel regional y mundial, hacemos hincapié en la importancia de la normalización internacional, tanto en cuestiones climáticas, como en relación con la aprobación mutua de productos, la protección del consumidor y el comercio de alimentos. Así, apoyamos iniciativas regionales e internacionales relacionadas con el comercio, como la Organización Mundial de Aduanas y TradeMark East Africa.

Suecia presta especial atención al desarrollo continuo de capacidades; por ejemplo, a través de programas de formación internacionales destinados a generar competencias profesionales, así como de redes regionales. De ahí que contribuyamos a mejorar las habilidades de los países africanos para poder exponer sus opiniones en la OMC y otros foros de comercio. Suecia es un firme defensor, por ejemplo, del Centro de Formación de Política Comercial en África, con sede en Arusha (Tanzanía), donde negociadores de distintos países africanos pueden aumentar sus competencias en materia de políticas comerciales y técnicas de negociación. Asimismo, ayudamos a países como Liberia a mejorar el clima de inversión, el acceso a servicios de financiación y la capacidad de los pequeños empresarios, y les ofrecemos asistencia durante el proceso de adhesión a la OMC.

No obstante, la ayuda pública no es, ni mucho menos, el único actor importante en los nuevos y dinámicos mercados de África Subsahariana. El capital privado está llegando a la región, y numerosas compañías internacionales quieren comerciar e invertir en el continente. Dada nuestra larga experiencia de cooperación con estos países, la ayuda para el desarrollo proporcionada por Suecia puede servir como catalizador para el establecimiento de relaciones empresariales inclusivas que sean sostenibles desde el punto de vista medio ambiental. Un ejemplo de ello es el apoyo prestado al Fondo de Incentivos Empresariales para África (AECF), que promueve la competitividad entre las empresas del sector privado para invertir en ideas empresariales innovadoras en materia de agronegocios, energía renovable y tecnologías relacionadas con el cambio climático. Fundado por la Alianza para una Revolución Verde en África, este fondo del sector privado de $EE.UU. 200 millones está financiado par- cialmente por la ASDI. El AECF ha sido pensado para ajustar los intereses comerciales de las compañías privadas a las necesidades agrícolas de un determinado país, al mismo tiempo que promueve un compromiso empresarial sostenible. En 2011, tres millones de personas pudieron obtener los beneficios del programa, y para finales de este año, se espera que el número de proyectos empresariales respaldados por el fondo llegue a los 170, en 22 países de toda África.

Consideramos que se necesita un enfoque holístico para mejorar las condiciones de las personas que viven en la pobreza. Aumentar el comercio es una de las piezas del rompecabezas que debemos resolver, y estamos orgullosos de ser parte del equipo que lo hace posible, junto con los gobiernos y las autoridades de los países en los que trabajamos, así como las organizaciones mundiales y regionales, y las empresas locales e internacionales. Queremos seguir creando nuevas oportunidades en pro de mercados sostenibles y un comercio justo, sin perder de vista nuestros grandes logros, como el de ayudar a personas como Joseph Mwangi Migwi a conseguir un cambio en sus vidas.