Historias

El ITC ayuda a los Estados del Caribe Oriental con una estrategia para el comercio de servicios

14 diciembre 2015
ITC Noticias

El Centro de Comercio Internacional (ITC) ofrece actualmente asistencia técnica a países del Caribe Oriental con el fin de rediseñar el enfoque adoptado para abrir sus mercados de servicios de manera autónoma, por medio de negociaciones comerciales tanto bilaterales como plurilaterales.

En la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECS, por sus siglas en inglés), el sector de los servicios es la principal fuente de contribución al PIB. El pasado mes de junio, la Comisión de la OECS solicitó la asistencia técnica del ITC con vistas a maximizar la contribución realizada por dicho sector al crecimiento, la creación de empleo y el desarrollo sostenible. Gracias al apoyo del ITC, se pretende revisar las políticas actuales a nivel regional y nacional destinadas al desarrollo de sus sectores de servicios emergentes, así como ofrecer enfoques prudentes en materia de orientación política para que avancen las negociaciones bilaterales y plurilaterales con países terceros en lo que respecta a dichos sectores.

Desde septiembre, el ITC está llevando a cabo evaluaciones exhaustivas de las regulaciones, la legislación y la capacidad institucional de sectores prioritarios en siete de los Estados Miembros de la OECS (Antigua y Barbuda, el Commonwealth de Dominica, Granada, Montserrat, St. Kitts y Nevis, Santa Lucía, y San Vicente y las Granadinas). Los sectores prioritarios (de tres a cuatro en cada país) fueron identificados por diferentes partes interesadas pertenecientes al sector de los servicios público y privado, contando con el apoyo de la Comisión de la OECS y teniendo en cuenta la importancia de los mismos para cada una de las distintas economías. Entre dichos sectores prioritarios se encuentran los siguientes: servicios profesionales, servicios financieros, servicios educativos y turismo.

Uno de los objetivos del proceso en curso consiste en identificar medidas restrictivas en materia comercial en cada sector y desarrollar políticas alternativas para ponerles solución. En la actualidad, el ITC está llevando a cabo consultas con los sectores público y privado de cada país, con el fin de comprender mejor las normativas que regulan las operaciones de los principales sectores de servicios y así hacer frente a las medidas restrictivas existentes, así como empezar a ofrecer respuestas a las mismas. Asimismo, el ITC está trabajando para que la Comisión de la OECS pueda realizar este tipo de consultas y evaluaciones de forma independiente en el futuro.

Por otro lado, el ITC también está revisando de manera detallada los enfoques adoptados por los Estados Miembros de la OECS para la planificación y liberalización de sus compromisos como parte de negociaciones comerciales bilaterales y plurilaterales. Las implicaciones a nivel político tanto de un enfoque "lista positiva" (en la que los gobiernos identifican distintos sectores para la apertura de mercado) como de un enfoque "lista negativa" (en la que los mercados están abiertos en todos los sectores que no están explícitamente excluidos) se están estudiando a fondo, a fin de evaluar su eficacia en la región, de la misma manera que se están revisando las implicaciones políticas de cambiar de un enfoque a otro.

El Director de Comercio Internacional de Santa Lucía, Nigel Edwin, ha aprobado abiertamente la iniciativa, y ha indicado que explorar modalidades alternativas para la planificación de compromisos en materia de servicios otorgaría a los miembros de la OECS información valiosa para guiarles en futuras negociaciones.

Por último, el proyecto perseguirá racionalizar las regulaciones nacionales en la OECS para desarrollar un mercado de servicios integrado y ofrecer directrices claras a los Estados Miembros de la OECS acerca de opciones de negociación prudentes y, al mismo tiempo, salvaguardar el objetivo principal del grupo: conseguir un mercado único de servicios.

Nota para el editor

Acerca del Centro de Comercio Internacional: El ITC es la agencia conjunta de la Organización Mundial del Comercio y las Naciones Unidas. El ITC ayuda a las pequeñas y medianas empresas de países en desarrollo y en transición a mejorar su competitividad en los mercados globales, contribuyendo así al desarrollo económico sostenible que contemplan el programa Ayuda para el Comercio y los Objetivos Mundiales de las Naciones Unidas.