Features

Gacetilla

12 diciembre 2011
ITC Noticias

Los obstáculos no arancelarios ralentizan el comercio en Asia Meridional

 

Los días 22 y 23 de octubre se celebró la 4a edición de la Cumbre Económica de Asia Meridional (SAES, por su sigla en inglés) en Dhaka, Bangladesh. Su objetivo consistía en potenciar la integración regional en Asia Meridional mediante el diálogo sobre cuestiones relacionadas con la economía. Durante la cumbre, dirigentes de comercio e industria hicieron hincapié en que los obstáculos no arancelarios, la falta de conectividad, el comercio informal y la ausencia de servicios bancarios en las áreas fronterizas constituían los mayores obstáculos para el crecimiento del comercio de la región. Asimismo, mencionaron el caso de los textiles y las prendas de vestir como un ejemplo en el cual los países miembros de la Asociación del Asia Meridional para la Cooperación Regional (SAARC, por su sigla en inglés) tan sólo comercian un 18% de los productos fabricados entre ellos, a pesar de que Pakistán, Sri Lanka, Bangladesh y la India sean los auténticos operadores mundiales del sector. Gran parte del comercio de la SAARC se lleva a cabo con arreglo al sistema de oferta y demanda, y no mediante acuerdos. Como resultado de ello, los países que forman parte de la SAARC están rezagados respecto a otros bloques comerciales, como la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental, en lo que a comercio intrarregional se refiere.

 

India, Brasil y Sudáfrica se comprometen a fomentar el comercio

Durante la Cumbre entre India, Brasil y Sudáfrica celebrada el 18 de octubre, los debates se centraron en la crisis financiera mundial; y el Presidente de Sudáfrica, Zuma, recordó a los participantes las medidas que se están adoptando: ‘Continuamos colaborando estrechamente en áreas como el G20, BRICS, la OMC y el G77, además de China, para afrontar asuntos económicos y financieros.’ El impacto de los problemas financieros de la Eurozona fue una cuestión prioritaria, y los dirigentes presionaron a los gobiernos europeos para que adoptaran medidas, a fin de evitar que la crisis se expanda. India, Brasil y Sudáfrica reforzaron su resistencia a la crisis de la Eurozona mediante la diversificación de sus socios comerciales, y una mayor cooperación con otros PED. Estas tres economías emergentes lograron superar los $EE.UU. 15.000 millones en transacciones comerciales a nivel nacional, objetivo fijado en la primera reunión de la cumbre en 2003, pues alcanzaron la cifra de $EE.UU. 16.100 millones en 2010, y van por buen camino para conseguir el objetivo de $EE.UU. 25.000 millones para el 2015.

 

Más retrasos en la ejecución del Programa de Acción en favor de los PMA

Los delegados que participaron en la 2a Comisión de las Naciones Unidas (Asuntos Económicos y Financieros), organizada el 21 de octubre, advirtieron que retrasar aún más la ejecución práctica del Programa de Acción de Estambul en favor de los PMA llevaría a un deterioro aún mayor de la vida de cientos de millones de personas. El Programa de Acción de Estambul fue adoptado durante la IV Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados (PMA), celebrada el pasado mes de mayo, y establece ocho áreas prioritarias; entre ellas la capacidad productiva, y el desarrollo humano y social. Durante la reunión, representantes de los PMA, los PED sin litoral y los pequeños Estados insulares en desarrollo hicieron hincapié en lo importante que es el comercio justo, invertir más en infraestructuras y aumentar los flujos de ayuda. Los representantes remarcaron que los PMA cuentan con un sistema comercial injusto, y pidieron a los países desarrollados que movilizaran sus recursos para la APC y crearan condiciones de acceso al mercado favorables para todos los productos que proceden de los PMA.

 

El foro regional indica el camino que se debe seguir

A finales de septiembre, se reunieron la Comunidad del África Oriental, el Mercado Común para África Oriental y Meridional, la Comunidad del África Meridional para el Desarrollo y la Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo, con el objetivo de encontrar maneras de llevar a cabo proyectos de infraestructuras en el continente. El porcentaje de transacciones comerciales entre las naciones africanas es el más bajo del mundo; se calcula una cifra aproximada del 3%, frente al 62% en Europa o el 40% en Asia. El problema reside principalmente en una mala infraestructura de transporte, así como en una falta de acceso a electricidad y telecomunicaciones. Según los expertos, cuesta $EE.UU. 1.500 transportar un contenedor de seis metros de Japón al puerto de Mombasa; sin embargo, transportar ese mismo camión hasta Bujumbura, en Burundi, puede costar $EE.UU. 5.000. Por ello, los países del África Oriental y Meridional buscan realizar proyectos de infraestructuras comunes, en el marco de la iniciiativa APC, que se centren especialmente en el desarrollo de corredores de transporte. Asimismo, el foro regional está ejerciendo presión para que distintos países armonicen sus planes maestros de infraestructuras, y está tratando de desarrollar un mecanismo financiero y de ejecución conjunto para el desarrollo de infraestructuras.

 

El desarrollo de las naciones es un punto clave en la orden del día de la COP17

Entre el 28 de noviembre y el 9 de diciembre, se celebró en Durban, Sudáfrica, la XVII Conferencia de las Partes (COP17) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), y la VII Sesión de la Conferencia de las Partes, que sirvió como reunión de las partes (CMP7) del Protocolo de Kyoto.

Se debatió sobre los planes financieros, el sector privado, y el papel que desempeñan las naciones en desarrollo, además de dos temas que trataban sobre el desarrollo económico ecológico. Entre ellos, se incluyó la implantación del Fondo Ecológico para el Clima, aprobada durante la Conferencia de Copenhague de 2009, para financiar los proyectos energéticos en los PED. Aunque existe una ayuda financiera contra el cambio climático de $EE.UU. 100.000 millones anuales para el año 2020, su procedencia es todavía incierta, así como la cantidad de ayuda que pasaría a través del fondo. Éste fue diseñado por un comité de transición, formado por representantes de 25 países en desarrollo y 15 países desarrollados, que presentó una recomendación a la COP para su aprobación.