Features

La cadena de suministro del sector algodonero avanza hacia un futuro sostenible

8 diciembre 2015
ITC Noticias

¿Qué es una norma de sostenibilidad? En resumen, es un conjunto de principios y criterios que definen unas buenas prácticas sociales y ambientales en un sector, un grupo o una industria específicos. Estas normas, a menudo, son privadas y han sido desarrolladas por un grupo amplio de partes interesadas. En la mayoría de los casos, también se utiliza un programa de verificación que garantice el cumplimiento con la norma.

Las normas de sostenibilidad pueden ayudar a las empresas, los gobiernos, los consumidores, las ONG, el sector financiero y a otras partes interesadas a tomar decisiones de abastecimiento, filtrar productos y materias primas no deseados, separar los productos sostenibles de los que no lo son y fomentar la transformación del mercado a favor de unos productos más responsables. Al integrar normas de sostenibilidad en las políticas nacionales, los gobiernos pueden causar impacto y aumentar la adopción de prácticas positivas.

El sistema de normas Better Cotton es un enfoque holístico a la producción sostenible de algodón que abarca los tres pilares de la sostenibilidad: medioambiental, social y económico. Cada uno de los elementos, desde los principios y criterios de producción hasta los mecanismos de seguimiento, que muestran los resultados e impactos, trabajan conjuntamente para apoyar el sistema de normas Better Cotton y la Iniciativa Better Cotton (BCI), y aumentar la fe en un algodón mejor. El sistema está diseñado para garantizar el intercambio de buenas prácticas y promover el aumento de las acciones colectivas para que el algodón sea reconocido como un producto básico sostenible.

La BCI es una organización sin ánimo de lucro que administra las normas globales para un algodón mejor y reúne a la compleja cadena de suministro del algodón. Existe para mejorar la vida de los productores de algodón, el entorno donde crece y el futuro del sector.

La BCI amplió su base de afiliados a más de 600 organizaciones de toda la cadena de suministro del algodón, consiguió una producción mejor para casi el 9% de la producción mundial y alcanzó a un millón de cultivadores. Al promover la adopción de estas normas y mejorar los resultados de los productores de algodón, la BCI ha aprendido tres lecciones.

LA COLABORACIÓN ENTRE SECTORES ES ESENCIAL PARA PROMOVER EL CAMBIO

Por sí solo nadie podría haber conseguido los resultados que la BCI ha conseguido en los últimos cinco años. Un ejemplo es un uso de agua y pesticidas hasta un 14% menor por parte de los granjeros de Better Cotton en 2013 en comparación con el resto de granjeros en la India o Pakistán.

Esto se alcanzó gracias a los asociados (agentes de las cadenas de suministro y sin ánimo de lucro), que forman a los granjeros; los verificadores, que visitan los campos, y los comerciantes, los hilanderos y las marcas que crean la demanda. La BCI ha podido generar estos resultados porque ha conseguido unificar al sector alrededor de la idea de que para 2020 el 30% del algodón mundial sea 'Better Cotton' (algodón mejor).

El siguiente paso es que los gobiernos y las demás organizaciones nacionales integren los principios de un algodón mejor en sus políticas agrícolas nacionales. Un ejemplo de esto es la Asociación de cultivadores de algodón brasileños (ABRAPA), un asociado de la BCI que ha tomado como referencia la Norma Better Cotton y ha igualado su norma a esta, con lo que los cultivadores brasileños ahora pueden acceder a nuestra creciente base de miembros.

IR MÁS ALLÁ DE LOS RESULTADOS PARA DEMOSTRAR EL IMPACTO

Las normas de sostenibilidad son unos de los pocos medios comprobados para conseguir una producción y un comercio más sostenibles. No obstante, es necesario que todos comprendan el impacto y los resultados a largo plazo que supone integrar estas normas. Los gobiernos tienen la obligación de demostrar que sus políticas proporcionan un verdadero cambio en las vidas de los productores. Al demostrar el impacto y compartir información con los gobiernos, la BCI puede mostrar que la Iniciativa realmente marca una diferencia. Actualmente, la BCI participa en dos evaluaciones de impacto: con la Copenhagen Business School en Punjab/ Gujarat, India, y en Punjab/Sindh, Pakistán, y con el Natural Resources Institute de la Greenwich University en Andhra Pradesh, India (2015-2018).

INTEGRAR EL ÉXITO EN LAS ESTRATEGIAS A LARGO PLAZO

Por último, para que una norma tenga éxito, deben beneficiarse todos los agentes de la cadena de valor. El coste de proporcionar una materia prima más sostenible se debe integrar en la actividad empresarial diaria. Para ello, la BCI ha introducido una tasa basada en el volumen que se cobrará a los minoristas teniendo en cuenta su consumo de algodón Better Cotton. Esta tasa pasa a un fondo que se reinvierte para formar y supervisar a los granjeros. A medida que más marcas se unan a la BCI y aumente el consumo, la tasa disminuirá.

Mediante la colaboración entre los agentes de la cadena de suministro del algodón, la BCI cree que el algodón Better Cotton se puede convertir en un producto básico y ayudar a crear un sector del algodón más fuerte.