Speeches

Cena de bienvenida con líderes empresariales

9 noviembre 2017
ITC Noticias
Discurso pronunciado por la Directora Ejecutiva del ITC, Arancha González

30 de enero de 2017 - Karachi (Pakistán)

Señoras y señores:

Estoy encantada de que mi primera visita oficial de 2017 sea a esta región, a Pakistán y la India. En realidad, esta es la primera vez que vengo a Pakistán y ya me siento como en casa. Gracias por la excelente acogida que me han dispensado.

Es especialmente adecuado que mi viaje haya comenzado en Karachi, una ciudad que no solo es la capital financiera y de negocios de Pakistán, sino también la puerta de acceso al comercio internacional, dado que alberga los mayores puertos y aeropuerto del país.

Estos tiempos en que vivimos son verdaderamente extraños. El panorama geopolítico y comercial ha experimentado cambios que muchos de nosotros no nos esperábamos y hay mucha gente que todavía está intentando determinar cómo van a adaptarse a este nuevo paradigma. No obstante, sigue siendo una verdad absoluta que el comercio es una herramienta indispensable para garantizar el crecimiento, la creación de empleo (sobre todo por parte de las pymes) y una mayor integración en las cadenas de valor, y que el doble factor de un mejor transporte y una mayor tecnología ha creado oportunidades nuevas e increíbles para diversificar cómo y con qué se comercia.

¿Por qué el comercio? Porque las empresas que importan o exportan tienden a ser más productivas, crecen con mayor rapidez y crean puestos de trabajo de mayor calidad y mejor pagados.

¿Por qué las pymes? Porque dan empleo a la amplia mayoría de las personas. Para la mayor parte de las economías del mundo, y en especial para los mercados emergentes, las pymes son uno de los principales motores del crecimiento y el empleo. Pakistán no es ninguna excepción: las pymes constituyen cerca del 90 % de todas las empresas del país, dan empleo al 80 % de la mano de obra no agrícola y generan el 40 % de su PIB anual.

Un sector de pymes vibrante y con vínculos internacionales se traduce en mejores puestos de trabajo, y el incremento de los ingresos se extiende a amplios sectores de la sociedad. En otras palabras: se traduce en crecimiento inclusivo.

Este es el motivo por el que ayudar a las pymes a internacionalizarse constituye la esencia del trabajo del ITC. Creamos y mantenemos un conjunto de herramientas de inteligencia comercial y de mercado gratuitas y en línea que proporcionan la información que todas las compañías necesitan para identificar posibles oportunidades de mercado y entender las medidas arancelarias y no arancelarias con las que van a encontrarse. Trabajamos con las propias pymes, a menudo en colaboración con firmas multinacionales del sector privado, para ayudarlas a impulsar su productividad y a conectar con oportunidades de mercado internacionales. Trabajamos con organismos de promoción del comercio y asociaciones empresariales para mejorar el apoyo que prestan a los empresarios interesados en emprender la actividad comercial. Llevamos a cabo análisis punteros de los factores que influyen en la competitividad de las pymes, y diseñamos mapas de ruta para que los países en desarrollo determinen las reformas políticas y las inversiones institucionales que producirán el máximo rendimiento.

Y puesto que un entorno empresarial propicio es vital para el éxito del comercio, el ITC trabaja con los legisladores de los países en desarrollo. Les ayudamos a ampliar sus herramientas de análisis y a construir puentes con el sector privado para que juntos puedan contribuir a entender mejor los problemas prácticos relacionados con el comercio a los que se enfrentan las empresas y concebir así soluciones normativas más eficaces.

¿Hasta qué punto es fácil hacer negocios en Pakistán? Nuestro estudio indica que se han hecho muchos progresos en materia económica en los últimos años. Pero también sabemos que todavía hay margen para mejorar. Hay que seguir invirtiendo en reforzar el entorno empresarial, explorar una mayor integración con los países vecinos y crear mejores vínculos entre las infraestructuras físicas y lógicas a fin de proporcionar lo que necesitan las empresas del siglo XXI: energía fiable, buenas redes de TIC y costos de producción y transporte competitivos.

Pakistán es un país rico en materia de innovación, cultura y emprendimiento. Sus millones de pymes tienen el potencial para ofrecer servicios y productos de alta calidad al mundo exterior. La pregunta es cómo podemos ayudarlas a internacionalizarse y ser más competitivas. Lo principal a este respecto es velar por que el entorno empresarial apoye la prioridad de las pymes de pasar a ese otro nivel. En la actualidad, Pakistán ocupa el puesto 144 de un total de 190 países según el último índice de facilidad para hacer negocios del Banco Mundial para 2016, y el sexto puesto entre los ocho países del Sur de Asia. Las empresas afirman que el entorno normativo podría mejorarse, ya que sufren demoras a la hora de poner en marcha un negocio y conseguir permisos de construcción y licencias de importación. También han dicho que las elevadas tasas y las demoras portuarias pueden obstaculizar su crecimiento. No obstante, tener identificadas las barreras a las que se enfrentan es haber ganado ya la mitad de la batalla. Y, con la ratificación por parte de Pakistán del Acuerdo de facilitación del comercio de la OMC y con lo que sé que compromiso personal del Ministro de Comercio el abrazar las reformas que harán de la economía un entorno más favorable para el crecimiento de las pymes, Uds. van por el buen camino para ganar la otra mitad de la batalla.

Me complace mucho señalar que Pakistán ha introducido recientemente varias reformas en las aduanas y los gobiernos locales para que sea más fácil montar un negocio, obtener financiación y comerciar. La implantación eficaz del Acuerdo de facilitación del comercio abordará de forma directa los costos de las transacciones comerciales reduciendo el tiempo que las mercancías pasan en tránsito, minimizando los costos que se derivan de ello así como las tasas aduaneras, y añadiendo transparencia y previsibilidad a los procedimientos comerciales. La eliminación de las principales barreras que hacen recaer sobre los comerciantes costos comerciales elevados y largas demoras tiene muchas probabilidades de dar lugar a un aumento del comercio bilateral, una mayor diversificación de las exportaciones, una inversión extranjera más elevada y una más alta competitividad nacional.

Desde el punto de vista empresarial, contribuirá a una reducción de entre el 13 y 15 % de los costos de las transacciones, y la disminución de las demoras permitirá que las pymes diversifiquen con productos para los que se requiere contar con un inventario ajustado en tiempo a la demanda o que no se pueden almacenar a largo plazo (por ejemplo, mercancías perecederas, productos farmacéuticos y de moda, etc.).

Cuanto más rápido, eficiente y predecible sea exportar, mayor será el número de empresas que podrán ascender en la cadena de valor y llegar a productos con márgenes más elevados. Esto pondrá en marcha el motor del crecimiento, lo que a su vez conducirá a una mayor IED.

Puesto que Uds. son los principales usuarios de las reformas de la política comercial, Uds. desempeñan un papel extremadamente importante para garantizar que tales reformas se diseñen de una forma transparente y aborden los problemas a los que tienen que hacer frente, y también es muy importante que Uds. se conviertan en los interlocutores clave del gobierno a la hora de implantar y supervisar dichas reformas. Y lo que es más importante: es esencial que las asociaciones empresariales que representan a las pymes velen por que la capacidad de dichas pymes aumente para mejorar el cumplimiento de requisitos y procedimientos comerciales en constante evolución, y por que las mismas se beneficien posteriormente de las medidas de facilitación del comercio.

A medida que el entorno empresarial se haga más propicio, las empresas tendrán muchas oportunidades para diversificarse. La diversificación conlleva identificar el potencial de los sectores emergentes y ayudarlos a hacerlo realidad.

Para desbloquear de verdad el potencial del comercio, Pakistán debería buscar nuevos sectores que promocionar. El régimen SGP Plus de la UE proporciona a las empresas pakistaníes una gran oportunidad de hacer eso exactamente: tiene la capacidad de poner al país en una posición tremendamente ventajosa con respecto a sus competidores de la región y de Asia. En el marco del GSP+, todos los productos de interés para la exportación de Pakistán tienen derecho a quedar exentos del pago de aranceles. Entre estos productos se incluyen los tejidos, los artículos de confección, la ropa de cama, las prendas de vestir, los artículos de cuero, el calzado, el plástico, el etanol, los productos agrícolas y los alimentos elaborados.

Pakistán tiene margen para ampliar aún más sus exportaciones a la UE si profundiza más en el GSP+. Como parte de un proyecto financiado por la UE en Pakistán, el ITC ha publicado guías prácticas para empresas sobre el régimen GSP+ de la UE y cómo estas se pueden beneficiar de él. Animo a las asociaciones empresariales que nos acompañan hoy aquí a difundir estas publicaciones todo lo que puedan entre la amplia comunidad de pymes pakistaní.

Una de las mayores oportunidades de Pakistán reside en el comercio de servicios, el sector más dinámico de la economía global de nuestros días. En la actualidad, los servicios representan la cuarta parte del comercio mundial y aportan un tercio de los puestos de trabajo. En Pakistán constituyen alrededor del 60 % de su PIB y supusieron 5 800 millones de dólares de sus exportaciones en 2015. Y es probable que su importancia crezca.

Estrechamente entrelazado con el aumento del comercio de servicios tenemos el auge del comercio electrónico. El mercado del comercio electrónico en Pakistán es todavía modesto, con una cifra de ventas de 30 millones de dólares en 2015, pero, si el país explota todo su potencial, podría alcanzar varios centenares de millones de dólares para el año 2020.

Pakistán se está encaminando ya en esa dirección. En los últimos dos años, el número de usuarios de banda ancha del país ha pasado de 25 a 35 millones de personas. Las nuevas empresas se benefician de este aumento de conectividad para montar modelos de negocio en línea y unirse a plataformas de trabajo en línea de áreas tan diversas como la reserva de hoteles o la programación.

Todas estas son buenas noticias, pero tenemos por delante varios desafíos. El desarrollo de una regulación eficiente de los servicios es fundamental para apoyar la creación de plataformas en línea y habilitar soluciones de pago, impulsar una mejor distribución y una logística más eficaz, así como proteger a los consumidores por medio de seguros. De la misma manera, la integración en el Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ITA, por sus siglas en inglés) de la OMC contribuirá también a este mercado en auge mediante la promoción de un acceso asequible a los productos TIC, y les colocará a Uds. a la par con otros países de la región, como Filipinas, Tailandia o Indonesia.

Pakistan Vision 2025 ha reconocido estos desafíos y dará prioridad al crecimiento de los servicios y el comercio electrónico en el camino que conduce a 2047.

El mensaje con el que quiero dejarles es que, aunque el panorama del comercio pueda parecer impredecible en este momento, Pakistán está en la senda correcta. Mediante la búsqueda de oportunidades de diversificación y el interés por invertir y avanzar en las cadenas de valor en las que hay mercados (transformación de productos agrícolas, TIC, servicios), Uds. están abriendo camino para los hombres, y sobre todo las mujeres, y las pymes que conforman la mayor parte del tejido económico de este país.

Estoy ansiosa por ver todos estos progresos con mis propios ojos a lo largo de los próximos tres días.

Gracias.