Stories

Inclusividad y sostenibilidad en el comercio mundial

29 marzo 2012
ITC Noticias

En junio, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Rio+20) congregará a líderes del mundo entero en Rio de Janeiro, Brasil. El objetivo de la Conferencia es renovar el compromiso político con el desarrollo sostenible, evaluar el avance en la aplicación de los acuerdos y resultados de las cumbres anteriores y abordar nuevos retos.

En aquellas dos ‘cumbres de la Tierra’ se reconoció el papel del comercio en el desarrollo sostenible por asignar escasos recursos con mayor eficiencia, estimular el crecimiento y aumentar los niveles de ingresos.
En estos últimos años se descubrió que los objetivos de la liberalización del comercio, la protección del medio ambiente y el desarrollo socialmente inclusivo no tienen por qué estar reñidos y pueden apoyarse unos a otros.
En el ITC, nuestros programas parten del supuesto que se pueden conseguir logros en esos tres campos. Estrategias de exportación diseñadas con esmero permiten explotar el poder del comercio en formas benéficas desde el punto de vista social y ambiental.

Este año también es importante para el sistema mundial de comercio, pues los más altos funcionarios de comercio y representantes de la sociedad civil de todas partes del mundo participarán en la UNCTAD XIII. Tal como señala en este número de Forum de Comercio Internacional el Dr. Supachai, Secretario General de la UNCTAD, la conferencia ofrece a los dirigentes la oportunidad de subrayar el hecho de que el comercio ha de ser el núcleo del programa de desarrollo sostenible.

El concepto de economía verde es una perspectiva del desarrollo sostenible que gana terreno, en particular, a medida que los efectos del cambio climático y la superpoblación en contextos urbanos resultan cada vez más evidentes. Achim Steiner, Director Ejecutivo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), entiende que la economía verde es baja en carbono, eficiente en el uso de recursos y socialmente inclusiva. La demanda de productos
y servicios respetuosos del medio ambiente ofrece a los países en desarrollo enormes posibilidades de aumentar los medios de subsistencia de sus ciudadanos y preservar el entorno natural. El Sr. Steiner cita el ejemplo de productos basados en la biodiversidad tales como cosméticos, medicamentos e ingredientes alimentarios naturales. A su vez, la demanda de bienes cuya producción se certifica sostenible refuerza el incentivo económico de preservar el medio ambiente y aumenta los ingresos de familias rurales.

El ITC trabaja directamente con productores y exportadores para apoyar la economía verde. En el marco de su Programa de Comercio, Cambio Climático y Medio Ambiente (TCCEP por su sigla en inglés), el ITC ayuda a exportadores peruanos de productos basados en la biodiversidad a superar obstáculos de regulación para entrar en el mercado estadounidense y a 500 mujeres zambianas a colocar sus productos naturales en centros de ecoturismo de alto nivel, ofreciendo una importante corriente de ingresos a personas que en caso contrario dependerían de la agricultura de subsistencia. La labor del ITC relativa a la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadastiene por objetivo comprender el comercio de especímenes y la forma de limitar su impacto en la flora y la fauna. Mediante ese programa también se ayuda a exportadores de té y frutas de Kenya a implementar estrategias de mitigación del cambio climático y adaptación al mismo.

Huelga decir que tenemos que ser realistas sobre lo que puede lograr la economía verde en términos de desarrollo mundial; tal como Augusto López-Claros del Banco Mundial se pronuncia con tanta claridad sobre este tema, los gobiernos deben formular políticas y crear instituciones que propicien un crecimiento sostenible, pero en la mayoría de los casos, es muy probable que los objetivos de creación de riqueza predominen sobre los ambientales.

En el ámbito de la Ayuda para el Comercio, el ITC seguirá ayudando a países en desarrollo a identificar oportunidades en la economía verde. Mientras tanto, los asociados en el desarrollo deben facilitar la colaboración entre gobiernos y sector privado para posibilitar tanto un desarrollo económico que sea socialmente inclusivo, como la protección ambiental.