Features

Favorecer el crecimiento crear empleo

15 abril 2013
ITC Noticias
Estrategia de creación de marca para el clavo de Zanzíbar, introducir los mangos de Senegal en los mercados europeos y aprovechar el potencial de la piña en el África Occidental

La misión del ITC es posibilitar el crecimiento de las pequeñas y medianas empresas (PYME) en países en desarrollo (PED) y con economías en transición. El ITC trabaja con asociados locales e internacionales, a fin de proporcionar soluciones de desarrollo sostenibles e inclusivas, diseñadas para ayudar a capacitar a las PYME, crear empleo y riqueza, a la par que reducir la pobreza. Proyectos recientes del ITC han respaldado el desarrollo del negocio del clavo en Zanzíbar y el crecimiento de las exportaciones de mangos en Senegal, además de haber aumentado la participación de las PYME en la cadena de abastecimiento de la piña en el África Occidental.

Creación de marca para el clavo en Zanzíbar

El ITC ha estado trabajando con sus asociados en Zanzíbar para desarrollar una estrategia para la creación de una marca para el clavo de la isla. La estrategia se basa en las características de los ciudadanos y del entorno de Zanzíbar, y en la historia de su clavo y de sus especias.

El proyecto comenzó en noviembre de 2012, cuando la República Unida de Tanzanía, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual y el ITC firmaron un memorando de entendimiento para desarrollar la propiedad intelectual y una estrategia de creación de marca para el clavo de Zanzíbar. Desde entonces se han organizado distintos talleres creativos de creación de marcas, en los que han participado más de 100 partes interesadas de los sectores público y privado, y se ha llevado a cabo un análisis competitivo de las tendencias mundiales de embalajes con publicidad que ha ayudado a mostrar cómo funciona mejor la creación de marcas.

Al caminar a través de una pequeña plantación de clavo cerca de un pueblo en la isla de Pemba, inmediatamente se puede percibir el potencial del cultivo más famoso de Zanzíbar. Cuando vemos a las personas trabajando juntas en las comunidades locales para plantar, cosechar, secar y recoger las cosechas de clavo, es sencillo ver por qué el concepto de ‘la ruta de las especias’ atrae a los turistas – es una experiencia totalmente sensorial. Un grupo de empresarias de Stonetown que producen jabones de clavo demuestra cómo una pequeña inversión puede marcar una gran diferencia. Actualmente, todo lo que utilizan para fabricar los jabones es procesado a mano y el embalaje no cumple con las normas internacionales. Aunque el grupo ha adquirido maquinaria para acelerar la producción y mejorar el rendimiento y la rentabilidad, no cuenta con electricidad para utilizarla. Esto requiere una inversión, y el capital no asegurado es prácticamente imposible de obtener. A pesar de estos problemas, existe un gran potencial para que más personas participen en un procesamiento posterior bien gestionado.

A día de hoy, Zanzíbar vende clavo al por mayor por un valor de $EE.UU. 8.000 y $EE.UU. 10.000 la tonelada, lo que significa que permanecen en la isla 1,6 céntimos de cada bote de 20 gramos. Con una buena estrategia de marca y un buen embalaje, esta cifra podría llegar a $EE.UU. 8 por cada bote de 20 gramos. Aquellas ventas destinadas al mercado turístico podrían resultar en que el valor del clavo, una vez restados los costes de embalaje y distribución, sea 30 veces mayor que en el lugar de origen, equivaliendo a aproximadamente $EE.UU. 300.000 la tonelada.

El proyecto del ITC demuestra que se puede añadir un valor importante al clavo y obtener mayores beneficios a lo largo de toda la cadena de valor de Zanzíbar si se desarrolla una estrategia de marca que incluya soluciones de embalaje de mayor calidad. El resultado es que además de proporcionar mayores ingresos para los productores, se crean nuevos puestos de trabajo y una mayor inversión en el embalaje y un procesamiento con un valor añadido.

Ali Mohamed Shein, Presidente de Zanzíbar, es una de las partes interesadas que apoya este proyecto. Se reunió con algunos responsables del ITC en 2013 y les expresó lo satisfecho que estaba con el proyecto y con la oportunidad que brindaba a Zanzíbar de proteger y reforzar la posición de su clavo en el mercado mundial. Destacó la creación de ventajas para los agricultores y las demás personas implicadas en el embalaje y la distribución, así como el fomento de una propuesta de marca más fuerte para el turismo y la habilidad de incrementar las inversiones.

El proyecto ha proporcionado a la región una plataforma estable y una estrategia de marca eficaz para poder desarrollar un negocio de clavo sostenible. De aquí en adelante, lo más importante será encontrar el apoyo adecuado en términos de recursos humanos y financieros. Con estos recursos el proyecto creará un impacto importante en las vidas de los lugareños y en la economía de Zanzíbar.

Introducción de los mangos de Senegal en el mercado europeo

El año pasado, el ITC, respaldado por el Programa del Fondo Fiduciario de los Países Bajos II, llevó a cabo un proyecto para apoyar a la industria del mango de Senegal en el desarrollo de una presencia fuerte en Europa durante los meses de verano, ya que durante esta época los grandes productores como Brasil o Perú no podían abastecer el mercado. Los esfuerzos iniciales se centraron en proporcionar un mejor entendimiento del mercado europeo, de la estructura del comercio y de las necesidades emergentes de los actores, desde los importadores generalistas hasta los especialistas en maduración de frutas exóticas. Un ejercicio completo de segmentación del mercado mostró una serie de segmentos nuevos y de rápido crecimiento, incluidos los orgánicos, de maduración, listos para consumir y los servicios de alimentos. La creación de capacidad para poder competir en estos segmentos sirvió para ofrecer posibilidades sin precedentes a la hora de diferenciarse y a la vez que obtener un mayor valor económico.

Más allá del suministro, el proyecto se centró en los hábitos de compra y consumo de los consumidores europeos y en las oportunidades emergentes. Aprovechar dichas oportunidades requirió un gran esfuerzo y supuso desarrollar capacidades de exportación mediante mejoras de la cadena de valor, a fin de cumplir con los requisitos del mercado. Además, los exportadores senegaleses tuvieron que enfrentarse a otros obstáculos, como el hecho de que los mangos se exportaban principalmente a países europeos francófonos. Se necesitó un gran esfuerzo para fomentar su presencia y reputación en otros países de Europa.

Como resultado, el proyecto se centró en iniciativas dirigidas a superar estos obstáculos a la vez que conseguir un hueco en mercados atractivos. Se definieron dos áreas: aumentar la visibilidad de los mangos senegaleses entre los comerciantes europeos y conectar los exportadores con aquellos importadores que operen en segmentos de rápido crecimiento. La participación de un grupo de exportadores en la feria de comercio internacional Fruitlogistica ayudó a mejorar la reputación de los mangos de Senegal y generó oportunidades de negocio. Asimismo, un modelo de ‘asociaciones de desarrollo’ unió a exportadores con importadores y les mostró los principios de la colaboración.

Los resultados de una campaña de mangos llevada a cabo en 2012 mostraron un aumento del volumen total de exportaciones, de aproximadamente un 20%, además de un aumento de precios. Aunque estos resultados son alentadores, aún no se ha explotado todo el potencial de las exportaciones de mango de Senegal. Las PYME aún están en una etapa temprana en el fomento de las exportaciones, pero se espera que sean la clave para impulsar las exportaciones de mango durante los próximos años.

Apoyo al sector de la piña de África Occidental

El proyecto AGON, llevado a cabo por el ITC entre mediados de 2010 y mediados de 2012, pretendía aumentar la participación de las PYME de una serie de países africanos en el comercio y la cooperación Sur-Sur, centrándose en el sector de la piña. Brindó una oportunidad para evaluar el potencial comercial entre los países de África Occidental y del Magreb, tanto de la piña como de los productos relacionados con dicha fruta.

El proyecto experimentó con un enfoque centrado y orientado al mercado y se centró en fortalecer la cadena de abastecimiento de la piña. En Benin, por ejemplo, esto se llevó a cabo aumentando el acceso de las cooperativas y las PYME a financiación, información innovadora y tecnologías de la comunicación. El proyecto puso un énfasis especial en apoyar a los negocios dirigidos por mujeres.

El proyecto AGON identificó a 200 PYME a lo largo de la cadena de valor de las exportaciones de piña y consolidó la demanda mediante la financiación de más de 4 millones de francos CFA ($EE.UU. 8 millones), principalmente de empresas con un acceso limitado a financiación. El componente del proyecto del ITC se centró en establecer un sistema de ruedas de negocio basado en la web y la comunicación por voz, cuyo objetivo era vincular a los agentes del sector de la piña, especialmente a las mujeres involucradas en el procesamiento, con nuevos compradores y mercados. El programa Acceso de las PYME a financiación ayudó a 70 empresas del sector de la piña, mejorando sus competencias de gestión y desarrollo de un plan de negocio, así como de financiación comercial internacional asociándose con instituciones de apoyo al comercio.

El proyecto AGON ha creado puestos de trabajo y riqueza, ha ayudado a reducir la pobreza y tuvo un efecto positivo indirecto sobre más de 10.000 personas, de las cuales aproximadamente el 80% eran mujeres.