Features

Juntos por la ruta comercial para erradicar la pobreza después de 2015

16 septiembre 2014
ITC Noticias

Gracias a la pashmina, las cosas van mejor'. Ahora tenemos comida y nuestros hijos van a la escuela. Sin embargo, aún tenemos que hacer frente a algunos problemas. La cabras montesas Changra que criamos enferman y necesitan medicinas. Si tan solo pudiésemos tener unas pocas más nos ayudaría muchísimo.' Estas son las palabras de Dhorje Gurung, un productor de pashmina de Ghani, Nepal.

Como el resto de agricultores, pequeños productores o comerciantes locales que se benefician del Marco Integrado Mejorado (MIM), el Sr. Gurung tiene claro cómo el comercio ha mejorado su nivel de vida. Tiene siete hijos y sabe muy bien cómo criar cabras Changra en terrenos difíciles pero las adversidades climáticas junto con las malas infraestructuras, las enfermedades y la falta de acceso a créditos o mercados hacen imposible que alcance su máximo potencial.

Su situación resume el propósito de la asociación del MIM: utilizar el comercio como una herramienta para sacar a las personas de la pobreza y dirigir a las comunidades hacia el desarrollo sostenible. Al igual que en el caso del Sr. Gurung, puede tener impactos positivos en otros indicadores de desarrollo claves como la seguridad alimentaria, el empleo, la sanidad y la educación.

En Nepal, la pashmina es un sector prioritario, y el Proyecto de Mejora de la Pashmina y Apoyo al Comercio (PETS) del MIM encaja perfectamente con la estrategia del país. Este proyecto se puso en marcha en marzo de 2014, en asociación con el Ministerio de Comercio, el ITC y la Asociación para la industria de la pashmina en Nepal, y pretende reforzar la competitividad de la pashmina de Changra a través de un mayor reconocimiento de la marca y la mejora de la calidad del producto.

REDUCIR LA POBREZA A TRAVÉS DEL COMERCIO

El MIM es una asociación mundial única entre los PMA, los donantes y las agencias internacionales. Es el único programa de APC dedicado exclusivamente a los PMA.

En Gambia, por ejemplo, el MIM y sus asociados se esfuerzan por mejorar el nivel de vida de las comunidades. Esto lo consiguen apoyando la creación de cultivos resistentes a la sequía y mejorando las oportunidades de mercado para los agricultores rurales. Los productos agrícolas nacionales, como los anacardos o el sésamo, están respaldando el crecimiento del sector turístico, y los hoteles y restaurantes compran cada vez más productos locales. La meta del proyecto es aumentar la venta de anacardos, cacahuetes y sésamo en un 3% gracias a las nuevas oportunidades de exportación, la diversificación de los productos, un mayor valor añadido, la mejora de la calidad y el fortalecimiento de las instituciones que apoyan al sector.

EL COMERCIO EN EL PROGRAMA POSTERIOR A 2015

Igual que la mayoría de las organizaciones internacionales, el trabajo del MIM se ha guiado por los ODM. El documento final del GTA sobre los ODS hace hincapié en dos conceptos que forman el núcleo del trabajo de la asociación del MIM. Estos son la responsabilidad primordial que cada país tiene de su propio desarrollo económico y social, y el papel que desempeñan las políticas y estrategias nacionales; y la importancia que tiene una participación conjunta entre los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y las agencias internacionales para lograr un desarrollo sostenible.

Entre los ODS encontramos dos que son especialmente relevantes para el trabajo del MIM: doblar el porcentaje de exportaciones mundiales de los PMA (ODS 17) para 2020 y promover un crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, un empleo pleno y productivo, y un trabajo decente para todos. Para alcanzar estos objetivos, el documento final pide un 'incremento en la APC para los PED, especialmente los PMA, entre otros a través del MIM para los PMA'. Más allá de estos dos ODS con un componente comercial claro, el trabajo que el MIM dedica a incrementar los ingresos de los más desfavorecidos tiene el potencial de impactar de forma positiva sobre otros objetivos de desarrollo como la igualdad, la educación, la sanidad o la seguridad alimentaria. La cooperación entre las agencias internacionales seguirá siendo vital para alcanzar estos objetivos.

En el nuevo programa, la erradicación de la pobreza sigue siendo la batalla más difícil. Para ganarla, se debe realizar un cambio transformativo en distintas áreas, entre otros abordando la desigualdad de género, reforzando a las empresas, desarrollando las cualidades e incrementando el uso de la tecnología. Aunque los asociados del MIM ya trabajan en ello, pueden contribuir aún más, especialmente a través de la capacitación.

En Camboya, por ejemplo, el MIM y otros asociados para el desarrollo, que incluyen la UE, la CFI y el sector privado, están respaldando el sector del arroz molido para alcanzar la meta de 1 millón de toneladas métricas exportadas para 2015 fijada por el gobierno. El apoyo del MIM forma parte de un programa gubernamental para el desarrollo de las PYME del sector de la agroindustria cuyo objetivo es reforzar y diversificar los productos y la capacidad de exportación de arroz molido. Esto añade valor al arroz con cáscara, lo que, a su vez, genera empleo y mayores beneficios para todos los involucrados en la cadena del arroz, desde agricultores a molineros. Gracias a las importantes mejoras en la calidad del arroz molido, el arroz aromático camboyano ganó por segundo año consecutivo el premio de 'mejor arroz del mundo' en la conferencia Rice Traders World Rice de 2013 celebrada en Hong Kong.

PERSPECTIVAS DE FUTURO

Actualmente, el MIM está inmerso en un proceso de evaluación integral que permitirá a sus asociados determinar el futuro del programa una vez concluya esta fase en 2015. Si se prolonga, el MIM deberá reforzar su contribución en áreas esenciales para alcanzar un desarrollo sostenible pleno en los PMA. Su prioridad será integrar a los PMA en la cadena de valor mundial para garantizar que estos países también puedan disfrutar de un futuro sostenible a largo plazo.