Features

El poder del sector privado

15 abril 2013
ITC Noticias
La Comisión Europea pretende aprovechar el potencial del sector privado, a fin de estimular el desarrollo de los negocios, fomentar el crecimiento sostenbible y crear empleo.

Teniendo en cuenta que el sector privado desempeña un papel central en la promoción del crecimiento, la creación de empleo y la generación de riqueza, creo que las partes interesadas en el desarrollo pueden lograr la erradicación de la pobreza extrema en una generación. En su calidad de asociado activo para el desarrollo, el sector privado puede ayudar a superar los principales retos en cuanto a la eliminación de la pobreza. Programa para el cambio, el proyecto diseñado por la Comisión Europea en pro de una política de desarrollo de la Unión Europea (UE) de mayor impacto que ofrezca mejores resultados, lo reconoce y aboga por una mayor participación con el sector privado para impulsar un crecimiento sostenible e inclusivo en materia de desarrollo humano.

Los retos son duros. La creación de empleo sigue siendo un gran reto para todos los países, especialmente para los PED. Los jóvenes y las mujeres tienen dificultades para encontrar trabajo, y la mayoría de los puestos disponibles son para trabajos en la economía informal. Sin duda alguna, este no es el mejor camino hacia el final de la pobreza.

En respuesta a dicha situación, la Comisión Europea debe apoyar el crecimiento de un sector privado dinámico e innovador y hacer frente a los obstáculos relacionados con la creación de empleo y la generación de ingresos que viven las personas que dependen de la economía informal para su subsistencia. Con este fin, la Comisión tiene que ayudar a los países asociados a adaptar su normativa para que abarque también los negocios y trabajadores informales, fortalecerla, y ofrecer un mayor acceso al desarrollo de capacidades y la protección social de las personas.

La falta de un suministro de energía sostenible y de seguridad alimentaria está obstaculizando el crecimiento y el desarrollo en los países asociados, pero tanto los sectores de agricultura como de energía pueden contribuir enormemente a conseguir un crecimiento sostenible e inclusivo en las economías de los PED. Para luchar contra la pobreza, la Comisión Europea considera que debería existir una mayor cooperación público-privada, y que el sector privado debería desempeñar un papel más importante en la energía y la agricultura. Se necesitarían más esfuerzos para lograr un crecimiento ecológico y cumplir los ambiciosos objetivos de la iniciativa Energía Sostenible para Todos de las Naciones Unidas. La UE contribuye a la misma a través de su programa de Desarrollo Energético, que ofrecerá accesso a energía sostenible a 500 millones de personas más en los PED para 2030.

Uno de los proyectos de la UE llevados a cabo recientemente en el sector del café de Rwanda, Apoyo al Sector Agrícola en Rwanda 2003-2010, ha demostrado cómo el sector privado puede marcar la diferencia en la vida de las personas. El proyecto, que consistió en la construcción de canales de drenaje, obras en las carreteras y formación, ayudó a crear trabajos y mejorar la vida de unos 60.000 agricultores. El informe de evaluación final indicó que las mujeres consiguieron un 40% de los beneficios, y que el proyecto ha mejorado la producción y la exportación del café en Rwanda. La Comisión desea replicar esto en otras iniciativas y seguir apoyando el desarrollo del sector privado local.

En un clima económico caracterizado por la escasez de recursos para obtener asistencia externa y satisfacer las necesidades de financiación a nivel mundial, ofrecer sólo ayuda para el desarrollo no es suficiente para hacer frente a todos los desafíos en materia de desarrollo. Se necesitan más enfoques de financiación innovadores para movilizar más inversiones. El sector privado tiene un papel fundamental en este aspecto. Combinando subvenciones con recursos como los préstamos y la equidad, la Comisión puede aprovechar los fondos adicionales del sector privado para crear empleo e ingresos para los pobres.

El sector privado no solo puede aportar beneficios económicos cuantificables para el desarrollo. Si se siguen una serie de condiciones, como el Estado de Derecho, la buena gestión pública y el respecto por los derechos humanos, el sector privado puede desempeñar un papel esencial en el fortalecimiento de la democracia y la defensa de la justicia social. La Comisión ofrece apoyo económico y político a la Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva, y trabaja con el sector privado para permitir a ciudadanos y parlamentos acceder a información sobre la renta de las sociedades, las regalías y otros impuestos que las compañías privadas pagan a los PED en los que operan. Así, el sector privado apoya la buena gestión pública, la transparencia y la rendición de cuentas.

El potencial del sector privado para poner en práctica soluciones de desarrollo viables es enorme y, por ello, la Comisión Europea continuará abogando por colaboraciones con el sector privado que ayuden a las empresas a favorecer y mantener el crecimiento, así como a crear trabajos, con el fin último de sacar al mundo de la pobreza. Las asociaciones público-privadas ayudarán, asimismo, a las partes interesadas a crear un marco de desarrollo mundial posterior a 2015 más exhaustivo e inclusivo, con el objetivo de eliminar la pobreza y la desigualdad, y garantizar un desarrollo sostenible.