Features

Aumentar los ingresos de los cultivadores de cebollas en áfrica occidental

13 diciembre 2013
ITC Noticias
Un proyecto de facilitación del comercio genera ingresos adicionales por valor de $EE.UU. 2,25 millones para los cultivadores de cebollas y disminuye su dependencia de las importaciones.

A medida que el entorno comercial mundial se hace cada vez más competitivo, la fragmentación y la separación geográfica de las cadenas de valor de los productos básicos agravan los desafíos a los que se enfrentan los exportadores. Ya no basta con cumplir los requisitos de calidad y embalaje, contar con instalaciones de almacenamiento, poseer las competencias adecuadas y tener acceso a la tecnología; la participación en las cadenas de valor requiere mejores infraestructuras y medios de transporte, así como un paso rápido por las fronteras.

Los cultivadores de cebollas de África Occidental tienen un duro trabajo por delante: deberán unir sus fuerzas, a fin de poder competir con las importaciones de Europa y conseguir una mayor participación en los mercados regionales. Con una producción total de 1,1 millones de toneladas, procedentes especialmente de Níger (440.000 toneladas) y Nigeria (220.000 toneladas), aunque también de Burkina Faso, Ghana y Côte d'Ivoire, los cultivadores de cebollas de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) se enfrentan a la estacionalidad, a pérdidas de cerca de un 40% posteriores a la cosecha y a diferentes limitaciones en materia de producción. Esto reduce su habilidad para satisfacer la demanda de los mercados nacionales y regionales, por lo que, durante las temporadas bajas, tienen que importar unas 288.000 toneladas de cebollas de la UE. Para solucionar este problema, sus pequeños mercados deberían integrarse en economías regionales de mayor tamaño; ello resultaría en costes de transacción más bajos y atraería a inversores extranjeros. La respuesta a este desafío se llama facilitación del comercio.

A finales de 2012, el PNUD, el Fondo Africano de Mercados Inclusivos y la CEDEAO presentaron conjuntamente el Programa para la expansión del mercado y la productividad de la cebolla saheliana (SOPMEP). El objetivo consiste en integrar a los pequeños agricultores transfronterizos en la cadena de valor de la cebolla, aumentar su competitividad y facilitarles el acceso al mercado regional. El proyecto, financiado por el PNUD, se ha puesto en marcha en Ghana y Burkina Faso con la colaboración de un gran número de asociados: ASNAPP (una ONG de Ghana), TRIAS (Ghana), la Fédération des Professionnels Agricoles du Burkina (FEPA-B), la Confédération Paysanne du Faso (CPF), la North Fin Foundation (Ghana), los ministerios de agricultura de Ghana y Burkina Faso, y la Progressive Onion Traders and Producers Association (Ghana).

Los asociados elaboraron material informativo, como carteles y manuales, e impartieron formación sobre buenas prácticas agrícolas, tanto durante el cultivo como tras la cosecha, a más de 3.000 cultivadores de cebollas. Gracias a las instalaciones de almacenaje de bajo coste fabricadas localmente, la vida de almacenamiento de las cebollas subió radicalmente, lo que subió su precio en un 400%, pasando de $EE.UU. 25 el saco en marzo de 2013 a $EE.UU. 100 en junio de ese mismo año. Esto se traduce en unos ingresos adicionales de aproximadamente $EE.UU. 2,25 millones para los cultivadores participantes. Gracias a la introducción de la 'plantación en filas', la producción cuantitativa también aumentó en un 70%, y el bulbo de la cebolla pasó de pesar 50g a 100g. Estas mejoras reducen la dependencia de cebollas importadas durante las temporadas bajas y respetan el programa de seguridad alimentaria de la CEDEAO. Además, todo ello favorece las exportaciones, tanto dentro como fuera de la región. El proyecto ha demostrado el valor estratégico añadido de las asociaciones transfronterizas con muchas más partes interesadas; sin embargo, también ha revelado las brechas de cada país, así como los obstáculos al comercio y las cuestiones transversales internas que se deben abordar para aumentar la competitividad general.

Entre los días 28 y 29 de octubre de 2013, se organizó un taller regional en Ouagadougou, donde se consideró realizar mejoras adicionales como la combinación de agricultura de secano y de regadío, la producción de híbridos y plantones, el cultivo de cebollas tiernas, la producción de cebollas encurtidas y otros factores que aumentarían el valor añadido. Los participantes pidieron que se abordaran dichos retos y que se incluyera este proyecto en los programas de seguridad alimentaria de la CEDEAO y del PNUD. Asimismo, propusieron que el programa abarcara otros cultivos como el mango o el arroz.

Debería resultar cada vez más fácil llegar a un acuerdo sobre procedimientos aduaneros y normas armonizadas dentro de la zona de libre comercio de la CEDEAO y, por ende, aumentar la competitividad de los proveedores regionales. Como se destacó repetidas veces durante el Cuarto Examen Global de la APC que tuvo lugar en la OMC en julio de 2013, una mayor facilitación del comercio es la clave para la integración de las empresas de los PMA en las cadenas de valor: hasta un 15% de los costes totales de los productos comercializados provienen de los costes de transacción relacionados con la logística, los procedimientos aduaneros y las demás formalidades fronterizas, lo que supone un obstáculo mayor que los propios aranceles.

A finales de año, el proyecto se extenderá a Níger y Nigeria, donde ofrecerá a los ciudadanos de estos países en situación de posconflicto los beneficios adicionales de poder crear medios de vida alternativos, involucrando a los jóvenes en la agricultura y ampliando la participación de las mujeres en las cadenas de valor regionales.