Features

Más integración, menos pobreza

2 julio 2015
ITC Noticias

África es la región menos integrada del mundo en términos de flujos comerciales internos. El comercio entre los países africanos lleva décadas rondando el 10% del total del continente; muy por debajo del 70% en Europa, el 50% en Asia e incluso el 20% en América Latina. Una investigación llevada a cabo recientemente por el ITC muestra que las exportaciones africanas, a menudo, se enfrentan a barreras comerciales mayores en países vecinos que en otras partes del mundo.

Sin embargo, el 10 de junio, los líderes de 26 países del África Oriental y Meridional mostraron su intención de querer aprovechar los dividendos económicos de un mayor comercio regional, reuniéndose en el complejo turístico Sharm el-Sheikh en el Mar Rojo, Egipto, para firmar un acuerdo para crear una Zona Tripartita de Libre Comercio.

Juntas, las tres comunidades económicas regionales suscritas en el acuerdo, es decir, la Comunidad del África Oriental (CAO), la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo (SADC) y el Mercado Común del África Oriental y Meridional (COMESA), representan el 58% del PIB del continente y tienen una población de 600 millones.

El apoyo a la integración regional, y particularmente al comercio Sur-Sur y a las inversiones, es una parte central del trabajo del ITC. Nuestra experiencia confirma que firmar un acuerdo no es suficiente para garantizar que el comercio intrarregional florezca. Incluso tras reducir los aranceles, o eliminarlos oficialmente, los complicados trámites aduaneros, los obstáculos en materia de infraestructura y el exceso de medidas no arancelarias pueden frenar el comercio y hacer que las empresas ni siquiera intenten operar con sus países vecinos. Además, en muchas ocasiones el comercio regional se obstaculiza debido a las limitaciones de la oferta. A veces, sin embargo, los problemas son más sencillos: los comerciantes simplemente no saben que existe un acuerdo regional.

El ITC trabaja con gobiernos, el sector privado e instituciones de apoyo al comercio y a las inversiones para asegurar que las empresas, especialmente las PYME, estén equipadas para aprovechar los acuerdos comerciales.

Nuestros proyectos y programas aumentan el acceso a la inteligencia comercial y de mercado. Incluso antes de que los Miembros de la OMC firmaran un acuerdo sobre facilitación del comercio a finales de 2013, nosotros ya ayudábamos a países de todo el mundo a reformar sus trámites aduaneros, con el fin de reducir los costes y simplificar el paso de los bienes y servicios por las fronteras.

Durante los últimos años, nuestros programas más extensos se han centrado en las medidas no arancelarias, que pueden aumentar los costes comerciales en lo que equivale a un 20%-30% de los impuestos de importación. A través de encuestas empresariales y diálogos con múltiples interesados, el ITC ayuda a identificar las principales barreras a las importaciones y exportaciones a las que se enfrentan las empresas en un país determinado, y desarrolla recomendaciones para políticas o mecanismos que aborden o eliminen dichas barreras. A menudo, las políticas que las empresas identifican como los principales obstáculos al comercio son domésticas, como, por ejemplo, los complicados trámites para recibir la certificación necesaria para exportar. Si queremos que los acuerdos de comercio regional tengan éxito es vital que encontremos soluciones a estos problemas; unos problemas que en gran parte se encuentran en nuestro propio país y no en el de nuestro asociado comercial.

Una integración del comercio regional eficaz puede promover el crecimiento y la prosperidad a nivel nacional y regional, y esto, según sugieren las investigaciones, contribuye a la paz y seguridad. Los acuerdos de comercio regional, si se diseñan y aplican bien, pueden conducir a una mayor integración en el comercio mundial y en las cadenas de valor internacionales. La capacitación dirigida puede hacer que las PYME competitivas prosperen en los mercados regionales.

En el ITC estamos preparados para apoyar a los Estados miembros de la Zona Tripartita de Libre Comercio y a cualquier otro país o región, ya sea en África, Asia, América Latina o el Pacífico, a alcanzar una mayor integración regional. Es una de las mejores herramientas a nuestra disposición para promover el comercio, la prosperidad, la paz y, sobre todo, reducir el número de personas que viven en la pobreza.