Features

Recolección de pruebas sobre obstáculos al comercio

25 septiembre 2012
ITC Noticias
Apesar de que las tasas arancelarias están a los niveles más bajo de la historia, el comercio dista de haberse librado de ellas. Factores como los reglamentos técnicos, las normas sobre productos y los trámites aduaneros aún impiden el libre intercambio entre países.

Tales medidas no arancelarias (MNA) son menos visibles y más complejas que los aranceles proteccionistas y particularmente gravosas para las empresas de países en desarrollo que no tienen la capacidad de cumplirlas. Preocupa al sector empresarial y los formuladores de políticas que las MNA no surtan el efecto previsto, sean verdaderos obstáculos al comercio y acaben con todo acceso preferencial a los mercados internacionales del que puedan beneficiar esas empresas.

Aquellos estudios en los que se usaron datos nacionales para considerar los efectos de las MNA no captan la experiencia de los exportadores en sus operaciones cotidianas. En estos últimos años, la investigación reveló fehacientemente que existe una enorme heterogeneidad entre las empresas. También hay pruebas contundentes de que solo las empresas más productivas logran servir mercados difíciles, lejanos geográficamente y que presentan condiciones económicas desfavorables o un nivel más bajo de calidad de las instituciones. Las empresas experimentan lo mismo respecto a las MNA. Que el gerente de una empresa considere una medida gravosa o no depende en gran medida de la situación de la empresa en cuestión. En otras palabras, incluso si los países aplican MNA, el hecho de que se las considere gravosas en los mercados de exportación puede estar sujeto a las peculiaridades de la empresa.

Desde 2010, el ITC viene haciendo encuestas sobre MNA en empresas; a las comerciales de países en desarrollo se les interroga sobre los obstáculos con que tropiezan en su quehacer cotidiano y los motivos por los que consideran gravosa una medida determinada. El conjunto de datos recabados es único porque ofrece información comparable y coherente de países y sectores. También indica las medidas que se consideran obstáculos respecto a un producto que se comercializa en mercados extranjeros.

Tipos de empresa afectadas por MNA

En la etapa de entrevistas telefónicas de las encuestas del ITC se determinaron algunas características que se pueden utilizar para estudiar las variables relativas de la probabilidad de que una empresa afronte una MNA engorrosa. Por ejemplo, se pidió indicar el número de trabajadores, el estatus de exportación, la ubicación y la actividad principal, esencialmente producción u otra que conllevara sobre todo comercio y transporte. Dado que esas variables no existían en los 12 países encuestados, el ITC se centró en la información de Egipto, Madagascar y Mauricio donde se pudo identificar a la entidad que gestiona los trámites de importación y exportación.

A partir de la información recabada en la encuesta de exportadores que se ocupan directamente de los propios procedimientos de exportación, el porcentaje de empresas que se enfrentan al menos a una MNA se puede establecer en relación con el tamaño, el estatus de exportación, la ubicación geográfica y la actividad de las mismas. Sorprendentemente, el gráfico relativo al tamaño de la empresa muestra un modelo en forma de U y el porcentaje más alto de empresas que señalan MNA gravosas, ya se trate de las más pequeñas con menos de 11 trabajadores, o bien de las más grandes con más de 250.

A su vez, los distintos estatus de exportación no indican una marcada diferencia en el porcentaje de empresas que se enfrentan al menos a una MNA, lo que sugiere que aquellas puramente exportadoras y aquellas que se dedican al comercio en ambos sentidos se ven afectadas en similar medida. Con toda probabilidad, ambos resultados sean influidos por el hecho de que las grandes empresas y aquellas que importan y exportan cuentan con más productos y mercados. Por lo tanto, la probabilidad de que tropiecen al menos con una MNA obstructiva es alta, incluso si tienen mayor capacidad que las pequeñas empresas para desenvolverse con los procedimientos de exportación.

Además del tamaño de la empresa y el estatus de exportación, la ubicación puede desempeñar un rol importante en el efecto de las MNA. Dado que por lo general, el gobierno y los organismos públicos se concentran en la capital del país, establecerse allí puede facilitar el acceso a la información. Contradiciendo ese argumento, el gráfico muestra que el porcentaje de exportadores afectados por MNA es ligeramente más alto en la región capitalina que en el resto del país. Por un lado, las empresas comerciales pueden estar más especializadas y tener más experiencia en los procedimientos de exportación que las empresas productoras y, por el otro, estas conocen al dedillo sus productos y procesos de producción, lo que puede facilitar el cumplimiento de las normas internacionales. Además, los trámites aduaneros afectan a un mayor porcentaje de actividades de comerciantes y transitarios. Sobre esa base, una empresa entrevistada puede considerar una MNA menos gravosa. El gráfico de la actividad de la empresa sugiere que el porcentaje de productores que se enfrentan a MNA gravosas es muy inferior al de cualquier otro tipo de empresa, incluidas las comerciales.

Los resultados del estudio sobre el tamaño y estatus de exportación pueden depender de la dificultad de diferenciar la capacidad de la empresa de sortear los obstáculos causados por la confrontación con una MNA como mínimo, cuando no se tiene en cuenta la dimensión del producto y el mercado. En cuanto al ratio MNA productos-mercados en relación con las características, el porcentaje de esas medidas es más alto en microempresas y empresas puramente exportadoras que se enfrentan respectivamente a un promedio 0,74 y 0,68 de MNA gravosas por producto-mercado; mientras que en las grandes empresas y aquellas que se dedican al comercio en los dos sentidos, ese promedio es de 0,55 y 0,60 respectivamente.

Los tipos de MNA gravosas varían según el tamaño de la empresa. Los requisitos técnicos, que representan un costo fijo de entrada al mercado, son particularmente problemáticos para las microempresas cuyo pequeño volumen de exportación implica que cumplirlos se traduzca en grandes costos por unidad. A su vez, tasas, impuestos y medidas paraarancelarias, costos variables que aumentan en relación con el nivel de exportación de una empresa, representan un alto porcentaje de los informes de las empresas sobre MNA obstructivas. Aunque no se dispone de esa información acerca de todas las empresas consultadas en las entrevistas telefónicas de las encuestas del ITC, indudablemente apoya la hipótesis de que la forma en que las MNA afectan a las empresas varía en función de las características de las mismas.

Consecuencias políticas

La eliminación de MNA ha cobrado importancia en el programa de comercio internacional, pues en virtud de los bajos niveles de protección arancelaria en general, se teme que representen grandes obstáculos al comercio e influyan en las condiciones de acceso a los mercados.

Estas conclusiones relativas a las empresas tienen importantes consecuencias políticas que completan las constataciones anteriores sobre las MNA en los planos nacional o sectorial. Obviamente, el intento de mitigarlas no puede abordarse tan solo a nivel de agregación. Si bien el enfoque sectorial o nacional puede ser un buen punto de partida, no siempre convendrá a todas las empresas. En cambio, las conclusiones del ITC subrayan la necesidad de diseñar políticas que moderen el impacto de los obstáculos al comercio en los distintos tipos de empresa.