Features

Integrar a las pymes en el proceso de la sostenibilidad

8 diciembre 2015
ITC Noticias

En este momento en que el mundo acepta el reto de los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), uno de los factores cruciales será la participación de las pymes.

Se calcula que constituyen el 95% de las empresas del mundo y que dan trabajo a más de la mitad de sus trabajadores; algunas a dos personas, otras a 250 o más. Son el equivalente a la materia oscura en el universo: son omnipresentes y constituyen una amplia parte de la actividad social y económica. Sin embargo, históricamente no se ha prestado demasiada atención a las pymes en el programa mundial.

El concepto tradicional de la participación empresarial en los objetivos definidos a nivel intergubernamental es el de una multinacional que forma asociaciones público- privadas y a menudo implica a una agencia multilateral.

No obstante, crece la comprensión de que si se quieren cambiar las prácticas de producción y consumo desde su raíz (Objetivo Mundial 12), tendrán que participar las empresas de todos los tamaños. Esto incluye desde las pequeñas empresas o cooperativas agrícolas hasta las sofisticadas empresas emergentes de rápida expansión de Silicon Valley. Lo mismo cabe decir de una mayor participación de las mujeres, de la capacidad productiva en el mundo en desarrollo, de los trabajos decentes que sacan a las personas de la pobreza, etc.

De hecho, los Objetivos Mundiales hacen referencia a las pymes en los Objetivos 8 (crecimiento económico sostenible y trabajo decente para todos) y 9 (industrialización inclusiva y sostenible). Entre los días 26 de junio y 8 de julio se celebró en Nueva York el Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible, designado para proporcionar liderazgo político para los Objetivos, donde se hicieron numerosas referencias a estas unidades económicas.

La gran pregunta es cómo involucrar a estas empresas heterogéneas, dispersas, por lo general preocupadas con su rentabilidad y a menudo desbordadas con trámites burocráticos.

AUTOEVALUACIÓN

Un comienzo para las empresas podría ser comprobar si son responsables a la hora de hacer negocios y si tratan a sus clientes, empleados, vendedores y vecinos con respeto. Como siguiente paso podrían fijar unos compromisos vinculados con Objetivos Mundiales específicos. Hay muchos temas de donde elegir: clima, agua, salud o educación, entre otros.

El Pacto Mundial de las Naciones Unidas, la mayor iniciativa de sostenibilidad empresarial, ofrece a las empresas una plataforma integral que les permite alinear sus operaciones y cadenas de valores con objetivos sociales y de sostenibilidad más amplios. La iniciativa cuenta con más de 8.000 participantes, el 55% de ellos pymes. Colabora con organismos de las Naciones Unidas como el ITC y la Organización de la ONU para el Desarrollo Industrial (ONUDI), a fin de incorporar a las pymes en el mundo de la sostenibilidad.

Trabaja, por ejemplo, con el ITC en cuestiones de cadenas de suministro inclusivas. Nuestros Principios para el Empoderamiento de las Mujeres (PEM) ofrecen orientación sobre las mujeres en el lugar de trabajo, en el mercado y en la comunidad. El Principio 5 anima a las empresas a expandir sus relaciones comerciales con empresas dirigidas por mujeres y con empresarias. La Exposición y Foro de Mujeres Proveedoras, dirigida por el ITC, ofrece a los participantes del Pacto Mundial y a los signatarios de los PEM una oportunidad para poner en práctica el Principio 5 de los PEM y establecer relaciones con competentes empresas en propiedad de mujeres de todo el mundo.

PARTICIPACIÓN SOSTENIBLE

Asimismo, las normas empresariales privadas que el ITC ofrece para los distintos sectores ha fortalecido la capacidad de productores, exportadores, formuladores de políticas y compradores para que puedan participar en un comercio y una producción más sostenibles. El Pacto Mundial ha reconocido utilizar la herramienta Standards Map en numerosas ocasiones.

De forma más específica, la herramienta ha sido esencial para crear soluciones prácticas y expansibles para el sector alimentario. El organismo desarrolló los Principios empresariales para la agricultura y la alimentación a modo de guía para los sistemas alimentarios sostenibles. Standards Map ayuda a traducir estos principios en procesos operativos.

Hace unos meses, el Pacto Mundial declaró que comprendía la opinión, o incluso la percatación, de las pymes con lo que respecta a los nuevos ODS. Junto con la ONUDI y Sedex, un consorcio mundial que ayuda a más de 20.000 empresas, en su mayoría pymes, a enfrentarse a los requisitos de los informes de sostenibilidad, encuestamos a pymes a nivel mundial.

Si bien el conocimiento sobre los antiguos Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y los nuevos Objetivos Mundiales era escaso, un número importante de empresas (una de cada cinco) al menos tenía alguna idea básica. En lo que se refiere a los principios de sostenibilidad, las empresas mostraron disposición a la vez que precaución. La mayoría desearían recibir apoyo de sus gobiernos para definir y establecer normas de sostenibilidad, y ayuda de multinacionales de gran escala en sus cadenas de suministro. El mayor grado de confianza lo depositaban en una colaboración cercana y en la asistencia de entidades como Sedex, el Pacto Mundial, la ONUDI o el ITC.

Integrar a las pymes en el proceso de implementación de los Objetivos Mundiales es importante. Y, a pesar de ser un gran reto, todos se muestran más dispuestos de lo esperado.