Features

2010 Foro mundial para el desarrollo de las exportaciones- Renovado optimismo respecto al crecimiento impulsado por las exportaciones en época de poscrisis

28 junio 2011
ITC Noticias

En la 11ª reunión del Foro Mundial para el Desarrollo de las Exportaciones (WEDF), celebrada en Chongqing, China, del 9 al 12 de septiembre, se destacaron el optimismo y el compromiso renovados respecto al modelo de crecimiento impulsado por las exportaciones y en el caso del comercio, la necesidad y la exigencia de reconsiderar estrategias y objetivos en esta época de poscrisis. 

Evento bandera del ITC, los objetivos del WEDF son considerar los hechos en materia de competitividad y exportaciones globales, así como detectar y analizar las consiguientes dificultades que afrontan países en desarrollo y economías en transición.

‘Adaptación a los patrones del comercio mundial en la poscrisis y lecciones de desarrollo de las exportaciones’ fue el tema del WEDF de este año que congregó a más de 300 delegados de 48 países desarrollados y en desarrollo, entre ellos, importantes formuladores de políticas nacionales e internacionales, jefes de instituciones de apoyo al comercio (IAC), representantes de organismos internacionales y dirigentes empresariales.

Panorama de la economía nacional y el comercio exterior de China  

Acogido por el Ministerio de Comercio de la República Popular de China (MOFCOM), el Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional (CCPIT) y la ciudad de Chongqing, este foro ofreció a los delegados la oportunidad incomparable de conocer directamente el panorama de la economía interna, la política de comercio exterior y una de las ciudades de más rápido crecimiento de China. Ejemplo de desarrollo exitoso con un comercio exterior que totalizó $EE.UU 7.700 millones y una inversión extrajera directa de más de $EE.UU 4.000 millones en 2009, Chongqing registró una tasa de crecimiento anual de 15% en los tres últimos años, tasa que ascendió al 17% en los siete primeros meses de 2010.

En su alocución de bienvenida, Huang Qi Fan, Alcalde de Chongqing, dio el tono de optimismo que prevalecería durante los dos días de reunión, al manifestar su confianza en que el impulso de crecimiento que experimentaba su ciudad se mantuviera.

Yi Xiaozhun, Viceministro del MOFCOM, dijo que el comercio internacional era un importante propulsor de la recuperación de la economía mundial tras la reciente crisis económica y financiera. Afirmó que gracias al comercio, muchos países, entre ellos el suyo, habían logrado un sostenible crecimiento económico.

El Sr. Yi también subrayó que China estaba comprometida con la apertura del comercio y no se proponía obtener excedentes comerciales. El país aceleraba su reestructuración económica para acrecentar la demanda interna, lo que crearía posibilidades de que otros países aumentaran sus exportaciones a China y contribuiría a la recuperación económica mundial.

Wang Jinzhen, Vicepresidente de CCPIT, expresó la esperanza de que en el WEDF se analizaran a fondo el panorama del comercio global y las consiguientes medidas de promoción del comercio. También señaló que China trataba de aumentar el número de marcas que exportaba y que su organización buscaba activamente oportunidades para las PYME.

Adaptación al nuevo orden económico mundial 

Supachai Panitchpakdi, Secretario General de la UNCTAD, sostuvo que no solo se trataba de exportar más, sino también de vincular el crecimiento impulsado por las exportaciones al empleo y la capacitación de las empresas autóctonas.

Añadió que el aumento del comercio Sur-Sur era un hecho importante, pues el mayor crecimiento de la demanda global procedía de los países emergentes, ya que países como Brasil, China e India se estaban desempeñando bien e impulsando a otros.

Pascal Lamy, Director General de la OMC, habló del papel del comercio como generador transformador del crecimiento económico y la reducción de la pobreza, pero señaló que para que funcionara en beneficio de todos hacían falta firmes disciplinas destinadas a crear el contexto de comercio justo, equilibrado, transparente y predecible que los empresarios necesitaban.

Refiriéndose a los problemas de los 49 países menos adelantados (PMA) para incorporarse a las cadenas de suministro mundiales, el Sr. Lamy subrayó que el acceso por sí solo no garantizaba la entrada a los mercados. Ciertas limitaciones de la oferta continúan impidiendo que muchos países accedan a los mercados.

En representación del sector privado, Balasubramanian Muthuraman, Vicepresidente de Tata Steel India, señaló que la reciente crisis financiera mundial estaba acelerando la reestructuración del orden económico mundial y que la recuperación del equilibrio económico mundial estaba en curso.

A su entender, la combinación de bajas tasas de ahorro, alto consumo y altos déficits fiscales, acompañada de la inherente competitividad inferior, podría dar lugar a una recuperación muy lenta en el mundo desarrollado, por un lado, y por el otro, los países en desarrollo que tuvieron la ventaja de una mano de obra barata, ahora están dominando la tecnología, aumentando sus niveles de productividad y pasando a ser grandes puntos de consumo.

Otro factor a considerar es la creciente presión que se ejerce para reajustar los valores monetarios a raíz de las tasas de crecimiento mucho más rápido del producto interior bruto (PIB) de algunos países en desarrollo en comparación con el mundo desarrollado. No es fácil prever la evolución de todos esos hechos en términos de velocidad e intensidad, pero indudablemente tendrán un impacto importante en el comercio mundial.

Respuesta a la crisis 

En el discurso inaugural, Patricia Francis, Directora Ejecutiva del ITC, advirtió que a pesar de los signos positivos de recuperación, era necesario que las estrategias comerciales de respuesta a la crisis financiera se centraran en el crecimiento sostenible a largo plazo, no a corto plazo. Añadió que, habida cuenta de la combinación de las crisis financiera, alimentaria y del cambio climático que afronta el mundo, se imponía evaluar la incidencia del comportamiento y revisar estructuras y sistemas.

La Sra. Francis alertó que los planteamientos cortoplacistas podían dar lugar al proteccionismo y la pérdida de confianza en el intento de evitar riesgos en lugar de obrar para salir adelante.

‘Ignorar un aspecto de la crisis en beneficio de otro podría generar ganancias a corto plazo y para asegurar que el mercado realmente funcione para aquellos a quienes sirve, es necesario que las partes locales, regionales y globales adopten un conjunto común de metas y responsabilidades equitativas’, sostuvo.

También recordó a los asistentes que el mundo había cambiado en modo inconmensurable desde el WEDF de dos años atrás, cuando la atención se focalizaba en la conciencia del consumidor como motor fundamental de las decisiones en materia de compra e indicador significativo de los mercados cambiantes. De ese movimiento sísmico del mercado nació la necesidad de replantearse los objetivos y productos fundamentales de organizaciones y empresas. La crisis económica fue un evento catastrófico para todos, incluso si a algunos sectores y países les fue mejor o peor que a otros. En tiempos de crisis se tiende a atrincherarse y ocuparse de las propias cuestiones acuciantes, pero esa no es la solución.

‘Debemos buscar sinergias entre nuestros objetivos y aunar fuerzas para granjearnos la voluntad colectiva’, señaló la Sra. Francis.

A efectos de asegurar la sostenibilidad a largo plazo y las oportunidades de futuro hay que centrarse en planteamientos a largo plazo y gran escala. Por último, la Sra. Francis subrayó que el desarrollo requería asociaciones de colaboración y beneficios mutuos –no solo entre las regiones y los sectores público y privado, sino también en las cadenas de suministro– que cuenten con apoyo de fuertes instituciones comerciales y financiación para las empresas.

Situación del comercio mundial 

El discurso principal de Pankaj Ghemawat, estratega global y autor de Redefiniendo la globalización, versó sobre ‘Comercio y globalización en perspectiva’.

El orador opinó que para avanzar era necesario abordar tres asuntos clave: el verdadero alcance de la globalización, el alcance de los obstáculos que limitan el comercio y el conocimiento de los amplios beneficios que el comercio puede aportar. Demostró que era muy común tener la impresión que la globalización estaba bastante más avanzada de lo que estaba en realidad. También definió cinco factores que facilitan el comercio: idioma común; pertenencia a un bloque comercial regional; relación entre ex colonia y colonizador; moneda y frontera terrestre comunes.

Sostuvo que ‘los países que comparten esos cinco elementos comercian tres veces más que los otros’.

El profesor Ghemawat sugirió que los obstáculos al comercio van más allá de lo administrativo; hay que tener en cuenta factores culturales, económicos y geográficos, así como los beneficios que puede aportar el comercio, sobre todo la inversión exterior, en un contexto más amplio que la tradicional consideración del aumento del volumen y la reducción de costos. Algunos elementos de la diferenciación, la intensificación de la competencia, la normalización del riesgo y la generación de conocimiento también aportan valor.

Dinamismo del comercio Sur-Sur 

Al examinar la situación del comercio mundial en época de poscrisis, los ponentes coincidieron en que si bien era probable que los mercados tradicionales de los países desarrollados sigan estando flojos, cabe esperar un crecimiento dinámico de los mercados emergentes y los países en desarrollo, sobre todo en lo que respecta al comercio Sur-Sur.

La gran experiencia de la recuperación reside en la diversificación de mercados y productos, así como en el aumento del comercio Sur-Sur cuya tasa de crecimiento duplica la del comercio global, gracias a la integración económica, las políticas de apertura del comercio y la inversión, y los compromisos de la OMC. Tanto ese nuevo dinamismo como las nuevas fuerzas de crecimiento económico contrastan con la morosidad y la incertidumbre de la recuperación en los países desarrollados con bajas tasas de crecimiento que tal vez persistan en la próxima década o algo así. Aunque es imposible anticipar si el ritmo del crecimiento del Sur dejará atrás el impacto de la depresión en los mercados tradicionales, los asuntos a abordar incluyen el equilibrio adecuado entre el crecimiento del mercado interno y el crecimiento de las exportaciones, los roles de la integración regional y la forma de reforzar los componentes de adición de valor de los acuerdos comerciales Sur-Sur.

Los nuevos retos para mantener el ímpetu del crecimiento consisten en asegurar que las estrategias de crecimiento sean inclusivas; abordar los problemas de seguridad alimentaria; gestionar y facilitar flujos de inversión; asegurar la financiación del comercio, cuya vulnerabilidad fue revelada por la crisis, además de la reglamentación, transparencia y liberalización del comercio multilateral.

Financiación de la cadena de suministro  

Hay que encontrar formas innovadoras de financiación para contribuir a procurar más transacciones que beneficien a todas las partes interesadas.

André Soumah, Presidente de Audit Control and Expertise Global, afirmó que uno de los mayores problemas del comercio internacional era la falta de confianza entre los diversos actores de la cadena de suministro. Paralelamente, nadie quiere asumir responsabilidades ni cumplir obligaciones. Esa falta de confianza dificulta que los bancos presten dinero sobre la base de transacciones, a lo que se suma la complejidad de las cadenas de valor en los países en desarrollo. El Sr. Soumah propuso un modelo alternativo de financiación de la cadena de suministro, centrado en cinco eslabones clave, a saber: productores, almacenistas, comerciantes, procesadores y consumidores finales.

Zhann Meyer, Jefe Regional de Comerciantes de Productos Básicos y Agricultura para África del Standard Chartered Bank de Sudáfrica, sostuvo que la crisis había producido un cambio importante en la disponibilidad de los bancos respecto a la seguridad convencional para préstamos basados en el análisis de balances. En los bancos progresistas, eso dio lugar a un giro de 180 grados en la manera de examinar las garantías subsidiarias y ahora se orientan al enfoque, según el cual, los productos básicos que se comercializan poseen un valor intrínseco que puede usarse como garantía colateral.

Necesidad de replantearse estrategias y objetivos  

Los nuevos mecanismos y estructuras que proceden a modelar organizaciones multilaterales, gobiernos e IAC, cuya finalidad es suplir las demandas de la nueva economía mundial multipolar, traen aparejada la necesidad de que empresas e IAC se adapten. Urge que las IAC se ajusten a las nuevas realidades económicas para ofrecer orientación estratégica respecto a oportunidades de inversión y áreas potenciales de desarrollo de las exportaciones en el ámbito de las nuevas realidades de un mundo multipolar.

Hoy en día, el alcance y la disponibilidad de los servicios tradicionales que prestan las IAC ya no bastan y además de mirar hacia los mercados extranjeros, éstas tienen que adoptar una orientación nacional para ayudar a las empresas a cumplir mejor con los requisitos de calidad, utilizando el mercado nacional para la investigación y el desarrollo, asegurándose de que la empresas cuenten con preparación suficiente para obtener financiación y ayudando a los exportadores a encontrar la ranura adecuada en las cadenas de suministro mundiales.

Resumiendo, hubo consenso en que persiste la necesidad de disponer de IAC fuertes y bien equipadas que sean más ágiles que nunca frente a las circunstancias cambiantes. También es preciso que tengan una visión más amplia de su cometido en el respectivo país y adopten un modelo comercial integrado que no solo aborde las exportaciones, sino también las importaciones y las inversiones en el exterior como portales de acceso a nuevas oportunidades.

En el nuevo entorno comercial, las respuestas estratégicas en términos de crecimiento sostenible requieren:

  • instituciones de apoyo al comercio más dinámicas y sensibles;
  • empresarios que se integren en las cadenas de suministro mundiales;
  • formuladores de políticas que aborden normas y medidas no arancelarias en el plano multilateral, evitando que se conviertan en obstáculos
  • servicios financieros más flexibles; y
  • un sector privado que se pronuncie con una sola voz para ser eficaz en las asociaciones público-privadas.

Más información, incluidos resúmenes de sesiones y descarga en inglés en: www.intracen.org/wedf/ 

WEDF  

Conclusiones  

En el discurso de clausura, Patricia Francis, Directora Ejecutiva del ITC, subrayó las conclusiones a las que se llegó en el encuentro, incluidas las que siguen.

  • Probablemente el mundo no esté tan globalizado como algunos creen, lo que implica que existen oportunidades que las empresas pueden explotar.
  • Las grandes economías emergentes tendrán que equilibrar el crecimiento de la demanda interna con el impulso a las exportaciones.
  • Empresas y países deberían centrarse en aumentar el valor antes bien que el volumen de las exportaciones.
  • Los marcos reguladores deberían apoyar lo anterior con medidas fiscales y respaldos destinados a propiciar la innovación.
  • La integración regional es vital, principalmente en África y pequeñas regiones insulares como el Caribe y el Pacífico.
  • El comercio Sur-Sur entre países en desarrollo y mercados emergentes será uno de los motores más importantes del comercio y el crecimiento.
  • Empresas y países tienen que pensar a largo plazo y, a tales efectos, habría que idear incentivos.
  • El comercio de servicios se expandirá y el turismo supone una entrada fácil para muchos países en desarrollo.
  • La urbanización podría contribuir a la reducción de la pobreza si se vinculara con estrategias de exportación y mercados dinámicos.
  • Todas las acciones han de emprenderse en el contexto de un crecimiento de bajo de carbono.