Features

Fomentar la iniciativa empresarial entre los pequeños agricultores de Uganda

3 julio 2013
ITC Noticias
Hacer uso de las últimas tecnologías para ofrecer información agrícola esencial a las comunidades rurales en Uganda, lo que ayuda a los agricultores a aumentar sus ingresos y mejorar sus medios de vida

Por medio de un canal de información en tiempo real de un smartphone, una plataforma en la nube y una red de intermediarios nominados por pares, la Fundación Grameen quiere cambiar la vida de los pequeños agricultores. Con más de 1.100 trabajadores del conocimiento comunitarios (CKW, por sus siglas en inglés) por toda Uganda, la empresa social conocida como Iniciativa CKW no tiene pensado frenar su actividad por el momento. De hecho, este año, la Fundación Grameen planea doblar el tamaño de la red de CKW en Uganda, ya ha realizado una operación piloto similar en América Latina, y quiere replicar el modelo en otros mercados en un futuro próximo.

Cómo funciona

Los CKW son elegidos por sus comunidades en función de criterios como experiencia en liderazgo y voluntad de servir a la comunidad. Luego, reciben un préstamo para un 'negocio en una caja', que incluye un smartphone con Android, un cargador solar, una balanza y material de marketing.

A través de una aplicación en sus smartphones, los CKW ofrecen información agrícola esencial a sus comunidades, lo que ayuda a los agricultores a aumentar sus ingresos y mejorar sus medios de vida. Se comparten dos tipos de conocimiento básicos: información que contribuye a aumentar la productividad (por ejemplo, buenas prácticas agrícolas, cómo prevenir y tratar enfermedades y pestes, y previsiones meteorológicas), e información que ayuda a los agricultores a conectarse con los mercados e involucrarse en cadenas de valor agrícolas de forma eficaz (por ejemplo, precios de mercado actualizados, y directorios de proveedores y compradores). Este doble enfoque permite a los pequeños agricultores aumentar la cantidad de alimentos que producen, así como maximizar la rentabilidad de los excedentes que venden. Todo ello capacita a los agricultores para aumentar sus ingresos de manera exponencial, y les ofrece el apoyo empresarial que necesitan para dar el salto de una agricultura de subsistencia (solo para el consumo) a una agricultura comercial (para la obtención de beneficios).

Otros canales de comunicación, como el SMS y el Centro telefónico de atención al agricultor, al cargo de un equipo de expertos agrícolas que hablan nueve lenguas locales, complementan las actividades de los CKW y aumentan el acceso a la base de datos sobre agricultura de la Fundación Grameen.

Un intercambio de información en tiempo real

El poder de la tecnología moderna reside en su naturaleza interactiva, y la Fundación Grameen hace uso de ella de varias maneras. Así, la información no solo se difunde en las comunidades rurales a través del canal de CKW, sino que también se recoge y se envía a la base de datos de la Fundación Grameen. Ésta utiliza estos datos para hacer un seguimiento y una evaluación de las actividades de los CKW, lo que permite mejorar continuamente todos los aspectos del programa: el contenido, la tecnología y cómo se ofrecen incentivos a los CKW.

La Fundación Grameen no es la única organización que se beneficia de esta recolección de datos para las sociedades rurales. Los CKW también administran encuestas en dispositivos móviles para sus comunidades en nombre de los asociados de la Fundación, entre los que se incluyen ONG, agencias de desarrollo, organizaciones gubernamentales y empresas del sector privado.

El impacto

Desde sus inicios en 2010, la Iniciativa CKW ya ha proporcionado más de 1.100 CKW a 18.320 pueblos de 36 distritos de Uganda. Ha llegado a más de 176.000 pequeños agricultores con información básica de la base de datos agrícola de la fundación; se estima, además, que al menos 880.000 personas han recibido indirectamente los servicios de información de los CKW. En la actualidad, se producen más de 1,2 millones de interacciones directas con los agricultores, y la cifra es cada vez mayor.

Una evaluación independiente de la Iniciativa CKW realizada por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias, en la que se comparó un grupo de pequeños agricultores con acceso a los servicios de información de los CKW frente a un grupo de control que no gozaba del mismo, dio lugar a las siguientes conclusiones: los agricultores con acceso a dichos servicios experimentaron un aumento de un 34% en el acceso a servicios de extensión agrícola; un 17% en el conocimiento agrícola; y un 45% en el conocimiento sobre los precios de mercado. De entre los agricultores que utilizaban los servicios de los CKW, un 92% indicaron que basaron sus operaciones en la información recibida por parte de los CKW.

El futuro

Mientras el impacto positivo de la Iniciativa siga reflejándose en la investigación y en una mayor inversión por parte de los inversores de la Fundación Grameen, la Iniciativa CKW seguirá creciendo. El mundo está cada vez más conectado gracias a la tecnología, y el sector del desarrollo puede, sin duda, beneficiarse de ello. La Iniciativa CKW mantiene a todos conectados: capacita a las organizaciones para servir mejor a las comunidades rurales, poniéndolos en contacto con los que quieren ayudar; y empodera a los pequeños agricultores para mejorar sus medios de vida, poniéndolos en contacto con el conocimiento y las oportunidades empresariales que necesitan.