Stories

Empoderar a las mujeres productoras de café de Rwanda

10 enero 2018
ITC Noticias
La plantación de café propiedad de mujeres Sake Farm y más de 2 000 agricultores afiliados se benefician de las inversiones de Sucafina, JDE y el ITC en la cadena de suministro

Una plantación de café propiedad de mujeres de Rwanda espera aumentar su productividad y mejorar sus operaciones gracias a un programa concebido para intensificar la participación de las mujeres en todos los niveles de la cadena de suministro del café y a mejorar el procesamiento en el sector cafetero en el país. Este programa es una iniciativa conjunta del Centro de Comercio Internacional (ITC), Sucafina, un comerciante de productos básicos, y Jacobs Douwe Egberts (JDE), la empresa internacional de té y café.

Además de sus propias operaciones, la plantación Sake Farm de la provincia oriental de Rwanda también respalda a 2 200 agricultores de las zonas colindantes. Con el apoyo financiero de JDE, el ITC y la Fundación Kahawatu (la ejecutora de Sucafina en asuntos de sostenibilidad) mejorarán la infraestructura técnica y las competencias de la plantación y su unidad procesadora. Con ello aumentarán la calidad y la cantidad de café producido, y mejorará la capacidad de la explotación para transmitir conocimientos beneficiosos para los pequeños agricultores, convirtiendo a Sake Farm en un centro de información.

Marie Laetitia Kayitesire, Directora Gerente de Sake Farm, plantó los primeros cafetos de su plantación en 1999 y en la actualidad sus 30 hectáreas están pobladas por plantas de la variedad Arabica Bourbon. En 2003, con el apoyo de USAID, Laetitia Kayitesire recibió una inversión para construir una estación de lavado que da servicio a Sake Farm y compra y procesa el café de los pequeños agricultores de las zonas colindantes.

El poder del café

De hecho, la Directora afirma que su visión con respecto a la plantación siempre ha consistido en valerse del poder del café para forjar vínculos en su comunidad. «Sake Farm ya constituye una importante fuente de ingresos para los habitantes de las zonas colindantes, como mercado para su café y como fuente de empleo. Además, los pequeños agricultores dependen en gran medida de Sake Farm como fuente de información para la mejora de las prácticas agrícolas», agregó.

Además de dirigir Sake Farm, Laetitia Kayitesire también es miembro de la junta del capítulo rwandés de la Alianza Internacional de Mujeres del Café (IWCA) y miembro de SheTrades, una iniciativa del ITC encaminada al empoderamiento y la competitividad de las mujeres empresarias.
Daniel Martz, Director de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de JDE, describe la filosofía subyacente en su participación: «JDE respalda a la Alianza Internacional de Mujeres del Café de Rwanda y a Sake Farm, miembro de la misma, porque creemos que si comprendemos el importante papel que desempeñan las mujeres en el cultivo del café y trabajamos con nuestros socios (Sucafina, Kahawatu y el ITC) podremos mejorar los medios de vida de los caficultores y el café sostenible en Rwanda».

Mentoría

La Directora Kayitesire afirma que el hilo conductor de sus objetivos empresariales es un antiguo dicho popular rwandés: «Umugore n'umugabo ni magirirane; baruzuzanya» que quiere decir: hombre y mujer caminarán juntos en pos de nuestro bienestar. El apoyo del ITC, Sucafina y JDE, una asociación propiciada por Alianzas para la Acción, le permitirá alcanzar esta visión. Actualmente dirige un sistema de mentoría para que los agricultores compartan sus experiencias y para ayudarles a obtener mayores ingresos y ofrecerles vías alternativas para generar ingresos y crear empleo. Sake Farm también propicia la creación informal de grupos de mujeres y oportunidades de desarrollo de capacidades, y las mujeres también pueden acceder a grupos informales de ahorro financiero a nivel de la aldea y de planificación familiar.

Dave Behrends, Socio Gerente y Director de Comercio de Sucafina, señala: «Sucafina sabe que el empoderamiento económico de grupos de mujeres tales como Sake Farm es vital para aumentar los niveles de ingresos de los pequeños agricultores. Nos sentimos orgullosos de poder asociarnos con Kahawatu, el ITC y JDE para respaldar esta iniciativa y ayudar a las vibrantes comunidades cafeteras que conforman el núcleo de nuestro sector».