Features

Impulsar la integración regional en África, el Caribe y el Pacífico

6 julio 2015
ITC Noticias

La integración regional continúa estando presente en las mentes de muchos líderes de las regiones de África, el Caribe y el Pacífico (ACP), lo que muestra la gran voluntad política para sacar este asunto adelante. Instituciones y agencias internacionales trabajan estrechamente con los países en una serie de iniciativas para acelerar el progreso.

La Secretaría y los miembros del Grupo de Estados de ACP han reconocido que la integración en la economía mundial es un paso importante para reducir y erradicar la pobreza, y alcanzar la prosperidad, la paz y la seguridad.

Todos conocen los beneficios económicos de la integración, entre ellos, la creación de mercados más amplios, nuevas oportunidades comerciales, una mayor competencia y una reducción de los precios para el consumidor. También puede ayudar a generar mayores niveles de inversión nacional y extranjera.

La creación de zonas de libre comercio o uniones aduaneras, de las que surgen mercados comunes para bienes, personas, capital y servicios, es la parte básica de la integración regional. Los modelos más avanzados van más allá e introducen una moneda única, así como algunas leyes y políticas comunes.

La razón de ser de los Acuerdos de Asociación Económica (AAE) entre el Grupo ACP y la UE fue que estos también ayudarían a la integración económica regional. Por ejemplo, todos los miembros africanos de la agrupación regional AAE eliminarían las barreras arancelarias entre ellos, lo que impulsaría el comercio intraafricano y entre los países del ACP. Luego, acordarían el grado y periodo para la reducción arancelaria para la UE.

Desafortunadamente, las configuraciones de los AAE no coinciden con las agrupaciones de integración regionales que existen actualmente en el ACP. La agrupación AAE o bien incorporaba no miembros a las agrupaciones regionales existentes, como en el caso de los Estados del CARICOM más la República Dominicana, o bien dividían o fusionaban distintas organizaciones regionales como en el caso de África.

Además, las uniones aduaneras, una vez estén completadas, no coincidirán con las agrupaciones AAE, con la excepción quizá de la Comunidad del África Oriental (CAO). De hecho, una unión aduanera que ya existe, la Unión Aduanera del África Meridional (SACU), cuenta con algunos miembros (Botswana, Lesotho, Namibia, Swazilandia y Sudáfrica) en el AAE de la SADC, que también incluye a Mozambique y Angola.

Parece cada vez más obvio que es probable que cerrar AAE con subregiones o países individuales puede tener serias consecuencias para la integración regional entre los países del ACP. Por esto, el Grupo ACP ha instado a la UE a tener en cuenta los acuerdos comerciales regionales existentes a la hora de finalizar las negociaciones del AAE. Esto permitiría que se complete la racionalización de las agrupaciones regionales del ACP antes de concluir la ejecución completa del AAE integral.

El Grupo ACP está preocupado con esta situación y para afrontar el desafío apoya los esfuerzos de la Unión Africana por fomentar la fusión de las agrupaciones regionales que estén estrechamente interconectadas. En este sentido, congratula a las tres regiones de COMESA, CAO y SADC que lanzaron un acuerdo de libre comercio (ALC) en Sharm el-Sheikh, Egipto, el 10 de junio de 2015.

Tras esto, en Johannesburgo se iniciaron unas negociaciones para elaborar un ALC de alcance mundial. También estamos al tanto de una racionalización de las Comunidades Económicas del África Central, que incluiría la fusión entre la Comunidad Económica de los Estados del África Central (CEEAC) y la Comunidad Económica y Monetaria del África Central (CEMAC). Esta nueva institución comenzaría las negociaciones de un posible ALC con la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO).

El Grupo ACP tendrá que desempeñar un papel líder en esta cooperación interregional, ya que en la cooperación ACP-UE ambas partes reconocen la función que desempeña la integración regional a la hora de promover la cooperación comercial, la paz y la seguridad, de fomentar el crecimiento y de abordar los desafíos transfronterizos.

La infraestructura regional; la gestión sostenible de recursos naturales; la adaptación al cambio climático; la seguridad alimentaria y nutricional, y la transformación agrícola son otras áreas que reciben atención.

La cooperación ACP-UE también respalda a los gobiernos, a los parlamentos y a los agentes no estatales en cuestiones de integración regional. Estos contribuyen con la creación y promoción de zonas de libre comercio y uniones aduaneras para ayudar a las regiones a aprovecharse de los beneficios de las economías de escala y a llevar el desarrollo del comercio a lo más alto del programa de desarrollo.

En las regiones del ACP se llevan a cabo cada vez más actividades para simplificar y armonizar los sistemas y trámites aduaneros nacionales, lo que facilita el paso de los bienes por las fronteras.

El objetivo final es mejorar y acelerar la integración regional en los Estados del ACP para cumplir con las metas que las propias organizaciones del ACP se han marcado. La Secretaría del Grupo ACP continuará apoyando aquellas iniciativas regionales cuyo objetivo sea el desarrollo sostenible de las economías del ACP por el bien de sus ciudadanos.