Features

Empoderamiento de las mujeres a través de la enseñanza de CTIM

6 mayo 2015
ITC Noticias

as mujeres siempre han desempeñado un papel vital en la sociedad y la economía: matriarcas, cuidadoras, asalariadas, líderes en política o formuladoras de políticas. Sin embargo, en muchas partes del mundo, sigue existiendo una gran desigualdad en lo que se refiere a los derechos de la mujer. Desde que se proclamó la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing tras la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer hace 20 años, se han conseguido grandes logros en términos de promoción de la igualdad, el desarrollo y la paz para todas las mujeres y por el bien de toda la humanidad. Esto no quiere decir que la misión está cumplida.

De hecho, los datos recogidos durante nueve años muestran que tendríamos que esperar 80 años para alcanzar la igualdad laboral, según indica el 'Informe Global de la Brecha de Género 2014' del Foro Económico Mundial. El progreso de los cuatro pilares que mide el informe, esto es, economía, política, sanidad y educación, ha sido desigual. A pesar de que muchos países ya hayan alcanzado la paridad en términos de acceso a la educación, en ciertas zonas del mundo ha comenzando a invertirse esta tendencia. Casi el 30% de los países estudiados presentan brechas educativas más amplias que hace nueve años.

Dado que las mujeres representan la mitad de la base de talento potencial de un país, su empoderamiento alberga el mayor retorno posible de la inversión en desarrollo. A medida que las mujeres se hacen más independientes económicamente, también se convierten en importantes consumidoras de bienes y servicios. Además, los estudios muestran que las mujeres son más propensas que los hombres a invertir porcentajes más grandes de sus ingresos familiares en la educación y salud de sus hijos, convirtiéndolos en potentes motores de cambio.

Por tanto, la competitividad de una nación a largo plazo depende en gran parte de cómo educa, forma y equipa a esta mitad de su base de talento. Proporcionarles los mismos derechos, responsabilidades y oportunidades es un buen comienzo.

En este momento de transición al Internet de Todo (IoE por su sigla en inglés), donde las personas, los procesos, los datos y las cosas están conectadas de forma inteligente, aumentan las oportunidades. Especialmente las mujeres pueden beneficiarse de estas interconexiones, ya que les ofrecen una vía tecnológica para intercambiar información, obtener recursos y herramientas, formar y ser formadas.

Pensemos en esto: la World Wide Web apenas comenzó a funcionar en 1993 y el primer smartphone se presentó hace menos de diez años. Hoy, con más de 7.000 millones de personas en la tierra existen más de 10.000 millones de dispositivos móviles. Se estima que para 2018 habrá 21.000 millones de conexiones y dispositivos en red, y que para 2020 se alcanzarán los 50.000 millones. Además de ofrecer vías para la educación y colaboración, el fenómeno del IoE crea nuevas oportunidades de empleo en campos como la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (CTIM). La sociedad mundial no es capaz de seguir el ritmo de la demanda de talentos de TI.

En todos los países se buscan profesionales de las TIC, en prácticamente todos los campos. Sin embargo, en algunas de las economías emergentes, las mujeres representan menos del 30% del personal en áreas como la ciencia, la ingeniería o la física. Muchas empresas dicen tener dificultades para encontrar personal cualificado para puestos tecnológicos. Sin duda, las mujeres son un importante recurso de talento tecnológico sin explotar.

Las competencias en CTIM son la base para formar a la próxima generación de científicos, inventores, ingenieros y empresarios, que son los que abordarán los grandes desafíos de nuestra época. La formación en CTIM hará posible que las mujeres estén preparadas para encontrar carreras profesionales sostenibles, lo que les permitirá maximizar su contribución a sus comunidades y economías.

Empoderar a las mujeres para cambiar el mundo

Existen tres maneras de apoyar un mayor empoderamiento económico de las mujeres y una mayor prosperidad económica:

    ƒƒ
  • Formar a las chicas, específicamente en áreas de CTIM. En muchos lugares hay más mujeres que hombres que reciben educación superior, sin embargo, muchas no se unen a la fuerza laboral o no se quedan mucho tiempo. Al formar a las mujeres en CTIM, estas pueden ayudar a cubrir la falta de profesionales de TI y contribuir a las actividades con una mayor productividad, así como a la competitividad económica. La Cisco Networking Academy ofrece formación y oportunidades profesionales a millones de estudiantes de todo el mundo. La Global STEM Aliance es una inicitiva internacional compuesta por gobiernos, empresas, instituciones educativas y organizaciones no gubernamentales que trabajan juntos para desarrollar la próxima generación de innovadores en los campos de CTIM.
  • Promover los derechos políticos de las mujeres y su participación en política. Dar más poder a la voz de la mujer, especialmente a través del empoderamiento político, es la base para producir cambios políticos trascendentales y, con ello, mejorar las condiciones, los recursos y las oportunidades para las mujeres. Cuando el número de mujeres que participan en la toma de decisiones alcance la masa crítica, sus decisiones, que tienen en cuenta las necesidades de una proporción más amplia de la sociedad, podrán conducir a políticas y resultados más inclusivos.
  • Aplicar la igualdad de género en el trabajo. Los países que invierten en las chicas e incluyen a las mujeres en la fuerza laboral tienden a ser más competitivos. La diversidad de género también promueve la creatividad y la innovación en el trabajo. Con la creciente escasez de talento en gran parte del mundo, desarrollado y en desarrollo, es imprescindible que las empresas tengan acceso al talento femenino.

 

Todos tenemos la capacidad de ser extraordinarios. A veces, solo necesitamos una oportunidad y un contexto adecuado. Nuestro nuevo mundo conectado reúne a la tecnología con los recursos, haciendo posible que todas las mujeres puedan lograr cosas extraordinarias, para ellas mismas, sus familias, sus sociedades y el mundo.