Features

Oportunidades y obstáculos de los PMA en las cadenas de valor

30 septiembre 2013
ITC Noticias
Cómo pueden las empresas de los PMA escalar en la cadena de valor.

La fragmentación y la separación política de las actividades de producción han creado nuevas oportunidades para los PMA, y les han permitido participar en los mercados globales. Esto significa que los PMA pueden participar en una o más fases de los procesos de producción, puesto que no tienen que saberlo todo acerca del producto final para integrarse en las cadenas de valor mundiales.

Por ello, muchos PMA, a pesar de las deficiencias en materia de suministro y capacidades institucionales, están abriéndose camino en un sistema de producción internacional en constante evolución. Algunos PMA se han creado un nicho propio en múltiples cadenas de producción transfronterizas (de productos básicos). Esto también ha supuesto para ellos una oportunidad para dar un paso más hacia la industrialización, pues han podido mostrar sus competencias en una o más fases del proceso de producción. Dicho de otro modo, los PMA pueden especializarse en un conjunto de actividades más concretas en la cadena de valor, y obtener por ello una cierta rentabilidad económica.

Muchos PMA ya han demostrado que gozan de ciertas ventajas en cuanto a agricultura y recursos naturales, además de unos procesos de fabricación sencillos. Con todo, las compañías basadas en los PMA no suelen ser los líderes o proveedores principales en las cadenas de valor, sino que a menudo se encuentran en el segundo o tercer nivel. De ahí que sea necesario que las empresas de los PMA mejoren sus capacidades, a fin de conseguir más valor en el proceso de producción. Esta mejora debe darse tanto a nivel del producto como del proceso. Sin embargo, si las empresas de los PMA se muestran incapaces de hacer frente a los riesgos y los retos del clima comercial mundial, ello dará lugar a que se les margine, e incluso excluya, de la nueva estructura de producción internacional.

Participación de los PMA en las cadenas de valor

El grado de participación de los PMA en las cadenas de valor mundiales varía en función del sector y los segmentos de dichas cadenas: producción, procesamiento o márketing. Los datos obtenidos tras un estudio del ITC llamado Participation of the Least Developed Countries in the Global Value Chain: Trends, Determinants and Challenges revelan que el 67% de los PMA están en África, y que la mayoría de estas cadenas de valor están vinculadas con países africanos, asiáticos e insulares (en este orden). Dado que los países africanos cuentan con productos agrícolas, minerales y otros recursos naturales, el 70% de sus cadenas de valor están relacionadas con dichos sectores primarios. Por otro lado, las cadenas de valor de los PMA asiáticos se centran principalmente en productos agrícolas y manufacturados, lo cual se corresponde con su estructura económica y la composición de su mercado.

Resulta interesante que la mayoría de las cadenas de valor en las que participan los PMA son pequeñas, lo que indica que las operaciones se concentran en sectores específicos (p.ej., extracción de recursos o producción). La naturaleza y la extensión de la participación de los proveedores de los PMA en las distintas cadenas de valor también se distingue por el capital. Por ejemplo, sus niveles de producción, el nivel de cumplimiento de las especificaciones del comprador, y su habilidad para satisfacer las demandas de suministro de última hora.

Con todo, como los PMA carecen, a menudo, de capacidad de producción y de las habilidades necesarias para satisfacer la demanda, los estudios indican que los proveedores de estos países raramente están preparados para trabajar en el primer nivel de las cadenas de valor mundiales.

De una cadena de valor, se pueden obtener tres tipos de productos: productos no procesados, productos intermedios y productos terminados. Si bien los PMA participan en los tres, el porcentaje de producción en cada una de las fases varía en función de la cadena de valor. El 47% de sus productos son no procesados; el 39%, intermedios; y solo en el 14% de los casos se trata del producto final. Esto supone que las empresas de los PMA pierden una cantidad significativa de valor añadido al exportar sus productos. Además, muestra claramente que los formuladores de políticas (tanto a nivel nacional como mundial) tienen que trabajar más para garantizar que se dé un aumento del valor añadido en los PMA y mejore su participación en las cadenas de valor mundiales.

Los retos del futuro

No cabe duda de que los PMA se encuentran en una situación de desventaja a la hora de explotar todo el potencial de las cadenas de valor mundiales. En agricultura, por ejemplo, entre los retos de producción, se incluyen la falta de productos de calidad, el acceso limitado a tecnología moderna, las operaciones de pequeña escala y la falta de trabajadores cualificados. En la fase de procesamiento, la industria agrícola se ve afectada por lugares de almacenamiento y embalaje deficientes, la falta de una gestión adecuada tras la cosecha, y un bajo control de calidad. Los costes de certificación elevados, un embalaje deficiente, la inestabilidad de los precios, un transporte aleatorio, y la escasez de conocimientos acerca de los mercados internacionales obstaculizan también la promoción de productos agrícolas. Otros sectores como las industrias extractivas o de manufactura se enfrentan, asimismo, a retos similares.

La logística se impone también como uno de los obstáculos principales para el desarrollo de las cadenas de valor en los PMA. Los países sin litoral, tanto africanos como asiáticos, al igual que los Estados insulares en zonas remotas, también están en desventaja. Los países sin litoral carecen de buenas conexiones por tierra hasta los puertos, por lo que solo pueden desarrollar sus cadenas de suministro con los mercados vecinos, normalmente para importar o exportar productos ya finalizados. Además, la volatilidad política de muchos PMA, que impide un clima laboral fluido, obstaculiza la potencial participación completa de estos países en las cadenas de valor mundiales.

Aunque numerosos países ya han tomado medidas para eliminar este tipo de obstáculos (desde obtener el permiso o certificado adecuado hasta facilitar los trámites aduaneros), el desarrollo de cadenas de suministro competitivas en los PMA todavía es incipiente. Si bien es cierto que crear start-ups es ahora menos costoso en muchos países, los costes siguen siendo muy elevados para las PYME. Por si fuera poco, la existencia de trámites aduaneros complejos también ha impedido que los PMA participen más en las cadenas de valor mundiales.

Enfrentarse a los retos

Sin lugar a dudas, la política pública desempeña un papel esencial para que los PMA logren una mayor participación en las cadenas de valor mundiales. Para facilitar dicho proceso, se pueden tomar las siguientes medidas: ampliar la capacidad productiva de los PMA; crear infraestructura comercial; mejorar el acceso a productos frescos y la logística; desarrollar políticas con visión de futuro en materia de comercio e industria; y promover la movilidad social.

Para reforzar su posición en las cadenas de valor mundiales, las empresas de los PMA tienen que mejorar su capacidad económica, los procesos de producción y sus productos. Con todo, escalar en la cadena de valor no implica necesariamente escalar también en cuanto a movilidad social (y aumentar el salario de los trabajadores). Para que esto suceda, los PMA tienen que desarrollar políticas que capaciten a sus empresas y trabajadores para mejorar económicamente y subir puestos en las cadenas de valor mundiales.