Especiales

Punto de encuentro entre arte y desarrollo global

30 marzo 2012
ITC Noticias

Muchos países pequeños y en desarrollo poseen un rico patrimonio cultural y una viva tradición de artesanía de las que su gente se puede inspirar para crear productos artesanales que capten el interés de compradores extranjeros. La creciente comercialización de obras de arte ofrece la posibilidad de vender esos productos en el mundo entero. Dicho esto, aunque las industrias creativas contabilizan el 7% del PIB mundial, y crecen a razón de un 8,7% anual, los países en desarrollo representan apenas el 1% del total de las exportaciones. El ITC obra en muchos países por remediar esa desigualdad derribando barreras entre artesanos y compradores extranjeros.

Mayor proyección de artesanías jordanas en el extranjero

En 2009, el ITC puso en marcha el programa Mejora de la capacidad comercial de los Estados Árabes (EnACT por su sigla en inglés) con fondos de la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional y el objetivo de establecer una base de exportación más diversificada en África del Norte y Oriente Medio para mercancías de Argelia, Egipto, Jordania, Marruecos y Túnez.

Uno de los primeros sectores en que se centró fue la artesanía jordana, en parte, por el alto porcentaje de mujeres que participan en la fabricación de productos artesanales, sobre todo en los talleres rurales que hay por todo el país. En 2010, el ITC hizo una encuesta para determinar la capacidad productiva y la disponibilidad de exportación del sector, evaluar la demanda potencial y conocer los requisitos de los compradores a los que deberían adaptarse los productos. Dicha encuesta reveló que aunque los objetos de la artesanía tradicional de Jordania se consideraban hermosos y vendibles, adolecían de una falta de innovación que restringía la gama de productos a un número limitado de formas y diseños. Además, los precios no eran competitivos respecto a productos similares que se fabricaban en Asia.

No obstante, el gobierno reconoció el potencial de desarrollo del sector y estableció la Estrategia Nacional de Artesanías para el Turismo 2010-2015 que se centra en preservar el patrimonio cultural del país, generar ingresos para los artesanos y aumentar el atractivo de Jordania como destino turístico.

El equipo de EnACT determinó que aumentar la exposición de artesanías jordanas en mercados internacionales podía tener un impacto positivo e inmediato; de ahí que en septiembre de 2011 tomara disposiciones para que Silsal Ceramics, Jordan River Foundation (JRF) y Nadia Dajani Jewellery participaran en la feria Maison & Objet de París. Eso generó gran entusiasmo e impulso mediante nuevos contactos de negocios y el reconocimiento de los ajustes de diseño y precio que habría que hacer para exportar los productos. La reunión organizada con el departamento de adquisiciones del Museo del Louvre se saldó con un pedido para Silsal Ceramics e interés en productos de JRF y Nadia Dajani para futuras adquisiciones.

Nadia Dajani, que está al frente de un grupo de 30 mujeres de grupos desfavorecidos a quienes enseña a fabricar joyas, opina que verdaderamente tienen que orientarse más a mercados internacionales y añade: ‘Cuanto más trabajo demos a estas señoras, más mejorará su nivel de vida. La confianza está en aumento y todas piensan en su futuro y en lo que harán sus hijas a medida que va creciendo la nueva generación.’

Promoción de las industrias creativas de CARIFORUM 

Aunque los países caribeños se caracterizan por la expresión creativa y cultural, tienen un verdadero potencial inexplotado de expandir sus exportaciones, generando empleo y riqueza en industrias creativas. Hace poco, en colaboración con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y la Agencia Caribeña para el Desarrollo de las Exportaciones, el ITC terminó un proyecto de un año destinado a desarrollar esas industrias en todos los Estados miembros del Foro Caribeño del Grupo de Estados de África, el Caribe y el Pacífico

 

Los objetivos del proyecto eran:

• mejorar las competencias en diseño y comercialización de los productores destinatarios,

• mejorar el desempeño de las instituciones de apoyo al comercio en la prestación de servicios de marketing y

• sensibilizar sobre el potencial de las industrias creativas de CARIFORUM a una amplia gama de partes interesadas, incluidos los formuladores de políticas.

 

En el marco del proyecto se impartieron más de 15 talleres y seminarios de formación en diseño, marketing de exportación, recolección de datos y organizaciones de apoyo empresarial. Entre los resultados de esas intervenciones cabe mencionar una caja de herramientas basada en la web y un estudio sobre el aporte de las industrias creativas a la economía de Trinidad y Tabago. También se inauguró una nueva línea de colecciones denominada Contemporary Caribbean Design que se expuso en Design Caribbean, la tan aclamada feria comercial que Caribbean Export inauguró en 2011 para promover productos creativos de la región.

Margaret McGhee vive en Jamaica y llevaba 10 años trabajando en publicidad cuando decidió dedicar su creatividad a la cerámica. A su entender, ‘es innegable que a las industrias culturales no se les reserva el mismo trato que a otras grandes industrias’. Caribbean Export reconoció el problema y propuso una solución. Pamela Coke-Hamilton, Directora Ejecutiva, explica: ‘Tenemos que empezar a considerar las cosas [creativas] como una empresa económica antes bien que cultural, es decir, verlas como bienes de cambio y posibles giros radicales de la economía de todos nuestros países.’

Incorporación del trabajo de joyeras mexicanas en el mercado estadounidense

México cuenta con una gran cantidad de fabricantes de joyas, principalmente mujeres, que opera a micronivel. Se trata de un grupo muy fragmentado, pero que comparte un legado de diseño y artesanía, sobre todo, en el trabajo de la plata y los abalorios. En 2009, en la reunión anual del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC por su sigla en inglés), el ITC contrajo el compromiso de contribuir a la promoción del comercio intrarregional de los países del APEC y poco después, en el marco de su programa Las mujeres y el comercio, identificó México como uno de los países donde empresas que pertenecen a mujeres podían vincularse en forma más efectiva con compradores de Estados Unidos.

Durante su intervención, el ITC dividió a las diseñadoras de joyas en dos grupos: aquellas cuyo trabajo estaba listo para exportar, o casi, y aquellas que se encontraban en las primeras etapas de desarrollo del producto y preparación del negocio. En el caso de las diseñadoras establecidas por cuenta propia que ya vendían sus colecciones en el país y el exterior, el ITC se propuso dotarlas de los conocimientos y recursos necesarios para entrar con éxito en el mercado estadounidense. El logro de ese objetivo repercutiría entonces en otras mujeres, pues las diseñadoras suelen subcontratar la fabricación y venta de sus colecciones. En 2011, el ITC organizó la participación de un grupo de esas artesanas en la feria de joyería de Nueva York para que barajaran la comercialización de sus productos con conocimiento de causa, establecieran contactos y conocieran mejor el paisaje competitivo.

En cuanto a las diseñadoras con menos experiencia en fabricar productos de exportación, el ITC contrató consultores mexicanos que les impartieron una serie de sesiones de formación sobre diseño y calidad, así como consultores estadounidenses que las instruyeron sobre fijación de precios y requisitos de acceso al mercado. Elaborada en colaboración con el Ministerio de Economía de México, esa iniciativa contó con el apoyo del Departamento Británico para el Desarrollo Internacional e incluyó instituciones de apoyo al comercio a fin de capacitarlas para que apoyaran mejor a las joyeras en su expansión a mercados extranjeros.

Estos proyectos, pequeña muestra de las numerosas iniciativas tomadas por el ITC para desarrollar las industrias creativas, no solo demuestran la idoneidad de poner conocimientos y recursos a disposición de las artesanas, sino también que ellas y las organizaciones de apoyo al comercio con las que trabajan están empeñadas en generar empleo y crear mercancías de alta calidad que puedan abrir las puertas de mercados internacionales.