Especiales

Abrir la puerta a exportadores africanos

30 marzo 2012
ITC Noticias

Estelle Ahoyo es Gerente General de Ets Estella & Fils, pequeña empresa que produce y exporta frutas y verduras de Benín, y que viene creciendo en forma sostenida desde su creación hace dos años. Hoy, la Sra. Ahoyo se propone evitar intermediarios y exportar directamente a Burkina Faso, Malí, Níger, Nigeria y Senegal. Más adelante, quisiera exportar a países del Norte de África y, tal vez, de la Unión Europea, así como a Estados Unidos. La empresa ya identificó probables clientes, pero carece de financiación para aumentar la producción, comprar adecuados equipos de embalaje y cumplir con las normas regionales e internacionales, por lo cual, los planes de exportación por el momento son solo un sueño, ya que todos los intentos de obtener préstamos bancarios fracasaron.

El problema que afronta Ets Estella & Fils es común a muchas pequeñas y medianas empresas (PYME) de países en desarrollo. Según Cyprian Bangirana, Presidente de la Asociación de Caficultores de Kagango, Uganda, la desconfianza entre instituciones financieras, micro, pequeñas y medianas empresas (MPYME), agricultores y cooperativas viene empeorando desde la crisis financiera de 2008.

Las PYME desempeñan un gran papel en el desarrollo económico, sobre todo en los países en desarrollo, y estudios del Banco Mundial indican que aquellas del sector formal aportan hasta el 45% del empleo y el 33% del PIB. Aun así, las PYME luchan por crecer debido a los diversos obstáculos que tienen que afrontar; siendo el principal, la falta de acceso a la financiación.

En 2008, el ITC comenzó a abordar el problema con el Programa de acceso a la financiación para PYME cuyo objetivo es colmar la brecha entre éstas y las instituciones financieras. En el marco de dicho programa se imparte formación en gestión financiera a gerentes de PYME, sobre todo, para reforzar su solidez financiera y su capacidad de presentar proyectos que correspondan a los criterios de los bancos. A la vez, se ayuda a las instituciones financieras a mejorar su capacidad de comprender las necesidades de las PYME, evaluar el potencial y los riesgos de los proyectos, y verificar el desempeño de las beneficiarias de préstamos. Llegado el caso, el programa puede facilitar una línea de crédito o un fondo de garantía con un banco o un organismo de desarrollo.

Acceso a la financiación para PYME del sector de la piña de Benín

El citado programa apoya el Proyecto Agon (piña en fon, un idioma de Benín), que va de 2010 a 2012, es financiado por el Gobierno de Finlandia y tiene por objetivo ayudar a acceder a la financiación a MPYME, cooperativas y asociaciones exportadoras o listas para exportar. El proyecto se ajusta a la estrategia de desarrollo del Gobierno de Benín y tiene por finalidad desarrollar el sector de la piña mediante la promoción del comercio y la cooperación Sur-Sur, lo que permitirá mejorar los medios de subsistencia de más de 3.000 personas a lo largo de la cadena de valor. Eso se hace ofreciendo un mayor acceso a la financiación y el uso de soluciones móviles para mejorar las exportaciones a países vecinos y de la región del Magreb.

En Benín, el sector de la piña tropezaba con varias dificultades, siendo las principales el alto precio del transporte y la deficiente capacidad de refrigeración y embalaje de la fruta. Antes que se iniciara el proyecto, la organización de la cadena de valor era precaria y se practicaba una exportación informal a países vecinos que luego exportaban las piñas a Europa privando al país de una oportunidad crucial de comercialización y desarrollo de su marca. La organización precaria también implicaba que los cultivadores y las PYME no pudieran obtener préstamos de instituciones financieras para mejorar la producción y el marketing. Buenas posibilidades de negocios no recibían el crédito necesario porque la rudimentaria contabilidad que llevaban las PYME dificultaba el juicio de dichas instituciones sobre la viabilidad de los negocios de los empresarios en cuestión.

Desde 2010, en el marco del citado programa del ITC se viene obrando por abordar esos obstáculos al comercio y facilitar el acceso a financiación. Veamos algunos hitos del mismo.

 

• Organización de dos sesiones de formación para 36 consejeros en gestión financiera, 30 de los cuales fueron certificados.

• Coaching en gestión financiera y elaboración de planes de negocios en 70 PYME del sector de la piña.

• Ampliación de conocimientos sobre PYME y mitigación del riesgo en el Banco de África (BOA) y el Banco Regional de Solidaridad (BRS).

• Provisión de la herramienta de calificación crediticia Loancom al BOA.

• Facilitación de dos fondos de garantía con la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y Fonds GARI, banco de desarrollo de África occidental.

• Negociación de una línea de crédito con el Fondo Nacional de Microfinanzas (FNM) para ayudar a instituciones de microfinanzas a apoyar a PYME.

 

Aminatou Bagoudou, presidenta de una asociación de procesadoras y beneficiaria del proyecto cuenta: ‘Estoy muy agradecida con el ITC y la ABEPEC (Agencia Beninesa de Promoción de Intercambios Comerciales) por su valioso apoyo. El Proyecto Agon, por conducto de su programa de acceso a la financiación, nos asignó un consejero en gestión financiera que nos ayudó por más de seis meses para mejorar esa gestión en nuestra asociación y elaborar un plan de negocios. El banco aprobó nuestra solicitud de crédito por valor de FCFA 25 millones ($EE.UU. 50.000) después de visitar nuestros locales y entrevistarnos. El préstamo se utilizará para modernizar el equipo de procesamiento y comprar embalajes más apropiados con el objetivo de exportar jugo de piña a Burkina Faso y Níger donde el ITC y la ABEPEC nos ayudaron a cerrar tratos con algunos clientes.’

Este proyecto se lleva a cabo en asociación con el BOA, el BRS y el FNM, tres bancos que manifestaron interés en aumentar su portafolio de PYME y participar en el sector de la piña. A fin de mejorar su apreciación del potencial y los riesgos relacionados con las mismas, se organizó una sesión de formación para trabajadores de instituciones financieras que se ocupan de préstamos. También se proporcionó al BOA una herramienta a medida de clasificación crediticia, denominada Loancom, que tiene en cuenta parámetros financieros y no financieros de PYME y asociaciones. Este programa informático ayudará a esos trabajadores a evaluar mejor las solicitudes de préstamo de unas y otras.

Para asegurar el efecto multiplicador y la sostenibilidad, la ABEPEC colaboró con el ITC en la realización de todas las actividades del proyecto y se le proporcionaron herramientas de gestión financiera en línea, esencialmente de autocomprobación, para sus miembros. Léon Agba, Consejero certificado en gestión financiera y coordinador de proyectos de la ABEPEC, que se ocupa del Proyecto Agon, comenta: ‘Este proyecto es el primero de este tipo que se lleva a cabo en Benín para abordar las necesidades del sector agrícola de una forma tan inclusiva y completa. Habiendo participado activamente en todas las actividades desde que se iniciara, la ABEPEC fue capacitada para sostener los logros del proyecto y repetirlos en otras PYME u otros sectores. En cuanto miembro del personal de la ABEPEC, debo decir que el proyecto fue muy beneficioso para mí y mi institución. Indudablemente, el efecto multiplicador y la sostenibilidad están garantizados.’

Acceso a financiación en Zambia y Uganda 

En Zambia, con apoyo financiero de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y el Gobierno de Japón, el ITC implementa un proyecto coordinado por la Empresa Africana de Servicios de Gestión cuyo objetivo es complementar líneas de crédito del Banco Africano de Desarrollo, y arreglos similares con Zanaco e Investrust, dos bancos de Zambia comprometidos en aumentar su portafolio de préstamos a PYME. Durante este proyecto, el ITC impartió formación a 16 consejeros en gestión financiera zambianos para que prestaran servicios de coaching a 70 MPYME.

Eben Sibbuku, Funcionario Superior de Desarrollo Empresarial de la Agencia de Desarrollo de Zambia, considera que la institución se benefició con el proyecto. Además de asociarse con el ITC para realizar actividades del programa de acceso a la financiación, recibió tres herramientas de autocomprobación en materia de gestión financiera para incorporarlas a su sitio web. 'Estas herramientas ayudarán a nuestras MPYME miembros a gestionar sus sistemas de contabilidad para que se ajusten mejor a los criterios de los bancos cuando les solicitan préstamos,’ explica el Sr. Sibbuku. A su vez, Sebastian Kapalu, Consejero en gestión financiera, considera que el proyecto es único en su género, pues no solo cambiará su modalidad de trabajo con las PYME, también contribuirá a mitigar la desconfianza de las relaciones entre estas y las instituciones financieras.

En Uganda, y en el marco del proyecto del Fondo Fiduciario Neerlandés, el ITC imparte capacitación a la Unión Nacional de Empresas Agrícolas y Agronegocios del Café para que sus asociaciones de caficultores tengan acceso a la financiación. El Sr. Bangirana de la Asociación de Caficultores de Kagango, tiene muchas expectativas respecto a este ‘gran proyecto que nos ayudará a obtener financiación'. También espera que el ITC apoye a su asociación para que sea sostenible económicamente, lo que implica ayudarla a hacer un diagnóstico de su actual sistema de gestión financiera y encontrar soluciones duraderas. Por otra parte, se espera que el proyecto capacite a la asociación para que preste una eficiente gestión financiera y soluciones de servicios eficientes a sus agricultore