Features

Comercio sostenible para una economía verde

3 julio 2013
ITC Noticias
Integrar productos y servicios ecológicos en los mercados internacionales para incentivar el biocomercio en los países en desarrollo y las economías emergentes

Alo largo de los últimos años, la Iniciativa para una Economía Verde del PNUMA ha trabajado con más de 30 PED y PMA para ayudarles en la formulación y aplicación de reformas e inversiones políticas que actúen como catalizadores para una transición hacia una economía verde.

Todos los países, independientemente de en qué lugar se encuentran en la escala de desarrollo, pueden impulsar sectores económicos estratégicos para que sus procesos de producción sean más ecológicos y puedan aprovechar las oportunidades comerciales de los bienes y servicios que se diseñan, producen, suministran y consumen de manera sostenible. Esto último es fundamental para los PED a medida que se integran mejor en el comercio internacional, especialmente a través de la expansión de las cadenas de valor mundiales.

Un claro ejemplo de ello es el biocomercio. En el Perú, el PNUMA identificó en 2012 que las políticas de liberalización del comercio nacionales que se aplican en un contexto más amplio de estabilidad macroeconómica pueden vincularse con la expansión del acceso al mercado para las 228 empresas privadas que exportan productos procedentes de la biodiversidad local. Facilitar y promover el comercio de dichos productos ha ayudado al Perú a acceder a más de 2.300 millones de consumidores en varios mercados de exportación claves.

Según nuestro análisis, casi un 90% de todas las empresas exportadoras peruanas del sector del biocomercio cuentan con un certificado orgánico, una certificación de comercio justo, o ambos. Si la producción sostenible para la exportación del biocomercio en Perú aumentase en un 40% al año hasta 2020, las ventas internacionales pasarían de los $EE.UU. 110 millones registrados en 2009 a los $EE.UU. 2.700 millones en 2020. De esta manera, este aumento anual crearía más de 250.000 trabajos a lo largo de la próxima década, especialmente en las regiones más pobres del país.

Aun cuando en el altiplano andino se registran los índices de pobreza más altos a nivel nacional, cuenta con algunos de los recursos basados en la biodiversidad más importantes. Huancavelica, la región con el índice de pobreza más elevado del Perú (77,9%), produce recursos que tienen mucha demanda en los mercados internacionales, tales como la quihuicha, la quinoa y la tara. Comunidades de otras regiones del altiplano, como Apurimac, Ayacucho, Puno y Huánuco, también poseen recursos endémicos derivados de la biodiversidad con potencial para impulsar el biocomercio.

Para ayudar al país, el PNUMA llevará a cabo un análisis del sector del biocomercio en el Perú en 2013-2014. El estudio se centrará en cadenas de valor concretas donde es posible mejorar el rendimiento todavía más, simplificar la regulación e identificar la potencial demanda internacional en mercados de exportación clave. El análisis tendrá por objeto racionalizar las intervenciones públicas de apoyo al sector y ayudar a establecer prioridades entre las mismas.

A nivel mundial, la exportación de bienes y servicios comerciales ha crecido a una media de un 5% al año entre 2000 y 2011 (OMC, Informe sobre el Comercio Mundial 2012). Según el Banco Mundial, en los PED, las exportaciones han contribuido significativamente al PIB, y el comercio Sur-Sur por sí solo representó el 50% de las exportaciones en 2010.

Con todo, la relación entre comercio, economía y desarrollo social, y la protección del medio ambiente sigue siendo extremadamente compleja, especialmente en los PED y las economías emergentes. Muchos de esos países dependen, en gran medida, de productos y materias primas procedentes de recursos naturales para las exportaciones, lo que les obliga a tener que diversificar sus economías y adoptar prácticas comerciales más sostenibles.

A este respecto, el PNUMA ha puesto en marcha el Proyecto de oportunidades de comercio y economía ecológicos (GE-TOP, por sus siglas en inglés). El proyecto persigue un triple objetivo: (1) identificar oportunidades de comercio relacionadas con la transición hacia una economía verde; (2) identificar políticas y medidas para aprovechar las oportunidades comerciales que puedan surgir de la transición hacia una economía verde; y (3) ayudar a los gobiernos, el sector privado y otras partes interesadas a desarrollar capacidades para obtener beneficios a partir de oportunidades de comercio sostenibles a nivel nacional, regional e internacional.

Uno de los resultados clave que se esperan del GE-TOP es el informe Economía verde y comercio – Tendencias, desafíos y oportunidades, en el que se analiza el papel del comercio en lo que respecta a la economía verde y al desarrollo sostenible. Concretamente, el informe examina las oportunidades y los desafíos existentes en seis sectores económicos: agricultura, pesca y acuicultura, bosques, manufactura, energía renovable y turismo.

El informe hace hincapié en que integrar productos y servicios ecológicos en los mercados internacionales puede representar un gran incentivo para los productores y los proveedores de servicios para ser más ecológicos; además, subraya que las políticas y estrategias sobre economía verde pueden crear nuevos mercados para bienes y servicios sostenibles.

Por otro lado, el informe confirma que el comercio de productos sostenibles certificados, además de bienes y servicios relacionados con el medio ambiente, va en aumento. A pesar de que este tipo de comercio representa, a día de hoy, una pequeña parte del comercio mundial, estos mercados suelen crecer más rápido que los convencionales. Las prácticas de comercio sostenible, promovidas por una mayor concienciación por parte de los consumidores, y patrones de producción y consumo sostenibles, tienen el potencial de mejorar cuestiones sociales y medioambientales urgentes; más aún, en algunos casos, pueden situar a los PED en una posición ventajosa en cuanto a beneficios económicos.

Crear incentivos económicos para aplicar normas en pro de la sostenibilidad y métodos de trazabilidad que permitan hacer un seguimiento de los productos desde su origen hasta el consumidor contribuye a promover el comercio sostenible. Emprender asociaciones en pro de cadenas de suministro eficaces con exportadores internacionales puede beneficiar especialmente a los pequeños productores, así como ayudar al desarrollo y la expansión de la infraestructura de una cadena de suministro sostenible, incluidos el almacenaje, el embalaje y el transporte. Además, reforzar las instituciones nacionales y los marcos reguladores contribuiría a apoyar estas actividades de economía verde y fomentar nuevas iniciativas.

Debido al aumento del comercio internacional en las últimas dos décadas, el trabajo del PNUMA para identificar las tendencias, los retos y las oportunidades relacionadas con el comercio sostenible es esencial para ayudar a los países a mejorar su bienestar económico, social y medioambiental, y a orientarlos mejor en la transición mundial hacia una economía verde.

Si desea obtener más información sobre el GE-TOP o descargar el informe, visite www.unep.org/greeneconomy/